Connecting Waterpeople
Contenido premium

La salud de los ecosistemas y la gestión eficiente del agua

Humedales de Rufea (Lleida).
Humedales de Rufea (Lleida).
Descargar artículo en PDF
Iniciar sesión

Asegurar una adecuada protección del medioambiente es clave para la preservación de la biodiversidad y los ecosistemas y requiere la intervención de organizaciones expertas y comprometidas con este objetivo.

Las empresas gestoras del agua muestran este compromiso a diario y, en este año de pandemia, han sabido combinar la prestación del servicio sin apenas alteraciones con el mantenimiento de medidas que les permitan proteger el medioambiente. Con la confianza de haber superado lo peor de la crisis sanitaria, el sector del agua debe mirar hacia el futuro con la vista puesta en tres objetivos: la renovación de infraestructuras obsoletas, la digitalización de redes y contadores de agua y la eficiencia energética como motores de empleo, integración de los territorios poco poblados, economía circular, y transición verde.

Emergencia climática y cuidado del planeta

Las actividades del ciclo integral del agua están integradas en el medio natural y, por eso, el cuidado del medioambiente resulta algo intrínseco en el día a día de la gestión de estos servicios. Impulsar una transición justa que reduzca el consumo hídrico y energético, definir una estrategia con menos emisiones e implicarse en la recuperación y protección de los ecosistemas son obligaciones ineludibles para seguir garantizando la sostenibilidad del planeta y contribuir a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas.

Frente a estos importantes retos que marcarán el desarrollo de las próximas generaciones, España cuenta con la baza de un sólido marco de colaboración público-privada. Tal y como reconoce Naciones Unidas en el ODS 17, estos objetivos “solo se pueden conseguir con asociaciones mundiales sólidas y cooperación”. En este sentido, nuestro país cuenta con empresas que figuran entre los líderes mundiales en la gestión del agua y cuya experiencia, equipos y capacidades técnicas se ponen al servicio de la ciudadanía. El objetivo es garantizar la prestación futura de los servicios hídricos que actualmente disfrutamos con el mismo nivel de excelencia y sobre la base de la triple sostenibilidad: social, medioambiental y financiera.

España cuenta con empresas líderes mundiales en la gestión del agua y cuya experiencia, equipos y capacidades están al servicio de la ciudadanía

En esta línea se encuentra el primer acuerdo de compraventa de energía renovable a largo plazo (PPA), suscrito por Aqualia y pionero en el sector del agua, para suministrarse de energía verde, apostando por una transición hacia fuentes de energía más sostenibles.

Desde hace años, la compañía también trabaja en la reducción de las emisiones en su actividad. Aqualia fue la primera empresa del sector del agua en registrar la Huella de Carbono (HC) para toda su actividad en España, según la Norma ISO 14064-1. Esto supone un valor añadido a los municipios en los que presta servicio, al desarrollar las actividades con el mínimo impacto ambiental y la máxima eficiencia energética, creando entornos más seguros y controlados.

Pedro Ruiz, director de Operaciones de Aqualia (Foto: Pablo González-Cebrián).

Pedro Ruiz, director de Operaciones de Aqualia, habla en esta entrevista publicada en iAgua Magazine 31 sobre el primer acuerdo de compraventa de energía renovable a largo plazo (PPA) suscrito por Aqualia, y que es pionero en el sector del agua.

Ser más sostenibles aún es un gran reto a largo plazo, y Aqualia lo pone en práctica cada día con la gestión de más de cinco mil instalaciones (potabilizadoras, desaladoras, depósitos, bombeos, depuradoras), con la aspiración de alcanzar la máxima eficiencia, el 100% de la circularidad del agua, la creación de infraestructuras de alto rendimiento y la implantación de tecnologías propias de las smart cities aplicadas al ciclo del agua.

El objetivo es garantizar la prestación futura de los servicios hídricos que actualmente disfrutamos con el mismo nivel de excelencia

Otro gran reto pasa por lograr que las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) se transformen en verdaderas biofactorías y contribuyan activamente a luchar contra la emergencia climática. Para ello, Aqualia desarrolla líneas de investigación orientadas a la recuperación y transformación de materia orgánica para convertirla en subproductos “bio” que puedan tener una nueva vida. En este sentido, el objetivo de Aqualia es convertir las EDAR en estaciones circulares o biofactorías capaces de recuperar, transformar y valorizar los residuos en recursos aprovechables, destinándolos a usos agrícolas o a su valorización energética.

Otro caso de éxito de las alianzas, en este caso de colaboración público-privada, es el que se está desarrollando desde hace años en Ibiza, donde Aqualia, gestora del Servicio Municipal de Agua, ha instalado un nuevo sistema de vigilancia y telecontrol de la red de distribución de agua potable en alta. Esta tecnología monitoriza la interconexión de las tres desaladoras existentes en la isla, lo que ha permitido optimizar el funcionamiento y aumentar considerablemente el rendimiento de las redes. El resultado: las averías se han reducido a la mitad y la eficiencia de las redes ha mejorado, contribuyendo de esta manera a paliar la escasez hídrica.

