Los desastres naturales, cada vez más comunes y frecuentes con un clima que cambia de manera permanente

182
0
  • Residentes de Tacloban, en Filipinas, trabajan en tareas de recuperación después del tifón Haiyan (Banco Mundial)
    Residentes de Tacloban, en Filipinas, trabajan en tareas de recuperación después del tifón Haiyan (Banco Mundial)
  • Representantes gubernamentales y expertos de todo el mundo se reúnen esta semana en Japón para elaborar un marco para la reducción del riesgo de desastres a nivel mundial después de 2015. En la víspera de las reuniones, los riesgos se vieron cercanos cuando un ciclón puso en peligro a las comunidades en el Pacífico.
  • Varias nuevas publicaciones del Grupo Banco Mundial y del Fondo Mundial para la Reducción de los Desastres y la Recuperación (GFDRR) ayudarán a definir los desafíos y las recomendaciones para seguir avanzando, y funcionarios del Grupo Banco Mundial y del GFDRR compartirán durante la conferencia conocimientos sobre temas como una mejor reconstrucción después de las catástrofes y el aumento de la resiliencia en los pequeños Estados insulares.

Sobre la Entidad

Banco Mundial
El Banco Mundial es uno de los organismos especializados de las Naciones Unidas, que se define como una fuente de asistencia financiera y técnica para los países en desarrollo.
182

En 2014, lluvias torrenciales y deslizamientos de tierra en los Balcanes afectaron a más de 1 millón de personas, provocando un retroceso en la economía de Bosnia y Herzegovina que significó una caída de alrededor del 15 % del producto interno bruto (PIB). En la medida que las temperaturas se vuelvan más cálidas, se espera un aumento en la frecuencia y la intensidad de las tormentas y sequías.

En este contexto, más de 9000 personas se reunieron en Sendai (Japón) con ocasión de la Conferencia Mundial sobre la Reducción del Riesgo de Desastres, (i) con el objetivo de formular un nuevo marco internacional que oriente la implementación de los esfuerzos en materia de gestión del riesgo de desastres en todo el mundo en los próximos años. La importancia y el valor de la gestión del riesgo de desastres se hace evidente cuando sucede cada nueva catástrofe. Justo antes de la conferencia, el ciclón Pam amenazaba a varias islas en el Pacífico.

“En la medida que los desastres se vuelven más comunes y frecuentes con un clima que cambia de manera permanente, ‘la planificación para lo peor’ debe jugar un rol central en el desarrollo”, dijo el presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim. “Necesitamos más financiamiento para ayudar a aumentar la resiliencia de las personas, sus comunidades y sus países frente a los impactos del cambio climático y los desastres. No podemos solo esperar que las catástrofes nos golpeen”.

Un nuevo marco de acción

Los desastres se vuelven más comunes y frecuentes con un clima que cambia de manera permanente

El nuevo marco para después de 2015 sucederá al Marco de Acción de Hyogo (2005-2015), que ha sido una herramienta eficaz para motivar y seguir los avances de los países en materia de resiliencia frente a los desastres.

Se han logrados bastantes progresos durante la década pasada, pero queda mucho por hacer. Esto es particularmente cierto en los países en desarrollo, donde las ciudades se están expandiendo rápidamente y se está invirtiendo en nueva infraestructura, hogares y escuelas. Se espera que se construya más en las próximas dos décadas que en los últimos 6000 años. Para evitar poner en peligro a las personas, es crucial cerciorarse de que tanto en la planificación como en la construcción de esta nueva infraestructura se considere el tema de la resiliencia.

La meta propuesta de la versión preliminar del nuevo marco reconoce la necesidad de prevenir la creación de nuevos riesgos así como de reducir los existentes. Este nuevo marco proporciona una oportunidad de avanzar en las fortalezas del Marco de Hyogo, mejorar las insuficiencias que se reconocen e impulsar la incorporación de la gestión del riesgo de desastres en los enfoques de desarrollo sostenible y de reducción de la pobreza de los países.

También se reconoce y se considera importante la disminución del riesgo acumulado. No se puede lograr que cada hogar o cada escuela tengan capacidad de adaptación, pero se podrían salvar millones de vidas si se contara con mejores sistemas de detección temprana y de respuesta, sistemas de drenaje mejorados e infraestructura reforzada.

Nuevos recursos para la reducción del riesgo de desastres

Con una creciente cartera de gestión del riesgo de desastres, por un total de US$5300 millones en el ejercicio de 2014, el Grupo Banco Mundial considera la resiliencia y la reducción del riesgo como elementos centrales de sus objetivos de aliviar la pobreza y fomentar la prosperidad compartida.

El Grupo Banco Mundial y el GFDRR participaron en las sesiones en Sendai, en mesas redondas ministeriales, sesiones de trabajo con múltiples partes interesadas y sesiones de foros públicos. Estas actividades se centraron en temas relacionados con la crucial gestión del riesgo de desastres, entre ellos mejorar la reconstrucción después de las catástrofes, aumentar la resiliencia en los pequeños Estados insulares y, a través de una edición especial del Diálogo de la Resiliencia, avanzar en los objetivos de resiliencia posteriores a 2015. Durante la conferencia también se lanzó un Fondo de Desafíos, dirigido a respaldar proyectos de identificación de riesgos de desastres y que cuenta con el apoyo del GFDRR y el Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido.

El Grupo Banco Mundial y el GFDRR dieron a conocer varias nuevas publicaciones, incluyendo el informe infográfico Investing in Resilience (Invertir en resiliencia); una nota de políticas que promueve la justificación comercial de la gestión del riesgo de desastres tituladaTriple Dividend of Resilience (El triple dividendo de la resiliencia); una guía actualizada sobre el marco de recuperación de desastres; cuatro nuevos informes sobre temas específicos relacionados con la gestión del riesgo de desastres que sustentan los informes de evaluación global (GAR, por sus siglas en inglés), producidos en asociación con la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR); dos nuevos informes sobre desarrollo impulsado por la comunidad, y un nuevo conjunto de Historias de Impacto del GFDRR. Este es un año histórico para los acuerdos internacionales, incluyendo los objetivos de desarrollo sostenible, (i) las negociaciones sobre el clima en París (i) y las discusiones sobre el financiamiento para el desarrollo en Addis Abeba. (i) La Conferencia Mundial sobre la Reducción del Riesgo de Desastres tiene el potencial de establecer el tono de estos diálogos, cerciorándose de que en estos se incorpore el tema de la resiliencia de modo que la comunidad internacional y los países sean capaces de formular políticas y llevar a cabo acciones dirigidas a encontrar soluciones sostenibles y adaptables para enfrentar los cada vez mayores desafíos en materia climática y de desastres.

“El Marco de Acción de Hyogo fue crucial para centrar la atención internacional y el esfuerzo en la reducción del riesgo de desastres”, señaló Rachel Kyte, vicepresidenta y enviada especial para el Cambio Climático del Banco Mundial. “El año próximo ofrece una oportunidad única de llevar este impulso al siguiente nivel, comenzando en Sendai, y luego en Addis Abeba y París. A través de estas negociaciones definitorias sobre el desarrollo y el clima, podemos asegurarnos de que el tema de la resiliencia esté completamente incorporado en el marco de desarrollo posterior a 2015”.

Comentarios

La redacción recomienda

10/11/2017

Los impactos de la sequía son de gran alcance y duraderos

28/09/2017

¿Caminarías cinco horas para conseguir agua?