Los regantes están "moderadamente satisfechos" con el Memorándum del Tajo-Segura

51
0
51

Personalidades

Los regantes han destacado que este miércoles se puede calificar como un "día histórico" para el trasvase Tajo-Segura, "porque en los últimos años hemos visto como se hablaba de una fecha de caducidad y ahora tiene un futuro, se consolida a nivel jurídico al tener más rango normativo con una norma con rango de ley".

Así lo ha expresado en rueda de prensa el presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats), José Manuel Claver, que ha comparecido acompañado de los miembros de la Junta de Gobierno del Sindicato para presentar el 'texto normativo derivado del Memorándum' (Plan Hidrológico del Tajo).

En cuanto a la reserva de 400 hm3 finalmente aprobada y que recoge el texto, Claver ha dejado claro que "no afectarán a los consumos, ya que el volumen excedentario será el mismo". "Una vez que has perdido 160 hm3, como consecuencia de elevar la reserva de 240 a 400 hm3, te estabilizas y empiezas con tu gestión el agua del que vas a disponer no se pierde", ha indicado.

En caso de una tragedia o periodos de sequía extremadamente graves el Gobierno podría aprobar un real decreto ley para trasvasar.

De todas formas, Claver ha advertido que en caso de una tragedia o periodos de sequía extremadamente graves "el Gobierno podría aprobar un real decreto ley" para trasvasar, siendo "mejor" que el caudal sea de 400 hm3 que de 240 hm3.

Claver calcula que "para primeros de diciembre la norma debe estar aprobada y publicada en el BOE, que es lo que queremos ver", de manera que no retirarán las alegaciones que presentaron en su momento contra el Plan de Cuenca del Tajo hasta que "todo esté aprobado". "Pero si nos hemos comprometido lo cumpliremos", ha subrayado el presidente del Scrats, quien ha puntualizado que acudirán al Consejo Nacional del Agua a votar el PHT cuando "todo esto esté solucionado" y en caso de no ser así, votarán en contra.

El partido, según ha comentado, no ha terminado aún, haciendo referencia al PHN que, a su juicio, deberá contemplar compensaciones para llevar agua al trasvase; un compromiso "no regulado aún pero que tendrá que ser así para consolidarse el Tajo-Segura", siendo esta una de las acciones que el Scrats "tiene que plantearse ahora de cara a los próximos meses".

Tras considerar que el resultado de la negociación ha sido positivo en el sentido de que "denota que el trasvase Tajo-Segura es materia de interés general de Estado y no es algo exclusivo de comunidades o del Estado", ha aludido a que "no es el final del proceso, porque queda la reforma de la ley del PHN, donde se contemplan los recursos que tienen que venir a la cuenca del Segura para complementar a los que tenemos del trasvase"; de ahí que considere que 2014 "debe ser el año de la política del agua".

Y es que, ha destacado, el máximo problema del Tajo-Segura "es la falta de agua, algo que se soluciona con obras y no con leyes". "Se ha calculado que el trasvase puede estar perdiendo alrededor de 450 hm3 al año, por lo que es imposible que pueda traer los 600 hm3 al año, ya que no hay agua suficiente", ha explicado el presidente de los regantes, quien se remite, a renglón seguido, a la importancia que en este proceso jugará la futura ley del PHN, que "deberá complementar los recursos que la cabecera del Tajo no produce de cara a atender el déficit que presentan las zonas regables del Tajo-Segura".

El problema del Tajo-Segura "es la falta de agua, algo que se soluciona con obras y no con leyes".

Moderadamente satisfecho, sin vencedores ni vencidos

Claver ha confesado sentirse "moderadamente satisfecho", en el sentido de que aunque no cabe hablar de "vencedores ni vencidos", valora que todos los puntos se han recogido en el Memorándum "sin excepciones, aunque con más o menos contundencia" fruto de la negociación con el Ministerio y las comunidades.

Pese a esta satisfacción, ha revelado que "no tenemos todo lo que nos hubiera gustado pero sí buena parte de los puntos" que reclamaban los regantes, de manera que "ni en nuestros mejores sueños" se hubiera pensado en un texto suscrito con las comunidades de C-LM, Murcia y Valencia y el Ministerio tal como estaba la situación.

Claver ha afirmado que no quiere "guerras de aguas sino que el trasvase se desarrolle en paz y tengamos seguridad", e insiste en que "quizás algunos de los puntos no se recogen con la contundencia que me hubiera gustado y otros ni tan siquiera son claros y pueden plantear alguna cuestión oscura, pero no hay nada que podamos decir que hemos perdido".

Los puntos del Memorándum

Con más detalle, Claver ha enumerado algunos de los puntos que se recogen en el Memorándum, habiendo "compensaciones" a cambio de aumentar la reserva a 400 hm3. "Se ha conseguido 'a priori' complementar o acoger las pretensiones que se tenían" y que no eran otras que "estuviera regulado en una ley el trasvase Tajo-Segura y se sacara del Plan Hidrológico de la Cuenca del Tajo".

De manera que, ha enfatizado, "solo con esto ha merecido la pena" y hay una "compensación" a cambio de los 400 hm3. También "se fijan las reglas de explotación a nivel de ley, de forma que en los niveles uno y dos que no teníamos derecho porque el agua venía de forma discrecional según acordara el órgano competente; fijaba hasta 38 hm3 y nos quejábamos de que habiendo agua se mandaba menos y ahora, en vez de decir hasta se dice que se autorizarán 38 hm3 de forma imperativa".

Mientras que el nivel tres sí quedará con discrecionalidad aunque cambiará el órgano competente, de forma que no será el Consejo de Ministros, como hasta ahora, sino que pasará a ser el ministro Miguel Arias Cañete.

Claver ha afirmado que no quiere "guerras de aguas sino que el trasvase se desarrolle en paz y tengamos seguridad"

También se contempla el aspecto de la caducidad anual del agua, de manera que "el agua que se nos aprobaba si no se consumía en el periodo obligado caducaba y cuando más agua había era en el invierno, cuando había menos consumo, y después no nos dejaban utilizarla". Con el texto suscrito ahora, "no se perderá este agua en trimestres de menos consumos, sino que podrá ser utilizada hasta el final del año hidrológico".

Mientras que antes el agua que se aprobaba primero era para abastecimiento y lo que sobraba para regadío, ahora "se distribuirá de manera proporcional, un 75% para regadío y 25% para abastecimiento".

Así como que "tenemos menores pérdidas y su asignación para regadío será del 70 % y de 30% para abastecimiento de Almería, lo que supone un incremento de las dotaciones de las que dispondrán los regadíos".

Además de que se liberalizará la gestión de los derechos y no habrá que esperar a periodos de sequía, "pudiendo traer agua del Júcar, del Tajo, del Guadiana e incluso del Guadalentín, lo que supone una tranquilidad para los regantes ante situaciones de escasez, porque se podrá acudir a esta vía", al mismo tiempo que se deroga la 'Ley Narbona'.

Para concluir, Claver ha manifestado que el sindicato "ha puesto su mejor voluntad a disposición del Ministerio y las comunidades, con vocación de consenso, defendiendo estos meses los intereses de los regantes".

Comentarios