El Gobierno riojano explica el proceso de concentración parcelaria a los regantes de Calahorra

21
0
21

La directora general de Investigación y Desarrollo Rural, María Martín, y personal técnico de su departamento se han reunido pasado el mediodía de hoy con los representantes de la Comunidad General de Regadíos de Calahorra para abordar la modernización del regadío de Los Molinos pero sobre todo para informar de los trámites y pormenores de carácter legislativo y técnico que tendrá la concentración parcelaria que se realizaría previamente.

Al respecto cabe recordar que esta concentración sería la primera que se realiza en Calahorra y por eso tanto los técnicos y directivos de la Comunidad General de Regadíos como los propietarios de fincas agrícolas precisan conocer qué se puede esperar de este proceso. En este sentido María Martín ha dicho que su presencia en esta ciudad tiene como objetivo "atender sugerencias, despejar dudas y responder cuantas preguntas suscite el anteproyecto, esta y tantas cuantas veces haga falta, para allanar el camino que ha de recorrerse cuando comiencen las obras".

Para Martín, "a los agricultores, que en realidad son verdaderos empresarios, no se les escapa que la concentración parcelaria y la modernización del regadío haría sus cultivos mucho más rentables y en este sentido la Comunidad General de Regadíos de Calahorra siempre ha sido ejemplar a pesar de que hablamos de que es un trabajo muy difícil poner de acuerdo a tanta gente y tantos intereses... Es un proceso largo. Una vez comienzan las obras -ha seguido diciendo- aunque la modernización de regadíos se ejecuta con bastante celeridad, las concentraciones parcelarias también son lentas pero, eso sí, muy seguras".

También hay que recordar que no es la primera vez que se habla de modernizar el regadío de Los Molinos, cuestión que se viene tratando hace muchos años, con el añadido posterior de la unificación de parcelas para modernizar los accesos a las fincas y hacer un regadío más racional y por presión. De hecho el anteproyecto de tales obras fue presentado por el consejero Íñigo Nagore a la Comunidad General de Regadíos de Calahorra el pasado 27 de marzo.

Pendiente de la aprobación por parte de los regantes, este es por tanto un paso más en lo que tanto desde Calahorra como desde el Gobierno regional se ha definido como "un proyecto trascendental para el futuro agrícola de la ciudad". Su presupuesto estimado es de 12 millones de euros e interesaría unas 1.600 hectáreas que están en manos de alrededor de 700 agricultores profesionales de los que una tercera parte son menores de 40 años.

Ellos serán quienes tendrán que decidir si consideran que es rentable y que merece la pena abordar obras con unas ayudas a fondo perdido, aún por concretar, que harían posible una agricultura moderna con redes de riego que redundarían en una gran economía de agua y con unos caminos que permitirían el acceso de trailers para paletizar y cargar directamente los productos desde las fincas y servirlos con la máxima frescura a los distribuidores.

Fernando Morales, secretario técnico de la Comunidad General de Regadíos de Calahorra -en la que están integrados agricultores de otras localidades con fincas en el término municipal calagurritano- cree que la profesionalidad de los agricultores de "Los Molinos", su edad y la rentabilidad de un regadío moderno en fincas unificadas, reducen la disyuntiva de de abordar o no una obras que se pagan a largo plazo. Preguntado por las opiniones que ha podido escuchar desde la presentación del anteproyecto el pasado mes de marzo, Morales ha comentado que "la apreciación de los agricultores sobre el tema es positiva".

En cuanto a un plazo de realización estimado -si los regantes aceptan que se redacte y ejecute el proyecto- Morales ha hablado de "procesos que duran 4 ó 5 años, si todo va bien porque el proceso administrativo lleva su tiempo y habrá que ir puliendo problemas y particularidades". La práctica totalidad del área del Regadío de Los molinos está en producción con un alto nivel en cultivos de frutales como pera, cereza, melocotón, ciruela, viñedo, verduras y hortalizas, forrajeras -principalmente alfalfa- y en menor medida, cereal.

Comentarios