Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
RENOLIT ALKORPLAN
IRTA
CAF
Xylem Water Solutions España
FENACORE
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Aqualia
ISMedioambiente
Fundación Biodiversidad
EPG Salinas
Hidroglobal
Red Control
Filtralite
Idrica
Amiblu
Fundación Botín
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
LACROIX
Grupo Mejoras
Barmatec
Molecor
DATAKORUM
Hidroconta
HRS Heat Exchangers
ADASA
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Cajamar Innova
Agencia Vasca del Agua
Vector Energy
Asociación de Ciencias Ambientales
ESAMUR
TRANSWATER
Sivortex Sistemes Integrals
TEDAGUA
AGS Water Solutions
SCRATS
Fundación CONAMA
Confederación Hidrográfica del Segura
Rädlinger primus line GmbH
Baseform
Saint Gobain PAM
s::can Iberia Sistemas de Medición
MOLEAER
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
ICEX España Exportación e Inversiones
Innovyze, an Autodesk company
Almar Water Solutions
TecnoConverting
Global Omnium
FLOVAC
Ingeteam
J. Huesa Water Technology
AMPHOS 21
AECID
Minsait
KISTERS
Sacyr Agua
GS Inima Environment
ONGAWA
Schneider Electric
ADECAGUA
IAPsolutions
Hach
Likitech
Lama Sistemas de Filtrado
Catalan Water Partnership
Kamstrup
Aganova
ACCIONA

Se encuentra usted aquí

Australia se compromete a reducir un 28% la emisión de gases de efecto invernadero

  • Tony Abbott, primer ministro austrialiano (wikipedia/CC)
    Tony Abbott, primer ministro austrialiano (wikipedia/CC)

El primer ministro australiano, Tony Abbott, ha anunciado este martes que el país reducirá la emisión de gases de efecto invernadero hasta un 28 por ciento para el año 2030, aunque ha supeditado el proyecto a la bonanza de la economía australiana.

Así, Abott ha defendido el recorte siempre que no perjudique a la economía nacional. "Tenemos que reducir las emisiones de tal forma que no peligre nuestro crecimiento (...) lo último que queremos hacer es fortalecer el medioambiente y al mismo tiempo dañar nuestra economía", ha apuntado el 'premier' australiano.

Australia es uno de los mayores emisores de gases a nivel mundial

El compromiso del Ejecutivo será reducir el nivel de emisiones de 2005 entre un 26 y 28 por ciento para el año 2030, un objetivo que será parte central de las negociaciones sobre un acuerdo a nivel global sobre cambio climático, en una cumbre que tendrá lugar en París en diciembre.

Actualmente, Australia, que es uno de los mayores emisores de gases a nivel mundial, tiene como objetivo reducir los gases un cinco por ciento entre el año 2000 y 2020. No obstante, los grupos ecologistas son muy críticos con Abbot por su fuerte respaldo a la industria del carbón, así como por desestimar el pasado año un ambicioso plan de gravar las emisiones contaminantes.

"Es un objetivo derrotista y que muestra poca fe en la habilidad de los australianos para adaptarse, innovar y hacer una transición hacia una economía limpia", ha asegurado Kelly O'Shanassy, portavoz de una ONG contra el cambio climático.

Además, al mandatario australiano le han llovido críticas por utilizar como medida el año 2005, un año históricamente alto en emisiones, en lugar del año 2000, punto de partida del otro proyecto de reducción de emisiones.

Un equipo de expertos independiente apuntó en un informe publicado el pasado mes que Australia necesita reducir sus emisiones entre un 40 y un 60 por ciento hasta 2030 para alcanzar el acuerdo internacional de limitar en dos grados centígrados el calentamiento global.

La redacción recomienda