El documental 'Montañas de agua', finalista en el 2º Festival Internacional de Cine Científico y Ambiental de Doñana

131
0
131

Montañas de agua from zco1999 on Vimeo.

 

El documental científico titulado Montañas de agua: ¿qué está pasando en los ibones? fue realizado, junto con otros cuatro audiovisuales, dentro del II Taller de Guion y Producción del Documental Científico de la Universidad de Zaragoza. Dicho taller está promovido por la Unidad de Cultura Científica del Vicerrectorado de Investigación y financiado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) del Ministerio de Ciencia e Innovación (MICINN), dentro de la convocatoria de ayudas 2010.

Si no se modifica la gestión de los ibones, los ecosistemas de los lagos están condenados a la desaparición y se transformarán en estanques.

El audiovisual fue filmado durante la primera semana de noviembre de 2010 en el ibón de Sabocos, en el Pirineo aragonés, con la colaboración de la Federación Aragonesa de Actividades Subacuáticas (FARAS), y la participación de numerosos investigadores (físicos, químicos, ambientólogos, geólogos, geógrafos) de la Universidad de Zaragoza.

La realización del documental contó también con la colaboración de otros investigadores participantes en el taller.

El documental muestra cómo el impacto del ser humano está condicionando la evolución reciente y el futuro de los ibones del Pirineo aragonés y recoge el resultado de las investigaciones que desde hace ocho años desarrolla un grupo interdisciplinar de científicos de la Universidad de Zaragoza. Entre los factores de contaminación que están modificando el ecosistema natural de estos lagos destacan el importante volumen de desperdicios derivado de la presencia de turistas; la materia orgánica procedente de la ganadería de alta montaña; la suelta de peces y la presencia de metales pesados.

El estudio advierte de que si no se modifica la gestión de los ibones, los ecosistemas de los lagos están condenados a la desaparición y se transformarán en estanques, con peces introducidos, mientras que los habitantes naturales habrán desaparecido. Además, en el fondo de los ibones se han encontrado neumáticos, bidones de gasolina, conos de señalización de carreteras, sillas plegables, restos de comidas, sedales, anzuelos de pesca y vasos de plástico.

En ocasiones la materia orgánica, procedente de la ganadería, desencadena un proceso de eutrofia (exceso de materia orgánica) y los organismos oportunistas, como el fitoplancton, comienzan a crecer de forma desmesurada. Las aguas se vuelven turbias, lo que impide que la radiación solar llegue al fondo del ibón. Como consecuencia se produce un colapso del ecosistema, por falta de oxígeno y muerte de los organismos que ahí habitan.

Los anfibios están siendo víctimas de los peces

En el ecosistema natural de los ibones en principio no hay peces. Sin embargo se encuentran cada vez en mayor número, debido a la suelta incontrolada. Los peces actúan como los grandes depredadores de todas las larvas de invertebrados y vertebrados que habitan los ibones. Las víctimas de los vertebrados son los anfibios, que realmente son los principales habitantes. Asimismo, se está investigando sobre la presencia de metales pesados en estos glaciares.

Montañas de agua: ¿qué está pasando con los ibones? ha sido seleccionado entre cortos llegados de Brasil, Gran Bretaña, Uruguay, Bélgica, Venezuela, Reino Unido, Argentina, Francia, EEUU y España. En ellos se presentan desde conflictos ambientales, como en el caso de la coproducción de la organización Survival Internacional La Mina: Historia de una montaña sagrada; denuncian problemas ecológicos sobre la contaminación del mar en una isla venezolana, como en Hoy no se hace pastel de chucho, o explican el comportamiento animal en Cavernícolas de temporada; Comer o ser comido y Dieta antiestrés, de la serie española realizada por Alberto Redondo y Juan Carranza.

Entre las películas finalistas se encuentran también las producciones británicas Hudson´s Monarch, premiada en 2010 con el prestigioso galardón BBC Panda del Wildscreen Festival, considerado como los óscar del cine de naturaleza, y The good heart attack, una singular explicación científica sobre los ataques de corazón.

Los cortometrajes finalistas, de un máximo de 20 minutos de duración y producidos después del 1 de enero de 2006, abarcan materias que van desde la biología, a la química, astrobiología, ecología, física y medicina. El ganador se dará a conocer el último día del certamen durante la clausura del Festival.

Fuente.- Agencia SINC

Comentarios