Desafíos de la gestión del agua en el siglo XXI obtenidos en el Congreso Ibérico sobre las Aguas Subterráneas

214
0
214

Zaragoza acogió del 14 al 17 de septiembre el “Congreso Ibérico sobre las aguas subterráneas: desafíos de la gestión para el siglo XXI” organizado por la Asociación Internacional de Hidrogeólogos (Grupo Español). A continuación se detallan los principales desafíos identificados por los participantes en el Congreso:

- Incorporar definitivamente las aguas subterráneas en los nuevos planes hidrológicos de cuenca, como un elemento más de gestión, para una adecuada planificación y gestión integral de los recursos hídricos en España de acuerdo con las normativas europeas.

- Incorporar de forma explicita el uso conjunto de las aguas superficiales y subterráneas a la gestión para la adaptación al cambio climático. Mejorar el conocimiento de la relación río-acuífero tanto en los aspectos cuantitativos como cualitativos, adaptando para ello la red de estaciones de aforo.

- Conocer con confianza los usos del agua subterránea existentes en un territorio dado, tanto sus destinos como las magnitudes reales de los mismos, aprovechando las tecnologías actualmente existentes. Conseguir incorporar a los usuarios en la gestión activa del agua subterránea.

- Aumentar el peso de las Comunidades de Usuarios del Agua en la toma de decisiones de los órganos que gestionan el agua subterránea, y hacer que en las mismas participen además todos los usuarios del agua subterránea, tanto públicos como privados. Mejorar y reforzar la mutua confianza entre las comunidades de usuarios y la Administración Pública. Internacionalización de la experiencia de las comunidades de usuarios de aguas subterráneas en España.

- Incluir los costes de la gestión del agua en la recuperación de los costes que se derivan de todo el ciclo hidrológico, que han de incluir no sólo la distribución del agua sino también la garantía del abastecimiento, el saneamiento, y el control de la calidad y la cantidad.

- Que la crisis económica actual no afecte bajo ningún concepto a las redes y programas de control. Esto supondría no sólo un estancamiento, sino un paso atrás irreversible en aspectos básicos de la generación de conocimiento, planificación y gestión de los recursos hídricos. 

- Cambiar la concepción de la Hidrología Subterránea hacia una Hidrogeología de la naturaleza y poner en valor el concepto de Hidrodiversidad. Evaluar los efectos de los nutrientes en el agua subterránea sobre los ecosistemas relacionados (humedales, zonas costeras…)

- Difundir y hacer entender a toda la sociedad y a todos los niveles el valor del agua y el trabajo de los gestores y los investigadores. Que el agua sea fuente de cooperación y no fuente de conflicto. Aumentar el número de especialistas en hidrogeología en las agencias y organismos de cuenca.

Comentarios