Raúl de Tapia: “Las poblaciones de peces autóctonos se encuentran bastante desmejoradas en la cuenca del Duero”

186
0
186
  • Río Duero a su paso por Zamora
  • Según la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), la introducción de especies exóticas constituye actualmente la segunda amenaza más importante para la biodiversidad nativa.

(DICYT) En los últimos años, la introducción artificial de especies exóticas supone una de las mayores amenazas para la conservación de la fauna autóctona de nuestros ríos. Según la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), la introducción de especies exóticas constituye actualmente la segunda amenaza más importante para la biodiversidad nativa, precedida solo por la destrucción y fragmentación de hábitats. Lucios, salmones del Pacífico, truchas arcoiris, peces sol, carpas o alburnos son algunos de estos animales, a los que se suman otras especies dañinas como el cangrejo rojo americano, el cangrejo señal, la almeja asiática o la tortuga de florida.

En el marco del Día Internacional de la Biodiversidad, que se celebra hoy, el presidente de la Red de Custodia del Territorio de Castilla y León y director técnico de la Fundación Tormes-EB, Raúl de Tapia, impartió una conferencia en el Museo de la Ciencia de Valladolid en torno a la biodiversidad en la Cuenca del Duero. La charla se encuadra en el ciclo asociado a la exposición Entre ríos anda el juego.

Como explica a DiCYT Raúl de Tapia, “a raíz de las introducciones de peces exóticos la fauna piscícola autóctona se encuentra bastante desmejorada”. “Es como si de repente metiéramos en la dehesa salmantina o en los cerros vallisoletanos tigres, leones o elefantes de manera artificial. Un ejemplo similar es lo que se está haciendo con la introducción deliberada de peces exóticos con unos u otros fines, especies que terminan distorsionando ese ecosistema acuático que son los ríos”, añade.

El experto apunta que hay algunos tramos del Duero mejor conservados, como el tramo alto, mientras que en las zonas medias donde ya empieza a haber poblaciones e industrias “se empieza a complicar su estado”. Por otro lado, apunta, “es necesario hablar de afluentes que van derivando sus aguas hacia el Duero y al final es el que va recibiendo las perturbaciones e impactos de todos aquellos que nos vinculamos a esta cuenca”.

De Tapia destaca la importante biodiversidad presente en España y, concretamente, en Castilla y León, “un patrimonio bastante envidiable respecto al resto de Europa”. No obstante, los ríos “nunca van a estar en un estado de conservación óptimo al cien por cien” y es necesario concienciar a la población y sumar esfuerzos.

“Podemos establecer relaciones de armonía y conciliación en nuestro día a día con esa biodiversidad. Desde nuestra entidad planteamos el voluntariado de los ríos. Creemos que desde el medio urbano y el medio rural se puede colaborar en la limpieza de los ríos, con plantaciones en las vegas o en el conocimiento de que lo que significan estos ecosistemas ribereños”, señala. En este sentido, la entidad trabaja con colectivos tan variados como el grupo de teatro Lorca de Valladolid, con el que colaboran desde hace cuatro años en programas de voluntariado en ríos. Durante la conferencia de hoy, ambas agrupaciones presentarán un cortometraje de ficción que ha sido rodado en las riberas del Tormes. “Divulgación y conservación tienen que ir hermanadas, la divulgación tiene que venir acompañada de colaboración por parte del ciudadano o de la persona del medio rural”, añade de Tapia.

Custodia del territorio

Raúl de Tapia Martín, biólogo y consultor ambiental y patrimonial, ha trabajado durante más de 20 años en el campo de la educación e interpretación ambiental, actividad a la que sigue ligado, coordinando un amplio número de proyectos, cursos y publicaciones. Desde hace cinco años, se ha volcado en la custodia del territorio promoviendo la creación de la Red de Castilla y León y formando parte del Foro de Entidades y Redes de Custodia (FRECT). Además, ha focalizado la atención sobre la custodia fluvial, siendo ahora presidente de la Red de Custodia del Territorio de Castilla y León.

En esta línea, ha sido uno de los impulsores de la consecución del primer convenio de custodia fluvial firmado en España entre un organismo privado (Fundación Tormes) y la administración hidráulica (en este caso, la Confederación Hidrográfica del Duero), lo que demuestra el compromiso con esta herramienta de gestión territorial ligada a los ríos. En la actualidad está abriendo vías con empresas que quieran volcar su responsabilidad social corporativa en la recuperación de espacios para la conservación. Paralelamente, promociona un modelo de ecoturismo que participe activamente en la mejora de los entornos fluviales.

Comentarios