La taxonomía predice el impacto de una especie en los ecosistemas

111
0
111

(SINC) Las redes tróficas son aquellas que definen quién come a quién en un ecosistema y, cómo en una obra de teatro, no todos los actores tienen el mismo protagonismo en la historia. Algunas de estas especies son vitales para el buen funcionamiento de la red alimenticia, mientras que otras tienen menos peso.

“Una misma especie tenderá a tener papeles similares en diferentes redes”, explica Jordi Bascompte, investigador en la Estación Biológica de Doñana (CSIC), que ha dirigido el estudio. De hecho, este rol no sólo será adoptado por organismos de la misma especie, sino por aquellos que compartan una historia evolutiva. “Especies evolutivamente similares tienen a tener la misma importancia”, añade.

El hallazgo, que se publica esta semana en Science, implica que dentro de una determinada comunidad, las especies clave pueden ser establecidas con anticipación en función de su taxonomía.

Prever el impacto de especies invasoras

Esto puede constituir una herramienta que facilite “estrategias informadas de conservación”. Además, “los resultados podrán utilizarse para prever el impacto potencial de una especie invasora en un ecosistema”, apunta Bascompte.

“Los ecólogos intentamos construir marcos conceptuales que ayuden a predecir cómo se organiza la biodiversidad. Las especies no se encuentran aisladas, sino que forman redes complejas de interdependencia cuya estructura denominamos la arquitectura de la biodiversidad”, indica el científico.

Gracias al análisis de 32 redes tróficas empíricas compuestas por 2.468 especies experimentales, el equipo ha descubierto 54 roles diferentes que un organismo puede adoptar. Estos roles son definidos por la posición de la especie en lo que son los bloques básicos que constituyen la red trófica y su importancia dinámica para la persistencia de la red.

Bascompte concluye: “La identidad y la historia evolutiva de una especie nos permite entender qué posición jugarán estas especies en el contexto de la red, independientemente de que la red esté, por ejemplo, en Nueva Zelanda o en Europa”.

La investigación ha contado con la colaboración de investigadores de la Universidad de Canterbury (Nueva Zelanda), la Universidad Northwestern (EE UU) y la Universidad Rovira y Virgili.

Referencia bibliográfica:

Daniel B. Stouffer, Marta Sales‐Pardo, M. Irmak Sirer, Jordi Bascompte. “Evolutionary Conservation of Species’ Roles in Food Webs”. Science. DOI: 10.1126/science.1216556 23 de marzo de 2012

Comentarios