Más de 300 empresas del Riachuelo ya no contaminan

44
0

Sobre la Entidad

ACUMAR
La Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo es un organismo público que se desempeña como la máxima autoridad en materia ambiental en la región. 
44
  • Ya hay 314 empresas reconvertidas tras haber terminado el Plan de Reconversión Industrial. ACUMAR fiscalizar e inspeccionar cada industria para que se cumpla la normativa ambiental.

En la Cuenca Matanza Riachuelo ya hay 314 empresas que finalizaron el Plan de Reconversión Industrial (PRI) y dejaron de contaminar. Según datos del Sistema de Control Industrial (SICOI), existen 26.800 establecimientos industriales y de servicios.

Este año finalizaron sus PRI 260 empresas y se llegó a un total de 314 establecimientos reconvertidos. Además 890 las industrias tienen sus PRI aprobados y se encuentran trabajando para producir limpiamente y existen en el sistema de control 1.258 establecimientos declarados agentes contaminantes en toda la cuenca.

La Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) es la encargada de fiscalizar e inspeccionar cada industria y procura que se cumpla la normativa ambiental. Para lograr este objetivo, cuenta con herramientas administrativas y el poder de policía que le permite declarar como Agente Contaminante a las empresas que superan los límites de vuelcos y descargas permitidas. También, tiene la capacidad de brindar asistencia técnica y financiera para que las empresas adecuen sus procesos productivos.

El proceso de fiscalización de las industrias consiste en inspeccionar las empresas evaluando los niveles de vuelcos industriales y permisos correspondientes.

De existir alguna irregularidad ACUMAR declara al establecimiento Agente Contaminante y lo intima a reconvertir sus procesos industriales, lo que implica en algunos casos contar con plantas de tratamiento de los efluentes industriales, y en otros, modificar el esquema de producción o los materiales que se utilizan para tal fin, para que el proceso deje de contaminar.

Una vez intimada, la industria indica al organismo cómo llevará a cabo la reconversión hacia una producción limpia a través de una propuesta técnica denominada Programa de Reconversión Industrial (PRI).

Una vez que ACUMAR aprueba esa propuesta, la industria comienza el proceso, con controles de avance periódicos, ya que debe cumplir un plan de trabajo con tiempos determinados.

Cuando la empresa finaliza el PRI, se realiza una nueva inspección en la que se controla que efectivamente haya dejado de contaminar y se la declara “reconvertida”.

La inversión privada para implementar estos cambios ya acumula más de 20 millones de pesos. La ACUMAR, por su parte, tiene un programa de financiamiento a través de aportes no reembolsables para que las empresas que no tengan posibilidades monetarias puedan reconvertirse. Además, este mismo plan contempla la asistencia técnica, a través de un convenio con el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) para desarrollar a nivel técnico los programas de reconversión, sin costo para las empresas. 

Comentarios