Aqualia
Connecting Waterpeople
Caudales ecológicos en el Tajo

Los satélites ayudan a gestionar las aguas subterráneas en el Alto Guadiana

  • satélites ayudan gestionar aguas subterráneas Alto Guadiana
    Ruperto Mesas Moragón, presidente de la CUAS Rus-Valdelobos.
  • El presidente de la Comunidad de Usuarios de Aguas Subterráneas de la Masa de Aguas Subterráneas Rus-Valdelobos explica las ventajas que ha traído para sus usuarios la implantación de innovaciones tecnológicas de la mano de AgriSat.
Descargar artículo en PDF
Iniciar sesión

Sobre la Entidad

AgriSat
Empresa de base tecnológica resultado del trabajo de I+D+i, durante más de 10 años, de un grupo multidisciplinar compuesto por investigadores de la Universidad de Castilla La Mancha, desarrolladores informáticos, ingenieros agrónomos y agricultores.

Publicado en:

Portada iAgua Magazine
ABB

La masa de agua subterránea Rus-Valdelobos se ubica en el límite oriental del territorio adscrito a la Demarcación del Guadiana, lindando con la Demarcación del Júcar, e integra municipios de Cuenca y Albacete. La superficie de la masa, de 171.370 has, la cruzan el río Rus y la Cañada de Valdelobos, y es de ahí de donde recibe su nombre.

Ruperto Mesas Moragón, agricultor, preside desde su constitución en mayo de 2016, la Comunidad de Usuarios de Aguas Subterráneas (CUAS) de la Masa de Aguas Subterráneas Rus-Valdelobos, en la que alrededor de 3.000 socios explotan las 21.077 has registradas como regables.

Las funciones de la CUAS son velar por el buen estado cuantitativo y de calidad de las aguas de la masa a la vez de la mayor sostenibilidad de los regadíos y distintos usos, el inventariado de todas las captaciones pertenecientes a la masa Rus-Valdelobos, la comprobación y precintado de caudalímetros, el apoyo a los usuarios mediante las últimas herramientas tecnológicas, el asesoramiento técnico en los trámites relacionados con la Confederación Hidrográfica del Guadiana y asesorar a los agricultores para hacer un manejo más eficiente del agua.

En 2018, contratan a AgriSat Iberia los servicios de clasificación de cultivos y estimación de volúmenes consumidos de los años 2017 a 2019 y el acceso al sistema AgriSat® para seguimiento y monitorización de superficies regadas. Estos trabajos están integrados en el servicio HidroGestor®. Gracias al éxito de esta iniciativa, en la actual campaña han decidido mantener la continuidad del servicio.

Pregunta - ¿Cuál es vuestro principal desafío?

Respuesta - El Alto Guadiana es el único territorio de España que ha dado el salto a la nueva legislación para constituir las comunidades de usuarios por masa de agua subterránea. Es un territorio que requiere un gran esfuerzo de gestión de las aguas subterráneas. Hasta ahora no sabíamos realmente cuáles eran nuestras demandas hídricas, y para poder estimarlas, el servicio HidroGestor® es fundamental.

P. - ¿Cómo conoció las posibilidades de esta tecnología?

R. - Teníamos conocimiento de lo que se lleva haciendo desde hace años en la comunidad colindante, la Junta Central de Regantes de la Mancha Oriental, y lo que esta tecnología les aporta en el apoyo a la gestión y la toma de decisiones sobre el manejo del recurso hídrico.

P. - ¿Qué le impulsó a contratar el servicio?

R. - Es una herramienta que permite conocer las superficies de riego que tenemos en nuestro ámbito territorial, sobre todo en territorios de nueva delimitación para su gestión, como son los que existen en el Alto Guadiana. Desde un principio, consideramos que era muy importante disponer de una herramienta de este tipo, ya que no se había hecho nada igual para poder hacer una foto real de los cultivos y las superficies de riego de nuestro territorio.

P. - ¿Qué ventajas ha introducido en la CUAS en su día a día?

R. - Partiendo de la base de los mapas de superficies de riego que proporciona la CHG, esta herramienta permite hacer un seguimiento de la evolución de cada una de estas superficies, así como de la clasificación de cultivos, siendo de gran ayuda para tener una valoración sobre las estimaciones de las demandas reales de agua de los cultivos y los consumos anuales.

P. - ¿Qué aspecto del servicio le ha sorprendido positivamente?

R. - La capacidad de identificar una superficie regada y a su vez hacer de una manera tan ajustada la clasificación de los cultivos que puede haber en cada momento. De la mano de los usuarios, se están planteando acciones relacionadas para mejorar día a día entre todos. Es sorprendente la alta fiabilidad que tiene para detectar las dobles cosechas, que es uno de los grandes problemas que tenemos en las masas de aguas subterráneas, en las que tenemos que gestionar el recurso según lo declarado, a riesgo de no alcanzar los objetivos cuantitativos.

P. - ¿Qué percepción tienen los usuarios del servicio?

R. - Al principio, eran un poco reacios a usar estas tecnologías. Pero una vez que han comprobado su funcionamiento y que son esenciales para la gestión y el seguimiento de las superficies de riego, como incluso para el asesoramiento en el uso eficiente del agua por el regante como utilidad individual, se muestran muy satisfechos.

P. - ¿Por qué recomendaría el servicio?

R. - Considero primordial que cada comunidad de usuarios tenga este tipo de herramientas como soporte técnico básico a la hora de poder gestionar, identificar y cuantificar tanto las superficies de riego como los volúmenes reales que se están consumiendo. Una vez puedes identificar y clasificar los cultivos y cuantificar las superficies regadas de cada cultivo, se puede hacer una estimación real de la demanda de agua, partiendo del conocimiento de las necesidades de agua por cada tipo de cultivo. Por ello, considero que es la hora de utilizar este tipo de herramientas en el Alto Guadiana, sobre todo porque es la única manera de disponer de un respaldo técnico que permita identificar la realidad, para que luego se pueda ver reflejada en tanto en los planes hidrológicos como en la gestión diaria de cada explotación de cada usuario.

Este tipo de herramientas en el Alto Guadiana son la única manera de disponer de un respaldo técnico que permita identificar la realidad

El modelo a seguir es el de la Mancha Oriental, que aúna tecnología y participación, mediante la declaración y el visado del plan de cultivos. Es fundamental que en la elaboración del plan hidrológico para 2021 se pudiese establecer, por parte de la CHG, la identificación y definición y posterior gestión de las Unidades de Gestión Hídricas, con independencia de que ya disponemos de otros sistemas de medición y control, como son los caudalímetros, que vendrían a ser complementados por la teledetección y los visados de los planes de cultivo previa declaración anual de cultivos. Todo ello evitaría muchos problemas, y sobre todo ofrecería un balance real por contraste de la información obtenida por teledetección con la obtenida por los caudalímetros.

De no hacerlo así, lo pasaremos mal, porque si no tenemos herramientas que permitan demostrar cuáles son nuestras demandas reales, tendremos difícil poder invertir la tendencia a la baja que llevamos con la asignación de recursos en los planes hidrológicos.

Redacción iAgua

La redacción recomienda

13/07/2020 · Digitalización · 80 2

Ayudas tecnológicas para el manejo agronómico

14/05/2020 · Agro · 83 4

Ciencia y tecnología al servicio del manejo eficiente del agua

04/07/2019 · Agro · 285 3

La importancia de la medición para el buen uso de agua en la agricultura