Connecting Waterpeople

El Presidente de Andess expuso en Chile la gestión de agua de lluvia en Puerto Montt

38
0
(0)
  • Presidente Andess expuso Chile gestión agua lluvia Puerto Montt
  • Presidente Andess expuso Chile gestión agua lluvia Puerto Montt

Sobre la Entidad

Andess
La Asociación Nacional de Empresas de Servicios Sanitarios A.G. representa a la industria sanitaria chilena como factor de desarrollo económico y de protección del medioambiente.
Web
38

Temas

La falta de una gestión integral de aguas lluvias tiene impacto en aspectos sociales, económicos, turísticos y medioambientales, lo que afecta la calidad de vida de las personas y el desarrollo local de ciudades y localidades a lo largo de todo el país, afirmó Víctor Galilea, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Sanitarios de Chile (Andess AG).

Galilea fue uno de los expositores en el seminario Hacia una propuesta de gestión de aguas lluvia en Chile, realizado el viernes en Puerto Montt, un evento organizado por el capítulo chileno de la Asociación Interamericana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental (AIDIS CHILE), con el patrocinio de la Universidad Austral de Chile y Andess.

Es común pensar que para solucionar este problema se debe poner el foco en la construcción de grandes colectores, sin embargo, lo que se requiere es aplicar una gestión avanzada de aguas lluvias, que responda eficientemente en los episodios de emergencia o crecidas”, advirtió Galilea

En el encuentro participaron el Intendente de la Región de Los Lagos, Harry Jürgensen, autoridades locales, la plana directiva de AIDIS CHILE, encabezados por su presidente Alex Chechilnitzky, representantes del sector privado, en particular empresas sanitarias, y más de un centenar de profesionales y actores relevantes en materias de gestión del agua en el país.

El seminario buscaba compartir propuestas y lograr acuerdos en la materia, recogiendo la mirada de diversos actores y privados, en un escenario de precipitaciones anuales del orden de los 2.000 mm en la zona sur del país, mientras que en la zona norte se han registrado eventos de lluvias extremas y aluviones que han afectado a las personas, viviendas e infraestructura sanitaria.

El presidente de Andess explicó que "la falta de gestión integral impacta directamente la operación de la industria, ya que las aguas lluvias pueden ingresar a las redes de alcantarillado en volúmenes muy superiores a los que estas redes, diseñadas exclusivamente para el transporte de aguas servidas, pueden manejar". Por ejemplo, en el caso de Essal, las plantas de aguas servidas tratan en promedio un 170% del volumen consumido en las viviendas, debido al ingreso irregular de aguas lluvias y de napas al sistema de alcantarillado. En invierno, este volumen puede llegar a un 200%. La situación es la misma para Aguas Araucanía, donde las plantas tratan el equivalente al 170% del consumo de las viviendas y Aguas Magallanes, con un 135%.

“Esto puede afectar la continuidad del servicio, provocando rebases de aguas mixtas en la vía pública e incluso en las casas de nuestros clientes. Además, en ocasiones el caudal aumentado amenaza con entrar con fuerza a las plantas de tratamiento, impactando la infraestructura”, comentó Galilea.

Añadió que es preciso poner al día la infraestructura de evacuación de aguas lluvia de ciudades y localidades para evitar que las mayores precipitaciones generen daño a las personas, a la infraestructura urbana y al medio ambiente, y eso deben hacerlo todos los actores involucrados.

Galilea advirtió que “es común pensar que para solucionar este problema se debe poner el foco en la construcción de grandes colectores, sin embargo, lo que se requiere es aplicar una gestión avanzada de aguas lluvias, que responda eficientemente en los episodios de emergencia o crecidas”.

En ese sentido, indicó que es necesario mirar las lluvias de manera integral y estar preparados para enfrentarla en forma preventiva, con una administración integrada del drenaje urbano. “Pensemos para el futuro en un sistema que va desde la operación de mecanismos de alerta temprana, disposición de lugares previamente fijados para la inundación que permitan “laminar” las aguas lluvias, y luego usarlas o devolverlas de modo programado a los cauces, como se hace en las grandes ciudades del mundo”, dijo. Agregó que “hay que mirar también que en un contexto de menor disponibilidad de agua, las lluvias pueden ser una nueva fuente de agua, por ejemplo, utilizando la infiltración y almacenamiento a través de la infraestructura verde”.