TerrAfrica: Desarrollando la capacidad de adaptación del suelo en un clima cambiante

23
0
  • TerrAfrica: Desarrollando capacidad adaptación suelo clima cambiante
  • La coalición TerrAfrica reúne a actores clave de los países africanos a través de todos los sectores, las fronteras y las religiones, y a asociados en la tarea del desarrollo, como el Banco Mundial, para abordar la degradación del suelo y crear paisajes con capacidad de adaptación.
  • Como integrante de TerrAfrica, el Banco Mundial apoya el trabajo analítico de vanguardia, el intercambio de conocimientos y la innovación, así como también la recuperación de tierras a gran escala, lo cual contribuye a la reducción sostenida de la pobreza y al desarrollo económico.
  • Una nueva iniciativa, apoyada por TerrAfrica, para recuperar 100 millones de hectáreas de tierras degradadas en África antes de 2030 se pondrá en marcha en el marco de la Conferencia de las Partes de la CMNUCC en París.

Sobre la Entidad

Banco Mundial
El Banco Mundial es uno de los organismos especializados de las Naciones Unidas, que se define como una fuente de asistencia financiera y técnica para los países en desarrollo.
23

La manera de gestionar los recursos naturales en África tiene un impacto directo en la capacidad de los países para alcanzar los objetivos de desarrollo. Más del 30 % de los ingresos del quintil más pobre de la población de África al sur del Sahara se deriva de los recursos forestales y ambientales, haciéndolos particularmente vulnerables a la degradación de los recursos, que es agravada por los efectos climáticos. Excluyendo los desiertos, las salinas, los lagos y las montañas, la degradación del suelo afecta a más del 22 % de las tierras del continente. Esto repercute en la capacidad del suelo para desarrollar el ciclo de los nutrientes, filtrar y absorber el agua, y mantener la cubierta vegetal y, por lo tanto, pone en peligro la capacidad de alimentarse y prosperar de millones de familias.

Estrategias novedosas para abordar la degradación del suelo

Una década de intervenciones, con el apoyo de la alianza TerrAfrica, ha demostrado que la lucha contra la degradación del suelo es posible y se puede repetir a gran escala. Creada en 2005 con el apoyo del Banco Mundial y otros asociados, TerrAfrica reúne a los países africanos y sus asociados para compartir una visión común, intercambiar conocimientos, y aumentar las inversiones de modo de obtener resultados transformadores. La Unión Africana/NEPAD, que actúa como Secretaría de TerrAfrica, con un fuerte apoyo del Banco Mundial y asociados —entre ellos la Unión Europea y los Gobiernos de los Países Bajos y Noruega—, usó su poder de convocatoria para reunir ideas avanzadas y estrategias novedosas sobre la degradación del suelo (ver recuadro 1).

“Se está desplegando una cantidad enorme de esfuerzo humano para superar los problemas de la degradación de la tierra, con el objetivo final de lograr un desarrollo sostenible de África. El principal resultado ha sido la generación de una agenda ambiciosa para ampliar las iniciativas relacionadas con los paisajes, integrando las políticas y los servicios requeridos por el suelo, la biodiversidad, el agua y otros recursos, y abordando al mismo tiempo temas críticos como el cambio climático, la degradación del suelo, la pobreza y la escasez de recursos”, dijo Ibrahim Mayaki, secretario ejecutivo de la Agencia de Planificación y Coordinación de la Unión Africana/NEPAD.

