Tres de cada cuatro países de Asia y Pacífico sufren amenazas de sequía

306
0
306

(ADB) Más del 75% de los países de Asia y el Pacífico están experimentando una grave falta de seguridad respecto al agua, muchos de ellos enfrentan una crisis hídrica inminente a menos que se tomen medidas inmediatas para mejorar la gestión de los recursos hídricos, según un nuevo estudio preparado conjuntamente por el Banco Asiático de Desarrollo (BAD) y el Foro del Agua de Asia-Pacífico (APWF).

"Si bien la región Asia-Pacífico se ha convertido en una potencia económica, es alarmante que ningún país en desarrollo de la región pueda ser considerado como 'water-secure'", dijo Bindu Lohani, Vicepresidente del BAD para la Gestión del Conocimiento y el Desarrollo Sostenible. "Los países deben urgentemente mejorar la gobernabilidad del agua a través del liderazgo inspirado y la formulación de políticas creativas".

Asian Water Development Outlook 2013 es el primer análisis cuantitativo y global de la seguridad del agua en una base de país por país en la región. Examina todas las dimensiones de la seguridad del agua de los hogares a los desastres relacionados con el agua, y utiliza indicadores y un sistema de escala para clasificar el progreso de cada uno de los 49 países objeto de evaluación.

El estudio encontró que 37 países en desarrollo de la región tienen bajos niveles de seguridad del agua o apenas han comenzado a participar en la tarea esencial de la mejora de la seguridad del agua. Asimismo se demuestra que 12 países han construido las infraestructuras y establecido una gestión para la seguridad del agua, mientras que ningún país de la región ha alcanzado el nivel más alto en el modelo de seguridad del agua.

En el sur de Asia y partes de Asia central y occidental lo están pasando peor, con ríos bajo una enorme presión, mientras que muchas islas del Pacífico sufren una falta de acceso a agua potable y saneamiento decente y son altamente vulnerables a los desastres naturales cada vez más graves. Por el contrario, el este de Asia, que tiene la mayor frecuencia de los peligros en la región, es relativamente mejor, debido a mayores niveles de inversión en infraestructuras y protocolos de defensa ante los desastres.

El estudio destaca dos crudas realidades: la creciente desigualdad en el acceso al agua y el saneamiento y el estado cada vez más precario de los ríos. Presenta opciones para las medidas que se pueden adoptar para mejorar la seguridad del agua, para mitigar la creciente presión de la población en auge, la urbanización, la contaminación, la sobreexplotación de las aguas subterráneas, el cambio climático y otros factores.

"El agua ayuda a la salud y a los medios de vida, crece nuestra comida, alimenta nuestra industria, y refresca nuestras plantas generadoras, y estos diferentes usos ya no pueden considerarse de forma aislada", dijo Ravi Narayanan, Vice-Presidente del Consejo de Administración APWF. "A menos que estas necesidades que compiten estén en equilibrio, la seguridad del agua seguirá siendo difícil, lo que socava los beneficios del desarrollo y la calidad de vida de miles de millones de personas en la región, especialmente los pobres."

Los niveles actuales de inversión, junto con políticas e instituciones obsoletas no han logrado proporcionar seguridad hídrica. El estudio pone de relieve la importancia de un uso más productivo del agua, incluyendo un mayor reutlización del de agua utilizada. Corporización de los servicios de agua para mejorar su eficiencia, el aumento de inversión en saneamiento, fomentando los usos del agua más productivos como son producción de alimentos y energía; imponer más regulaciones sobre el uso de las aguas subterráneas, mejorar los servicios de riego, fortalecimiento de la gestión de las cuencas fluviales; movilizar la inversión del sector privado para limpiar los ríos; y mejorar la gestión del riesgo de desastres, son esenciales para un futuro más seguro de agua.

Comentarios