Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Catalan Water Partnership
Barmatec
Sacyr Agua
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
GS Inima Environment
Agencia Vasca del Agua
TEDAGUA
Fundación CONAMA
Baseform
LACROIX
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Kamstrup
Innovyze, an Autodesk company
Xylem Water Solutions España
Fundación Biodiversidad
Almar Water Solutions
Hidroconta
Filtralite
Global Omnium
Vector Energy
HRS Heat Exchangers
KISTERS
Confederación Hidrográfica del Segura
Sivortex Sistemes Integrals
AECID
MOLEAER
Hidroglobal
TRANSWATER
EPG Salinas
Fundación Botín
Saint Gobain PAM
ADECAGUA
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Hach
Ingeteam
Minsait
IAPsolutions
Cajamar Innova
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Asociación de Ciencias Ambientales
IRTA
s::can Iberia Sistemas de Medición
AGS Water Solutions
RENOLIT ALKORPLAN
SCRATS
ICEX España Exportación e Inversiones
Aganova
DATAKORUM
FLOVAC
Likitech
Amiblu
J. Huesa Water Technology
Grupo Mejoras
Rädlinger primus line GmbH
Lama Sistemas de Filtrado
ADASA
TecnoConverting
Molecor
Red Control
Aqualia
ONGAWA
ISMedioambiente
ACCIONA
Idrica
Schneider Electric
FENACORE
AMPHOS 21
CAF
ESAMUR

Se encuentra usted aquí

Ignacio Imaz: "No existe una uniformidad de criterios en cuanto al cálculo de tarifas"

  • Ignacio Imaz: "No existe uniformidad criterios cuanto al cálculo tarifas"

En una nueva entrevista del ciclo sobre el precio del agua en España en el que analizamos con distintos perfiles tanto del sector público como del privado, además de expertos en la materia y asociaciones, el marco competencial o los costes asociados a los servicios del agua, hablamos con Ignacio Imaz, Jefe del Área de Administración y Economía de Amvisa, la empresa de Aguas Municipal de Vitoria.

Pregunta: En primer lugar, nos gustaría conocer su trayectoria profesional hasta el puesto que ocupa en la actualidad.

Respuesta: Hasta llegar a Aguas Municipales de Vitoria-Gasteiz, S.A., profesionalmente me había dedicado al mundo de la auditoria, como auditor - censor jurado de cuentas. Al llegar a Amvisa me hago cargo del Área de Administración y Economía de esta Sociedad, siendo responsable desde entonces tanto los aspectos económico-financieros de la gestión de la Sociedad, como de la gestión comercial de la misma: contratación, facturación, atención al cliente, etc.

P.- ¿Cómo definiría la política de precios del agua en España?

R.- Poco a poco se han ido dando pasos hacia la repercusión en las tarifas del coste real que supone la prestación del servicio, aunque todavía se esté lejos de que esta práctica sea aplicada de manera generalizada. No existe una uniformidad de criterios en cuanto al cálculo de tarifas, fijándose éstas muchas veces por las entidades locales en función de criterios políticos de oportunidad, no por políticas de recuperación de costes y sostenibilidad del servicio a largo plazo.

El hecho de que las competencias en materia de agua estén repartidas y existan distintos modelos de gestión provoca que la prestación del servicio se realice con diferencias sustanciales en calidad y precio

P.- ¿Qué le parece el marco competencial?

R.- El hecho de que las competencias en materia de agua estén repartidas entre distintas administraciones y la existencia de distintos modelos de gestión provoca que la prestación del servicio se realice con diferencias sustanciales en calidad y precio, incluso en algunos casos con disposición del recurso y costes de explotación similares. Hemos tenido una indefinición histórica en distintos campos, incluso en la propia naturaleza de las tarifas que aplicamos, lo que provoca inseguridad en la gestión del servicio. Aunque se van dando algunos pasos que aclaran dudas sobre los criterios a aplicar en distintas materias, aun queda un amplio campo de mejora en este sentido.

P.- ¿Debería haber una legislación nacional que los regule?

R.- Desde el sector se echa en falta una legislación clara en muchas materias. En lo que a precios se refiere, entiendo que sería muy positiva la concreción de algunos aspectos, como la definición de los costes medioambientales y del recurso concretos a aplicar en la elaboración de tarifas a los que se refiere la Directiva Marco del Agua, los criterios de amortización de las inversiones, etc.

P.- ¿Qué aspectos se incluyen en la factura del agua?

R.- En cuanto a tarifas, en la factura se incluyen tres distintas, referidas a los servicios deabastecimiento, alcantarillado y depuración.En el cálculo de las mismas se incluyen los gastos de explotación y de personal, amortizaciones de inmovilizado y gastos generales de cada servicio, aplicando distintos precios en función del destinatario: doméstico, comercio e industria, institucional...

