Ángel García Lidón: “La aplicación irracional de los productos fitosanitarios puede provocar la contaminación de aguas superficiales"

172
0
172
  • Realización tratamientos fitosanitarios en un cultivo mediante maquinaria agrícola

(CARM) La Consejería murciana de Agricultura y Agua, en colaboración con la Asociación Empresarial para la Protección de las Plantas (Aepla), celebrará mañana en El Algar (Cartagena) una jornada técnica sobre ‘Buenas prácticas agrícolas para la reducción de la deriva y la escorrentía’, cuyo objetivo es reducir la contaminación de aguas por productos fitosanitarios procedentes de fuentes difusas y que será impartida por profesores de la Universidad de Córdoba y la Universidad Politécnica de Cataluña.

Estas dos universidades participan en el proyecto europeo ‘Topps-Prowadis’, financiado por la European Crop Protection (ECPA), que se está desarrollando en siete países de la UE (Alemania, Italia, Francia, Dinamarca, Polonia, Bélgica y España). Dicho proyecto se propone capacitar a asesores y agricultores para establecer unas prácticas de manejo apropiadas para reducir la contaminación de aguas superficiales por fuentes difusas.

La primera parte de la Jornada se desarrollará en el Centro Cívico de El Algar, donde se presentarán a los asistentes las buenas prácticas fitosanitarias y las medidas de mitigación del riesgo para minimizar los efectos de la escorrentía y deriva. A continuación se desarrollará en campo una demostración práctica.

El director general de Industria Agroalimentaria y Capacitación Agraria, Ángel García Lidón, destacó hoy al respecto que “la aplicación irracional de los productos fitosanitarios puede provocar la contaminación de aguas superficiales y disminuir su calidad”. En este sentido mencionó el Real Decreto 1311/2012 sobre el uso sostenible de los productos fitosanitarios, que establece una serie de normas y obligaciones para técnicos y agricultores “a fin de disminuir el riesgo que implica la utilización de estos productos imprescindibles para el control de los organismos nocivos que afectan a nuestros cultivos”.

El responsable autonómico apuntó asimismo que “uno de los objetivos principales de la Directiva europea en esta materia es reducir al máximo el impacto que pueda ocasionar sobre el medio ambiente, y especialmente sobre las masas de agua, el uso de los productos fitosanitarios”.

Para ello, dijo, “es imprescindible que los agricultores dispongan de maquinas debidamente calibradas, revisadas y con un buen estado de mantenimiento”. En este sentido, recordó a los agricultores de la Región que toda la maquinaria fitosanitaria tendrá que superar obligatoriamente una inspección antes del 26 de noviembre de 2016.

Otra faceta importante es la formación de los técnicos, futuros asesores en Gestión Integrada de Plagas y de los aplicadores, con el fin de adecuar las técnicas de aplicación a la cubierta vegetal a tratar. De esta forma, según García Lidón, “se mejorará la eficacia de los productos fitosanitarios, la optimización de recursos naturales como es el agua y se evitarán problemas de deriva y escorrentía sobre plantaciones vecinas y sobre el medio ambiente”.

El director general destacó el interés de la Consejería de Agricultura y Agua en difundir los conocimientos técnicos que emanan de las universidades y centros de investigación.

Comentarios