La Asociación Tecnológica para el Tratamiento del Agua como impulsor del sector empresarial español

959
0
959

Artículo de Ángel Cajigas. Director General de ATTA*

La política hidráulica en España ha estado condicionada en las últimas décadas fundamentalmente por dos aspectos:

  • La disponibilidad de los recursos hídricos sobre todo en el área mediterránea y archipiélago canario.
  • La calidad de las aguas continentales y costeras.

Para afrontar ambos retos se han puesto en marcha a lo largo del tiempo diversos programas de infraestructuras, no sin antes llevar a cabo ejercicios previos tanto desde el punto de vista legislativo como planificador, de manera que desde la propia Administración hidráulica se ha propiciado el marco adecuado para el buen desarrollo de los mismos.

De todos es sabido que nuestras características climatológicas, su irregularidad en tiempo y espacio, condicionan el balance hídrico en las diferentes cuencas hidrográficas, de manera que mientras unas son claramente excedentarias otras han venido necesitando de aportaciones externas (y otras medidas complementarias) para hacer frente a las demandas.

Nuestro actual modelo de desarrollo económico ha primado no solo el regadío en áreas cuya producción agraria aporta gran valor añadido sino también una cultura del ocio ligada a una potente actividad turística.

Y es en áreas con limitados recursos hídricos, con recurrentes períodos de escasez, donde se dan no solo las mejores condiciones para una oferta turística muy apreciada a nivel internacional sino que además el sector agrario del regadío es tradicionalmente muy significativo, provocando así un incremento de las demandas de agua y no pocos quebraderos de cabeza a los responsables de la planificación hidrológica.

Muchas han sido las medidas adoptadas para adaptar la oferta a la demanda, conviviendo sistemas de transferencia desde otras cuencas con las tecnologías que proporcionan nuevos recursos como son la reutilización de aguas residuales y la desalación. Ahora bien la aprobación de la Directiva Marco del Agua (DMA) ha puesto encima de la mesa un nuevo enfoque para una gestión más eficiente del agua poniendo mayor énfasis no tanto en soluciones estructurales (que siguen siendo necesarias no obstante) sino en medidas que persigan la eficiencia y el ahorro (modernización de regadíos, reducción fugas, etc.) pero también pero también en el impulso de un mayor aprovechamiento de las aguas subterráneas y los recursos no convencionales.

De esta manera y en poco más de diez años el centro de gravedad del uso de aguas depuradas para su reutilización, así como de las aguas desaladas, ha pasado de las Islas Canarias (donde se constituyeron las primeras infraestructuras a finales de los años sesenta y primeros de los setenta) al área mediterránea. 

Así mientras en 2005 más de un tercio del agua desalada se producía en Canarias, en los próximos años el área mediterránea tendrá una capacidad de producción que representará el 80% del total con ocho instalaciones que superan los 100.000 m3/día de las que dos están diseñadas para más de 200.000 m3/día. Lo mismo se puede decir de la reutilización donde la Región de Murcia reutiliza prácticamente el 100% de lo que depura y Valencia que llegará al 75% en los próximos años.

Esta situación es la que nos ha llevado a ser la primera potencia europea en recursos no convencionales, a que seamos el cuarto país productor de agua desalada a nivel mundial y que las ocho empresas de ATTA figuren en el TOP 20 según la Global Water Intelligence.

Hoy las empresas de ATTA construyen instalaciones en quince países (excluyendo España) con una capacidad total prevista de tres millones de metros cúbicos diarios convirtiéndonos en un referente mundial como lo demuestra el hecho de ser los gestores de instalaciones en países como Australia, Israel, EEUU, Emiratos, Norte de África, Chile, México, China, etc.

En materia de mejora de la calidad de las aguas varios son los hitos que marcan el cambio de una política mas centrada en la obtención del recurso por otra en la que el concepto calidad y protección del medioambiente ganaría visibilidad. Pero es la promulgación de la Directiva Europea 91/271 y la posterior aprobación en España del Plan Nacional de Depuración en 1995 (revisado y ampliado en 2007 con el Plan Nacional de Calidad) lo que realmente impulsa la puesta en marcha de un programa de infraestructuras de saneamiento y depuración cuyo resultado es palpable tanto en los indicadores de control del agua de los ríos como en la evolución positiva en zonas de baño, áreas piscícolas, etc.

Tras la aprobación de la Directiva se han construido en España más de mil estaciones depuradoras habiéndose pasado de un ratio del 30% a otro del 90% referido a la población conectada a sistemas de depuración.