La lucha contra la degradación del suelo es posible y se puede repetir a gran escala

En relación con TerrAfrica, el Banco Mundial ha apoyado varios proyectos de recuperación de paisajes a gran escala:

  • En Etiopía, la recuperación de tierras a gran escala ha transformado las vidas y los medios de subsistencia de 30 millones de personas. Esto se hizo a través de un programa gubernamental apoyado en parte por el Banco Mundial, que posibilitó el uso más productivo de 15 millones de hectáreas de tierras comunales e individuales. Tecnologías tales como las terrazas en colinas, los diques de tierra y la captación de agua han mejorado significativamente la humedad del suelo, han acelerado el crecimiento y la regeneración de las plantas y han repuesto las aguas subterráneas y los flujos de los manantiales.
  • En Níger, (se plantaron 60 millones de árboles en un periodo de 12 años en las décadas de 1980 y 1990, principalmente a través de la regeneración natural gestionada por los agricultores. Para 2005, se habían regenerado 5 millones de hectáreas, o casi la mitad de las tierras de cultivo del país. En 2010, el aumento de la densidad de los árboles en las granjas beneficiaba a 4,5 millones de personas, permitiéndoles ser menos vulnerables y más resilientes a las sequías periódicas.

Durante sus 10 años de existencia, TerrAfrica ha apoyado la implementación de dos importantes programas de inversión: el Programa de Inversión Estratégica de 2008, que movilizó más de USD 1000 millones (dólares estadounidenses) para abordar la degradación del suelo en África, a través de 36 proyectos y programas, y el Programa del Sahel y África occidental de 2011 del Banco Mundial y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) en respaldo de la Iniciativa de la Gran Muralla Verde. Este es un programa por un monto de USD 1100 millones que promueve las prácticas de uso sostenible de la tierra en 12 países para desarrollar la capacidad de adaptación de los ecosistemas y los medios de subsistencia. Incluyendo inversiones en 12 países: BeninBurkina FasoChadEthiopiaGhanaMaliMauritaniaNiger,NigeriaSenegalSudan y Togo y apoyados por un Centro regional para construir resiliencia a través de la innovación, las comunicaciones y el conocimiento (BRICKS). El 1 de diciembre de 2015, el Banco Mundial anunció su intención de aumentar su apoyo a la Iniciativa de la Gran Muralla Verde con una inversión adicional de USD 1900 millones.

“Ahora que la alianza TerrAfrica está celebrando su décimo aniversario, su mandato es tan importante como antes a la luz de los impactos cada vez mayores del cambio climático que agravan los problemas de la gestión de los recursos existentes que enfrenta África. Estos desafíos son graves en particular en las zonas áridas de África que son altamente vulnerables en los aspectos económico, ecológico y social”, dijo Magda Lovei, gerente del Departamento de Prácticas Mundiales de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Banco Mundial, que supervisa el programa. “Debemos redoblar nuestros esfuerzos para aprovechar los éxitos del pasado y las soluciones innovadoras”.

Con miras al compromiso de la recuperación a gran escala

Para promover estos logros, TerrAfrica, en colaboración con el Banco Mundial, el Instituto de Recursos Mundiales, centros de excelencia africanos y otras entidades, pondrá en marcha la Iniciativa de África sobre paisajes con capacidad de adaptación el 6 de diciembre de 2015 en París, durante el Foro Global sobre Paisajes en el marco de la Conferencia de las Partes (COP) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). La iniciativa se compromete a recuperar 100 millones de hectáreas de tierras degradadas antes de 2030, y representa una oportunidad para ampliar y aprovechar las intervenciones en los diferentes usos del suelo y de los recursos naturales y maximizar así los beneficios ecológicos y económicos.

“A través de esta iniciativa, esperamos que los actores relacionados con la tierra y los encargados de la formulación de políticas reconozcan la importancia de ir más allá de las intervenciones de un solo sector hacia una estrategia integrada del paisaje”, dijo Paola Agostini, experta mundial en el tema de paisajes del Banco Mundial. “Este enfoque brinda la posibilidad real de hacer que los paisajes tengan mayor capacidad de adaptación y sean más productivos, para que las generaciones futuras sigan beneficiándose”.

Comentarios

La redacción recomienda

10/11/2017

Los impactos de la sequía son de gran alcance y duraderos

28/09/2017

¿Caminarías cinco horas para conseguir agua?