Publicado en iAgua Magazine 35 - Julio 2021
iAgua Magazine 35

Biodiversidad y bienestar social

Muchos de los proyectos impulsados por Aqualia incorporan soluciones que garantizan el tratamiento de las aguas residuales de forma eficiente, segura y respetuosa con el entorno, contribuyendo a la lucha contra el cambio climático. Algunos de ellos se están desarrollando en áreas protegidas o zonas de gran valor para la biodiversidad como, por ejemplo, en la depuradora de Medina del Campo, en Valladolid. Allí, Aqualia ha transformado el antiguo sistema de lagunaje para el filtrado de aguas residuales, poniendo en marcha un proyecto sostenible de depuración y reutilización de aguas que permite la recuperación del ecosistema. Actualmente, en las lagunas existe una población anual de 8.600 aves y se han contabilizado más de 120 especies de anátidas y aves relacionadas con el ecosistema. El proyecto ha servido de ejemplo y referencia en otras EDAR para la recuperación de dehesas y humedales.

Otro gran reto pasa por lograr que las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) se transformen en verdaderas biofactorías

Otro caso es el de los humedales de Rufea, donde Aqualia está colaborando con el Ayuntamiento de Lleida en la restauración ecológica y la recuperación paisajística de este espacio natural de interés ecológico y social. Se trata de un espacio con lagunas fluviales y prados húmedos vinculados a la dinámica del río, que ahora se está recuperando para la ciudadanía y, especialmente, para usos naturalistas y educativos.

  • EDAR de Medina del Campo (Valladolid).
    EDAR de Medina del Campo (Valladolid).
  • Laguna recuperada en la EDAR de Medina del Campo (Valladolid).
    Laguna recuperada en la EDAR de Medina del Campo (Valladolid).

En esta misma línea se sitúan los trabajos de recuperación del paseo fluvial de Barbate, en Cádiz, para la ciudadanía. Aqualia ha ganado toda la ribera del río a lo largo de más de seiscientos metros y ha creado un espacio de ocio y esparcimiento que complementa al ya existente paseo marítimo. Estos trabajos constituyen la segunda fase de la importante actuación ya llevada a cabo por Aqualia para la eliminación de vertidos directos de aguas fecales al río Barbate en la zona de la Lonja Vieja y a lo largo de toda la ribera del río, gracias a los cuales se ha conseguido que ya se depuren el 100% de las aguas residuales del casco urbano de la población.

Junto con otras actuaciones de igual importancia, como la mejora en la depuradora de aguas residuales, los bombeos de aguas residuales y la puesta en servicio del nuevo punto de desagüe del agua tratada por la depuradora durante el verano a la zona del Retín, estas obras han conseguido que la calidad de las aguas de baño en el litoral de Barbate tengan una calidad excelente, según la calificación de la Autoridad Sanitaria. Prueba de ello es la concesión de la bandera Q de calidad a la playa del Carmen de Barbate y a las playas de Zahara de los Atunes las banderas de la Q de calidad y la bandera azul.

América Latina

Un modelo sostenible que también triunfa a nivel internacional

Ejemplar de Ctenosaura macrolopha.

La gestión del ciclo integral del agua tiene un impacto global y, por ello, Aqualia desarrolla su modelo sostenible en todos los proyectos que ejecuta en todo el mundo, tomando las medidas necesarias y desarrollando las tecnologías que estén a su alcance para que ese impacto sea lo menor posible, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.

Este esfuerzo ya se está viendo reflejado en los resultados obtenidos en algunas instalaciones como es el caso, en Colombia, de la ampliación de la PTAR SALITRE, en Bogotá, instalación que depurará el agua de tres millones de habitantes de la ciudad, y será parte fundamental del saneamiento del río Bogotá. Además de esta función principal y el impacto que tendrá en la zona, se ha trabajado intensamente en un decidido compromiso ambiental que va más allá de recuperar el río. Se ha logrado la protección y rehabilitación de los cuerpos de agua colindantes al proyecto, ejecutado planes de búsqueda y rescate de fauna silvestre y la plantación de miles de árboles de especies nativas, recobrando así los ecosistemas sensibles aledaños. Se han recuperado cinco ecosistemas sensibles rehabilitados, 1.537 animales rescatados y reubicados, 6.313 árboles plantados de 28 especies nativas, hasta la fecha.

La desaladora de Guaymas, en México, es uno de los mayores retos de Aqualia en América Latina. Pero, además, la implementación de este proyecto generará beneficios sociales al incrementar la oferta de agua potable a la vez que generará conciencia social sobre la importancia del cuidado de la biodiversidad, la flora y la fauna. En este sentido, se está desarrollando un programa medioambiental para la recuperación de la flora y fauna autóctona.