En cuanto al contenido propio de la factura, siempre hemos pretendido transmitirt ransparencia y claridad en los conceptos facturados, a pesar de la multitud de datos que componen una facturación: cuotas fija y variable por cada servicio, tramos en el consumo doméstico, etc. En ese sentido, nos estamos planteando, sobre todo orientado al consumidor doméstico, agrupar los precios por los distintos servicios en uno único, creciente por tramos, que comprenda el coste del ciclo integral del agua, que es en lo que fundamentalmente se fija el cliente. Esto nos permitirá conseguir una factura más sencilla.

P.- ¿Debe recuperarse la totalidad de los costes asociados a los servicios?

R.- Como he comentado, la normativa europea establece que ha de ser así. Pero es que si no se repercuten, no se asegura la sostenibilidad económica de los servicios a futuro. Aspectos como la reposición de los activos necesarios para la prestación del servicio, de tanta importancia en el sector, como la seguridad en la obtención del recurso a futuro no se aseguran si no se aplican unas tarifas que garanticen su financiación a largo plazo.

P.- ¿Cuál cree que es la estructura tarifaria más eficiente?

R.- En Amvisa se aplica una estructura binomial, con un factor fijo en función de la capacidad contratada y otro variable en función del consumo realizado. Se asegura por una parte una financiación de los costes fijos de prestación del servicio, y por otra se asegura una mayor repercusión del coste para mayores consumos. No obstante, con esta estructura se pueden dar casos de precios unitarios decrecientes en las primeras unidades consumidas, por lo que la relación entre cuota fija y variable ha de ser equilibrada.

En el caso doméstico se penalizan los consumos elevados, estableciendo precios superiores a los tramos de consumo elevados. Esta estructura se comenzó a aplicar hace veinte años en Amvisa, y ha permitido que la población tenga la percepción de que a consumos razonables, el precio a pagar no es elevado. Aunque la elasticidad precio es baja, sobre todo con unos precios relativamente bajos como en nuestro caso, el consumidor ajusta su consumo aniveles razonables para no recibir facturas elevadas.

P.- ¿Qué opinión le merecen los cánones autonómicos de depuración? ¿Cree que cumplen el objetivo finalista con el que se plantearon?

R.- En el caso del País Vasco no existe un canon autonómico específico de depuración; el existente tiene por objeto la protección, restauración y mejora del medio acuático, la colaboración con las administraciones competentes para el logro de unos servicios eficientes de suministro y saneamiento y a la obtención de la solidaridad interterritorial.

En Amvisa se aplica una estructura binomial, con un factor fijo en función de la capacidad contratada y otro variable en función del consumo realizado

P.- ¿A qué se deben la diferencia tarifaria en las Comunidades Autónomas?

R.- Una parte de la diferencia se debe al coste del recurso, en general el norte peninsular disfruta de un recurso natural de más fácil obtención, lo que abarata los costes de explotación. Por otra parte, parece que la integración de los costes totales de prestación del servicio en las tarifas no ha terminado de producirse en todos los explotadores del servicio, sobre todo en cuanto a la amortización del inmovilizado se refiere.

P.- Respecto a Europa, ¿cómo valora el precio del agua en España en comparación con el resto de países?

R.- España se encuentra en la franja baja de precios por metro cúbico del agua suministrada en Europa, donde los países del centro y norte doblan y hasta triplican el precio medio en España. Esto se explica en parte por las diferencias de PIB nacional y renta disponible media de cada país. Pero también en la concienciación que existe en los países del norte de Europa, tanto medioambiental como económica en cuanto a los criterios a aplicar en la determinación de precios, atendiendo a su coste total real.

Parece que la integración de los costes totales de prestación del servicio en las tarifas no ha terminado de producirse en todos los explotadores del servicio

P.- Finalmente, ¿cree que la sociedad está concienciada sobre su consumo de agua y el coste real del mismo?

R.- En este campo en los últimos años se han ido dando avances de manera significativa. Las campañas de ahorro y de gestión de la demanda realizadas, desde las propias entidades suministradoras y desde otras entidades de todo tipo, van concienciando a la población de que el agua es un recurso escaso, lo que está provocando, al menos en nuestro caso, descensos continuados en las dotaciones. En 2018 en Vitoria-Gasteiz el consumo doméstico medio por habitante se ha situado en 105 litros diarios, continuando la senda descendente de las últimas décadas. Gracias a esto y a las políticas activas de detección de fugas y mantenimiento de las redes, se consigue que el recurso sustraído a la naturaleza disminuya considerablemente, prácticamente la mitad que hace veinte años. Esto permite una menor afección al medio ambiente y que estemos mejor preparados para afrontar una restricción del recurso, como el que se sufrió en la sequía de comienzos de los años noventa.

En cuanto al precio, las encuestas que realizamos indican que la percepción mayoritaria sobre el precio del agua en Vitoria-Gasteiz es que se trata de un precio “justo” (49 %).