Connecting Waterpeople
Contenido premium

El modelo de gestión del agua "made in Spain" que triunfa en Oriente Próximo

Descargar artículo en PDF
Iniciar sesión

El sector español de la gestión del agua es un referente mundial. Está apoyado en empresas especializadas, públicas y privadas, líderes mundiales y tecnológicamente muy avanzadas, que llevan años aportando soluciones eficientes tanto en la gestión del abastecimiento, la desalación, la depuración y en el control de la calidad del agua. Además, el modelo español, que se caracteriza por un modelo mixto de gestión, ha sido, ha sido y es fuente de inspiración para otros países, tanto en la región mediterránea como en otras latitudes donde los retos de la gestión del agua son similares a los nuestros.

Publicado en iAgua Magazine 34 - Abril 2021
iAgua Magazine 34

Una de estas áreas geográficas es Oriente Próximo, donde tanto las técnicas como el modelo de gestión de nuestro país se están implantando con fuerza. Una de las compañías más sólidas en estas latitudes es Aqualia, que desde 2011 no ha dejado de fortalecer su posicionamiento en esta área. La compañía ha sumado recientemente a su cartera internacional el contrato para la operación y mantenimiento de la desaladora y el sistema de distribución de agua potable del área industrial de Jizán (Jizan City for Primary and Downstream Industries – JCPDI), en el extremo suroeste de Arabia.

Presencia en un enclave industrial estratégico

A comienzos del 2020, Aqualia adquirió al grupo saudí Haji Abdullah Alireza el 51% de la sociedad HAAISCO (Haji Abdullah Alireza Integrated Services Ltd), encargada de la operación y mantenimiento de varias desaladoras en Arabia. Entre ellas se encuentra la planta del aeropuerto internacional King Abdulaziz, en Jeddah, concesión de la sociedad Qatarat, de la que Aqualia también adquirió un 51% en la misma operación. Con ello, se inició una alianza que en poco tiempo está produciendo relevantes éxitos.

Aqualia se convirtió en 2011 en la primera empresa extranjera en conseguir un contrato de saneamiento y depuración de agua en Abu Dabi

HAAISCO opera y mantiene igualmente la desaladora de agua de mar por ósmosis inversa de la KAUST University, ubicada en Thuwal y que produce 52.250 m3 diariamente. También gestiona para Aramco-Sumitomo la planta de desalación MED (destilación multi-efecto) de Rabigh, de 10.000 m3 de producción diaria.

Recientemente y, a través de HAAISCO, Aqualia se ha adjudicado el contrato para la operación y mantenimiento de la desaladora y el sistema de distribución de agua potable del área industrial de Jizán (Jizan City for Primary and Downstream Industries – JCPDI), en el extremo suroeste de Arabia. Esta planta tiene capacidad para producir 60.000 m3 de agua desalada al día, tanto de agua potable como de servicio, que serán suministrados a las industrias instaladas en el complejo. El cliente es Marafiq, que a su vez es la compañía responsable del suministro de agua y electricidad en las regiones saudíes de Jubail y Yanbú, cuyos accionistas mayoritarios son el estado saudí y Saudi Aramco. Marafiq ha adjudicado la gestión de las instalaciones por un periodo de tres años a través de un proceso de licitación y por criterios estrictamente técnico-económicos.

La ciudad de Jizán se encuentra situada en el extremo suroeste del reino de Arabia Saudita. Este enclave fundamental para el desarrollo económico del país se extiende a lo largo de más de once kilómetros de costa, cuenta con un área total de más de 100 km2 y está situado junto al tercer puerto más importante de Arabia Saudita, en el Mar Rojo. El núcleo de Jizán, dedicado al sector secundario, mantiene una ubicación estratégica debido a su proximidad a las rutas marítimas internacionales, aloja numerosas compañías internacionales de transformación y constituye un enclave trascendental para el desarrollo económico del país.

Solidez en Middle East

El contrato en Jizán representa el último caso de éxito de un sólido recorrido de Aqualia en Oriente Próximo que comenzó en 2011 con el contrato en Riad, capital de Arabia Saudí, para desarrollar el proyecto de optimización de la red de abastecimiento de agua de la ciudad.

En este mismo país, Aqualia lleva a cabo además la administración de los servicios afectados de las obras del metro de la capital (ejecutadas por el grupo FCC) y, hasta finales del 2018, la explotación y mantenimiento de las plantas depuradoras de Hadda y Arana en la ciudad de La Meca.

Por otro lado, en 2011 se convirtió en la primera empresa extranjera en conseguir un contrato de saneamiento y depuración de agua en Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos), donde gestiona la operación y el mantenimiento de la red de saneamiento y depuración de la Zona Este, que incluye la ciudad de Al Ain y zonas remotas, que cuentan con una población superior a los 650.000 habitantes.

José Enrique Bofill, director de Aqualia para la región MENA y Asia donde ofrece su visión sobre las claves del éxito de la compañía en los proyectos hídricos en la región

En el mismo emirato, Aqualia es la empresa adjudicataria de la operación y mantenimiento del sistema de saneamiento de Abu Dabi capital y las islas adyacentes Al Reem, Al Maryah y Al Saadiyat. Con este contrato, la empresa da cobertura de saneamiento a la población de la capital y gestiona 1.320 kilómetros de redes de saneamiento, así como 54 estaciones de bombeo de agua residual que, en total, impulsan hasta 280.000 m3/día (más de 100.000 millones de litros al año).

