Arias Cañete: “España y Portugal parten de una excelente posición en el camino hacia una agricultura más sostenible”

28
0
28
  • Asegura que en España se están sentando las bases para avanzar hacia una agricultura más respetuosa con el medio ambiente.
  • Explica que la PAC tiene el objetivo de ayudar a la agricultura a cumplir los requisitos del desarrollo sostenible.

(MAGRAMA) El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha asegurado que “España y Portugal parten de una excelente posición en el camino hacia una agricultura más sostenible”. Según el ministro, ambos países han sabido sacar partido a las difíciles condiciones agroclimáticas, por lo que “no nos resulta extraño avanzar por el camino de adaptar nuestro modelo de agricultura actual, particularmente respetuoso con el medio ambiente, hacia un modelo de agricultura más sostenible”.

Miguel Arias Cañete hacía estas declaraciones en unas jornadas sobre Agricultura Sostenible organizadas en Lisboa por el Banco Espirito Santo y el semanario Expresso, en las que ha participado junto a la ministra de Agricultura de Portugal, Assunçao Cristas.

En su intervención, el ministro ha señalado que, según los datos que maneja la FAO para los próximos años, “será necesario producir más, para alimentar a más gente, con menos recursos, generando menos residuos, menos emisiones y respetando más la biodiversidad”. Para lograrlo, Arias Cañete ha indicado que la Política Agrícola Común tiene precisamente el objetivo de ayudar a la agricultura a cumplir los requisitos del desarrollo sostenible.

Arias Cañete ha recalcado que la propuesta de reforma de la PAC que se debate actualmente “va en el sentido de reforzar esta línea de apoyo a la sostenibilidad de la agricultura, “en particular, a través de una mayor orientación al mercado y vinculando una parte de la ayuda a la práctica de sistemas de cultivo preestablecidos”, ha apuntado.

En cualquier caso, el ministro ha precisado que la transición del esquema actual al nuevo modo de apoyo a la sostenibilidad no debe poner a las explotaciones en riesgo de desaparecer. Así, Arias Cañete ha aclarado que “la evolución paulatina de los importes de las ayudas -con tiempo suficiente para la adaptación de las explotaciones y la necesaria conservación de la gran agrobiodiversidad que caracteriza a Europa del Sur, preservando la viabilidad económica de las explotaciones- son dos elementos clave a tener en cuenta en la aplicación del nuevo modelo”, ha recalcado.

Reformas estructurales en España

Por otra parte, Arias Cañete ha asegurado que en el periodo de 1980 a 2011 la agricultura española cada vez consume menos agua y energía, pierde menos suelo y emite menos gases a la atmósfera para producir una unidad de producto o un euro de producto.

No obstante, el ministro ha señalado que esta mejora no alcanza a compensar suficientemente los resultados económicos de las explotaciones agrarias, que adolece de una importante debilidad fruto de su escasa dimensión empresarial y de la falta de concentración. Por este motivo, Arias Cañete se ha referido a la puesta en marcha en España de reformas estructurales para impulsar la competitividad del sector, a través de dos proyectos de ley, actualmente en tramitación parlamentaria.

Según ha destacado, “se trata de impulsar un modelo cooperativo empresarial, profesionalizado y generador de valor, con dimensión relevante para estar en las mejores condiciones de producir y comercializar a escala global”. En definitiva, ha añadido, “sentar las bases para conseguir que la mejora de los aspectos económicos y sociales permita afianzar la evolución hacia una agricultura más sostenible”.

Además, Arias Cañete ha afirmado que esta agricultura sólo podrá avanzar si mejoran los sistemas de producción de las explotaciones y, en general, de todos los integrantes de la cadena alimentaria. Por este motivo, “hemos incorporado a la Estrategia Española de Ciencia y Tecnología y de Innovación 2013-2020 las prioridades en el ámbito de la actividad agraria productiva y sostenible”. Se trata, ha añadido de dar respuesta a retos relacionados con el incremento de la producción, la reducción de la dependencia de materias primas y la adaptación de los alimentos a las nuevas demandas del consumidor.

Todo ello, ha completado el ministro, avanzando en el uso eficiente del agua, la lucha contra la erosión de los suelos, las sequías y los incendios forestales. “Y, por supuesto, en la protección de nuestro sistema agroecológico y su biodiversidad”, ha concluido.

Comentarios