Hoy se depuran en España 3500 millones de metros cúbicos al año y contamos con instalaciones tanto convencionales como de tratamiento avanzado con sistemas de reducción de nutrientes y otras en las que se incorporan nuevas tecnologías de filtración biológica en grandes instalaciones o más recientemente el empleo de tecnologías de membranas para garantizar una excelente calidad del efluente allí donde las condiciones del medio receptor lo requieran o donde la prevista reutilización lo haga necesario en función de los criterios establecidos en el Real Decreto 1620/2007 que es el marco jurídico que regula las condiciones para la reutilización.

Así pues legislación, planificación y administración hidráulica han sido tres necesarios pilares sobre los que se ha apoyado la evolución de la política hidráulica en España. El cuarto pilar, que termina por certificar el progreso y el desarrollo tecnológico, ha sido el sector empresarial que, haciendo de necesidad virtud, ha visto consolidado y reforzado su nivel de experiencia y buen hacer tanto en diseño y construcción como también en la explotación y gestión posterior.

Un sector empresarial, que ATTA representa, que tras participar en todos los programas expuestos y hacer posible que la marca España en esta materia sea hoy muy valorada en el mercado internacional quiere seguir demostrando sus capacidades en nuevos mercados por explorar, consolidándose en los que está presente, elevando así su nivel de internacionalización para lo que apuesta por la innovación y por la competitividad.

ATTA nace en 2004 con vocación no solo de crear un estado de opinión en torno al papel de las tecnologías del tratamiento del agua, sino también de participar activamente en las reformas legislativas que puedan afectar al sector del agua así como prestar la máxima colaboración y cooperación con las Administraciones públicas y los organismos encargados de la gestión del agua.

Pero también nació en un contexto prometedor para el desarrollo de la actividad asociativa empresarial.

  • Aprobación de un nuevo Plan de Depuración en el que se espera de la Administración mayor valentía ante la innovación tecnológica.
  • Desarrollo de un ambicioso plan de desalación que multiplica por dos la capacidad de producción en menos de una década aplicando nuevos sistemas de recuperación y ahorro energético.
  • Ante la evolución de nuevos proyectos de reutilización de aguas depuradas se impulsa definitivamente el marco regulatorio que se traduce en la aprobación del Real Decreto antes mencionado.
  • Aplicación de los nuevos criterios impuestos en la modificación de la Directiva sobre la Calidad de las Aguas para el abastecimiento por lo que nuevas exigencia están dando paso ya a nuevas tecnologías.

Pero con ser todo lo anterior de gran importancia el factor verdaderamente limitante está siendo la financiación de todas las infraestructuras derivadas del elenco normativo existente.

Lo que hace unos años se intuía como necesidad, hoy es una realidad que ya nadie pone en duda.

La reducción de fondos europeos y las mas reciente crisis financiera son el punto de inflexión para que la Administración hidráulica busque en el Sector privado un colaborador y aliado necesario y es aquí donde el papel de ATTA, como Asociación Empresarial, se hace más relevante en su condición no solo de interlocutor sino de incentivador para conseguir ese estado de opinión favorable a una financiación privada que haga cambiar a su vez la percepción que tienen los ciudadanos a este respecto ya que ahora deberán jugar un papel no tanto como contribuyentes sino como usuarios de un servicio fundamental como es el abastecimiento y saneamiento.

Las empresas de ATTA en Iberoamérica

El Sector español del Tratamiento de Agua está apostando claramente por el mercado iberoamericano donde está desarrollando una gran actividad en la ejecución y gestión de importantes y muy significativas infraestructuras tanto de abastecimiento como de saneamiento aplicando no solo nuestra experiencia tecnológica sino participando en modelos de financiación privada que las hagan posibles.

En materia de depuración merecen destacar:

  • Perú (Lima, Arequipa)
  • Brasil (Campos de Jordao, Riberao Preto, Arrudas)
  • Chile (Santiago)
  • México (Atotonilco)

En Potabilización:

  • Perú (Arequipa, Pachacutel)
  • República Dominicana (Peravia)
  • México (Queretaro, San Luis Potosí, Cutzamala)

En Desalación:

  • Chile (Antofagasta, Candelaria, Copiapo Valley)
  • México (Cabo San Lucas)

Es evidente pues el interés de ATTA, como Asociación Empresarial, por propiciar encuentros y debates en torno a una temática en el que podemos aportar experiencia e innovación y no sólo con contactos bilaterales sino también institucionales de la mano de las diferentes Administraciones.

Buena prueba de ello ha sido la participación del Director General Ejecutivo de ATTA en el reciente Foro organizado por ANEAS, el IMTA e IBEROEKA, en Cuernavaca sobre “Innovaciones en la gestión del agua en Iberoamérica” a los que agradecemos esa oportunidad para ofrecernos a una mayor cooperación y colaboración a través de nuestros respectivos conocimientos y capacidades.

* ATTA es la Asociación Tecnológica para el Tratamiento del Agua y agrupa a las principales empresas españolas del sector.

Comentarios