La sequía provoca la pérdida de hasta el 50% de la cosecha de la uva en la Comunidad Valenciana

34
0
34

La Unió de Llauradors asegura que la cosecha de uva para la próxima campaña tendrá un "importante descenso" que se estima en un 50% sobre la anterior debido a los efectos de la sequía en el conjunto de las zonas productoras y al añadido de la marchitez fisiológica en otras. Según ha informado la organización en un comunicado, "todas las comarcas vitivinícolas de la Comunitat Valenciana están muy afectadas y en algunas zonas el porcentaje aún será mayor".

La entidad ha indicado que la sequía ha supuesto una "clara y deficiente brotación" de las viñas, que augura que tendrá repercusión tanto en la cantidad como en la calidad de la uva. De acuerdo con sus cálculos, están afectadas más de 40.000 hectáreas en todo el territorio valenciano -32.000 en Valencia, 8.000 en Alicante y unas 500 en Castellón- y estima que las pérdidas para los productores son superiores ya a los 22 millones de euros -18 millones en las comarcas de Valencia, cuatro millones en Alicante y 300.000 euros en Castellón-.

La Unió ha hecho hincapié en que la situación es ya "irreversible" de manera que, aunque lloviera en las próximas semanas, "por lo que se refiere a la producción sólo se salvarían las cepas con la anhelada lluvia". No obstante, "cada vez hay más superficie de viña donde se observa de forma muy visible la afección grave que la sequía ha causado en la plantación y que tendrá como consecuencia la necesidad de arranque y replantación, lo que supondrá un quebranto económico para este año y también potencial para las próximas campañas hasta que nuevamente se entre en producción".

Por denominaciones

En la zona de la DO Utiel-Requena, la combinación "fatídica" de la sequía y la marchitez fisiológica, que afecta únicamente a la variedad Bobal que es la predominante en la comarca con mas del 80 por ciento de las viñas plantadas--, ha afectado a entre un 60 y un 70 por ciento de la cosecha. Esta fisiología deseca los sarmientos de las vides y también las uvas.

En la DO Alicante, la estimación es que la producción será prácticamente la mitad de la campaña anterior y en la DO Valencia o en la de la IGP Vins de la Terra de Castellón las previsiones son que haya entre un 30 o un 40 por ciento menos de cosecha.

La Unió de Llauradors cree que es "urgente" que el Gobierno central publique ya el Decreto "para compensar las importantes pérdidas que padecen los agricultores y ganaderos valencianos por la sequía para que la Generalitat adapte su normativa autonómica al respecto".

En esta situación, reclama, aparte de esas posibles ayudas o exenciones fiscales que incluya el Decreto, que se aumente la dotación "de riego de socorro" para la viña, que actualmente está en 450 metros cúbicos por hectárea y año hasta los 1.200 "con objeto de suplir el actual déficit hídrico, así como que las viñas que hayan estado incluidas en un plan de reestructuración durante los últimos diez años se puedan volver a plantar dentro del mismo en el caso de que se deban arrancar".

"Conforme pasan los días, la situación en el campo por la sequía es más grave y más acuciante la necesidad de adoptar medidas y compensarla para los productores pues su renta se ve cada vez más mermada", ha destacado Ramón Mampel, Secretario General de La Unió.

Comentarios