Cobre Las Cruces podrá recargar el acuífero Gerena-Posadas con agua de la EDAR de San Jerónimo si construye una planta regeneradora de aguas residuales

148
0

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ha condicionado la autorización otorgada a Cobre Las Cruces (CLC) para la recarga artificial del acuífero Gerena-Posadas con aguas de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de San Jerónimo a que la multinacional construya una Estación Regeneradora de Aguas Residuales que asegure los parámetros de calidad de las aguas reutilizadas.

En una nota, la CHG ha asegurado que la empresa estará obligada a desarrollar un tratamiento adicional de depuración de las aguas reutilizadas de San Jerónimo antes de utilizarlas para recargar el citado acuífero y que, además, se someterán a "los más estrictos controles de calidad" por parte de la administración.

La empresa estará obligada a desarrollar un tratamiento adicional de depuración de las aguas reutilizadas de San Jerónimo antes de utilizarlas para recargar el citado acuífero

En su autorización, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir señala que la Estación Regeneradora de Aguas Residuales C-13 deberá garantizar en todo momento las concentraciones paramétricas compatibles con el medio receptor (el acuífero), así como la no afección al dominio público hidráulico. En este sentido, la autorización dispone que las instalaciones de tratamiento "deberán contar con la capacidad suficiente para alcanzar un efluente con los valores límite de concentración fijados".

Es decir, que la autorización otorgada por la CHG expresa que los niveles de calidad se someterán a bancos de control y exige "tajantemente" que la calidad del agua inyectada debe mantener niveles iguales o superiores a los del acuífero, con una calidad idéntica a la del agua de consumo humano.

Además de todo ello, la solución aportada cuenta con el aval de todos los organismos competentes en esta materia. De esta forma, la medida dispone de los pertinentes informes favorables de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) y el de compatibilidad con el actual Plan Hidrológico del Guadalquivir. De los informes emitidos por las diferentes instituciones se desprende que la inyección de aguas residuales previamente tratadas, por partida doble, en el acuífero Gerena-Posadas no produce afección a las aguas subterráneas ni perjuicio a terceros.

Concretamente, de los informes emitidos se establece que la calidad del agua procedente de la EDAR de San Jerónimo, una vez realizado su tratamiento en la nueva estación regeneradora, "constituye una medida oportuna para intensificar la acción de la barrera positiva de reinyección creada, con lo que se verán favorecidos los usuarios de las aguas de este acuífero por un ascenso de niveles en su entorno".

En este sentido, el organismo de cuenca ha explicado que la organización Ecologistas en Acción ya presentó en octubre de 2011 sus alegaciones al documento técnico ofrecido por Cobre Las Cruces, que fueron respondidas en este mismo sentido por la CHG.

Por todo ello, el ente insta a los ecologistas a que "no generen alarmas injustificadas", puesto que la CHG "velará en todo momento por la seguridad del acuífero y de sus usuarios y mantendrá una estrecha vigilancia sobre los niveles de calidad de las aguas que se vayan a utilizar para recargar las aguas subterráneas".

Comentarios