CiU registra una proposición no de ley en la que pide cambios en la regulación energética que afecta al sector agrícola

40
0
40

Convergència i Unió (CiU) ha registrado en el Congreso, para su debate en la Comisión de Agricultura, una proposición no de ley con la que insta al Gobierno a adoptar, en un plazo de tres meses, cambios en la regulación energética que afecta al sector agrícola, particularmente en lo relativo a la potencia contratada y al autoconsumo, de modo que se fomente la competitividad de este tipo de empresas.

En la iniciativa, que recoge Europa Press, los nacionalistas catalanes recuerdan que la agricultura de regadío es una gran consumidora de energética eléctrica, cuyo coste representa entre el 60% y el 70% de los costes totales de este tipo de explotaciones a pesar de su constante adaptación a las últimas mejoras en materia de eficiencia energética y mantenimiento de las instalaciones.

CiU pide a los ministerios de Industria y de Agricultura que adopten medidas de ahorro y eficiencia energética en el sector agrícola de regadío

Sin embargo, las últimas normativas en materia energética aprobadas por el Ejecutivo están "acarreando graves consecuencias para la sostenibilidad energética" de las Comunidades de Regantes y de las actividades agrícolas de regadío, "poniendo en riesgo su vialidad".

"Las reformas energéticas acometidas han aumentado significativamente el importe de su factura eléctrica, sin que haya margen de maniobra en ninguno de los dos elementos básicos de los que se compone la misma", argumenta CiU, precisando que las auditorías energéticas demuestran una eficiencia adecuada en las explotaciones agrícolas de regadío y que las Comunidades de Regantes ya acuden a las subastas de forma colectiva, obteniendo tarifas de mercado más reducidas.

Consumo estacional

Sin embargo, pese a que el consumo en el sector agrícola es estacional, con mayores necesidades en determinadas épocas del año, la tarifa estacional regulada existente "no se ajusta" a estas necesidades, por lo que los agricultores "se ven obligados a contratar un término de potencia elevado, tanto para los meses de bajo consumo energético como para los de alto consumo".

Esta situación se ve agravada por la obligación que tienen de "contratar en cada periodo tarifario una potencia mayor o igual que en el periodo tarifario anterior", lo que sumado al incremento del precio del megavatio hora que han experimentado las tarifas más habituales para el sector ha conllevado "unas alzas no asumibles" en la factura energética de las explotaciones agrícolas.

Todo ello podría provocar un menor consumo de agua que "podría poner en peligro la viabilidad de las explotaciones agrícolas y de las propias Comunidades de Regantes", advierte CiU, que lamenta que los cambios en peajes y primas a las energías renovables hacen que éstas tampoco sean una opción adecuada para este colectivo.

Por eso, los nacionalistas catalanes piden a los ministerios de Industria y de Agricultura que adopten medidas de "ahorro y eficiencia energética en el sector agrícola de regadío y, en particular, en las Comunidades de Regantes" para "garantizar su sostenibilidad" y "mejorar su competitividad".

En concreto, CiU destaca la necesidad de permitir que la contratación de potencia sea diferente cada mes o por tramos del año según las necesidades de riego de cada época, y de adecuar la regulación del autoconsumo en las actividades agrarias mediante la realización de un balance neto entre energía generada y aportada a la red y energía consumida desde la red.

Comentarios