El Instituto de Hidráulica Ambiental de Cantabria realizará un estudio sobre la calidad de las aguas del puerto de Laredo

80
0
80
  • Se trata de un proyecto de carácter nacional que esta entidad investigadora iniciará a finales de 2013 y en el que trabajarán a lo largo de los próximos tres años.

(EuropaPress) El Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria (UC) llevará a cabo un estudio sobre la calidad de las aguas en el nuevo puerto de Laredo.

Se trata de un proyecto de carácter nacional que esta entidad investigadora iniciará a finales de 2013 y en el que trabajarán a lo largo de los próximos tres años, aunque en este momento ya se han realizado unos estudios previos sobre la renovación de las aguas que han puesto de manifiesto una mayor calidad de aquellas que se encuentran en las zonas más próximas a la apertura hacia el mar.

Así lo ha comunicado la doctora en Química e investigadora del Instituto de Hidráulica Ambiental Aina García Gómez momentos antes de su participación en el curso 'El control de la calidad de los sistemas acuáticos: de los ríos a las aguas costeras' que la UC realiza esta semana en colaboración con la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Urbanismo del Gobierno de Cantabria.

Por otro lado, la joven investigadora ha insistido en que la calidad de las aguas de la bahía de Santander es "estupenda", ya que además de las distintas fases de saneamiento realizadas en los últimos años y de los controles y análisis de los vertidos que se realizan con frecuencia, el estuario de la capital cuenta con la "ventaja" de tener un rango de marea de cuatro metros, lo que significa, según García Gómez, "que el agua de esta zona entra y sale dos veces al día".

En este sentido, indicó que el equipo investigador del Instituto de Hidráulica ha observado que "existe mucha diferencia" entre los puertos localizados en el Atlántico, "donde la capacidad dinámica del mar y las corrientes hace que entra y salga el agua continuamente" y las costas mediterráneas, "con zonas más confinadas donde se retienen más sedimentos".

En referencia a su charla sobre 'La evaluación de la calidad de las aguas portuarias', la ponente explicó que en el puerto de Santander se siguen llevando a cabo "muchas medidas" de control sobre el suministro de combustible o el acopio de graneles sólidos, añadiendo que, "en todo caso, existe una contaminación histórica relacionada con los sedimentos depositados en el fondo", aunque "poco se puede hacer con ellos" ya que "a veces es mejor no tocar esos sedimentos, porque al recogerlos para llevártelos puedes estar resuspendiendo de nuevo todos los contaminantes".

La científica cántabra también aseguró en este monográfico, coordinado conjuntamente por el investigador José Barquín y la profesora de la UC Araceli Puente, que "la calidad de las aguas durante las temporadas de baño", como en la que nos encontramos en este momento, "están muy bien en cuanto a índices bacteriológicos", informa la UC en nota de prensa.

Según manifestó García Gómez, la contaminación que más puede afectar a las playas cercanas a zonas portuarias, como "Peligros o Bikinis en el caso de Santander" es la derivada de los "alivios de tormenta", puesto que "de repente puede haber un periodo largo de lluvias y el sistema no es capaz de llevárselo todo a la depuradora", por lo que salen por los llamados "alivios de tormenta" colocados por todo el frente de la bahía.

Pero insistió en que no se trata de "una contaminación persistente en el tiempo" porque "los movimientos de la bahía lavan el agua todos los días" y "el sol, la salinidad, etc. acaban con las bacterias".

Comentarios