En Qatar, Aqualia fue elegida en 2014 para la gestión del sistema de saneamiento de Al Dhakhira durante los siguientes diez años, dando servicio a una población superior a los 200.000 habitantes.

Además, la empresa fue elegida en 2018 para gestionar durante veinte años las infraestructuras hidráulicas del puerto de Sohar, uno de los principales accesos comerciales de Omán.

En 2015, Aqualia consiguió el mayor contrato de su historia para el diseño, construcción y operación de la depuradora de Abu Rawash

El valor total  de los contratos que Aqualia ha ido consiguiendo en la Península Arábiga (Arabia Saudí, EAU, Qatar y Omán supera los seiscientos millones de euros. Estos son en su mayoría de carácter concesional y responden a modelos de colaboración público-privada.

A modo de resumen: Aqualia presta servicio en Oriente Próximo a más de seis millones de habitantes, y en el Área MENA la compañía alcanzó una facturación de 163 millones de euros en 2020, lo que supuso casi un 14% del total de sus ingresos.

Egipto, el mayor contrato de la historia hasta 2015

En 2015, Aqualia consiguió en Egipto el mayor contrato de su historia para el diseño, construcción y operación de la planta depuradora de Abu Rawash situada en El Cairo. La planta tratará 1,6 millones de metros cúbicos de agua al día y prestará servicio a 5,5 millones de personas, lo que la convierte en una de las más grandes del mundo.

El contrato supuso una cartera de negocio de 2.400 millones de euros para el consorcio liderado por Aqualia, sociedad en cuyo capital participa también el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD). Este contrato se encuadra dentro del ambicioso programa de actuaciones en materia de agua y saneamiento del Gobierno de Egipto.

En el Área MENA, Aqualia alcanzó una facturación de 163 millones de euros en 2020, lo que supuso casi un 14% del total de sus ingresos

New Cairo, ejemplo de éxito en la colaboración público-privada

Cinco años antes (2010), Aqualia había sido la empresa elegida para el diseño, construcción y explotación durante veinte años de la planta depuradora de aguas residuales de New Cairo. Situada en la capital de Egipto, fue el primer contrato que se adjudicó en el país para un proyecto de colaboración público–privada (PPP).

La planta de tratamiento de aguas residuales de New Cairo está ubicada en la ciudad del mismo nombre creada al sureste de El Cairo en el año 2000, en una zona desértica, para paliar los problemas derivados de una capital superpoblada.

Uno de los principales retos a los que se enfrentaba la nueva ciudad era la escasez de agua potable debido a las difíciles condiciones del entorno, por lo que el principal objetivo de la planta era tratar las aguas residuales urbanas de New Cairo, Madinaty y El Mostakbal.

El caso de la planta de tratamiento de aguas residuales de New Cairo se convirtió en un proyecto de colaboración público–privada (PPP) de éxito para aplicar en futuras colaboraciones entre socios públicos y privados. En su día fue el primer contrato adjudicado en este país para un proyecto de PPP.

En 2015, Aqualia consiguió el mayor contrato de su historia para el diseño, construcción y operación de la depuradora de Abu Rawash

Sin la participación de empresas como Aqualia que realizan inversiones y aportan su experiencia en el diseño, la gestión, construcción y operación de plantas de tratamiento de agua, hubiera sido inviable llevar a cabo un proyecto de esta envergadura.

La planta depuradora de aguas residuales de New Cairo es una depuradora de gran tamaño, donde llegan 250.000m3 de agua residual al día, que se convertirían en agua de riego, reduciendo las necesidades de agua potable para ese fin y mejorando la calidad del medio receptor al recibir un agua tratada de calidad.

En esos momentos, en Egipto, el concepto PPP no existía, pero ya se intuía su necesidad e idoneidad para abordar grandes proyectos donde las administraciones públicas no disponen de recursos financieros para cubrir una necesidad básica como el saneamiento. Aquí es donde Aqualia junto al socio local Orascom supo encontrar el camino adecuado a través de la colaboración público privada con el Gobierno de Egipto.

Tal fue el éxito, que este caso es el modelo “best practice” (Mejores prácticas) de acuerdos PPP enen el IESE Business School y la base del desarrollo de todos los acuerdos público-privados que posteriormente se han desarrollado en el país.

Desaladora de El Alamein

Además, en 2019, Aqualia completó la construcción de la planta desaladora de El Alamein, localidad situada al norte de Egipto. Este proyecto está sirviendo actualmente a más de un millón de habitantes, lo que constituye un hito en un área con una grave escasez de recursos hídricos.

La planta desala el agua de mar mediante la tecnología de ósmosis inversa y está ubicada en la costa mediterránea del país, en una zona de creciente desarrollo turístico. Actualmente produce 150.000 m3/día de agua potable, satisfaciendo así la fuerte demanda de agua en el área.