Acció Ecologista Agró reclama que el Plan Hidrológico del Júcar proteja las zonas húmedas valencianas

23
0
23

Acció Ecologista Agró reclama en sus alegaciones al Plan Hidrológico del Júcar (PHJ) que este documento proteja todas las zonas húmedas de la Comunitat y que se incremente la cantidad de agua de calidad que la Albufera recibe del río.

Según ha informado la entidad en un comunicado, el PHJ es un "documento continuista en política de agua que sigue sin apostar por el buen estado ecológico del dominio público hidráulico, especialmente por lo que respecta a las zonas húmedas". A su juicio, el PHJ "no soluciona los conflictos hidráulicos vinculados a la conservación de los humedales, puesto que incluso continúa sin reconocer marjales" en Valencia y Castellón.

Además, en el caso de las zonas húmedas, que sí que reconoce, en la Albufera "no aporta suficiente cantidad de agua de calidad para asegurar su buen estado ecológico". Para proteger y conservar correctamente las zonas húmedas de la Comunitat, AE-Agró ha pedido a la Confederación Hidrográfica del Júcar que, tal y como exige la Ley de Aguas del Estado, reconozca en el PHJ "todos los humedales que sobreviven en nuestro territorio".

En concrento, se reclama el reconocimiento del marjal del Monte en la zona de l'Horta Nord y la del Cuadro de Santiago, en Benicàssim, que considera que son "los casos más flagrantes". Sobre la Albufera, asegura que con el PHJ "seguiría sin contar con unos requerimientos hídricos mínimos para poder recuperar los valores naturales del lago y de las 14.000 hectáreas de marjal y arrozales de este parque natural".

Aportaciones

Así, mientras el PHJ propone una aportación anual de agua para la Albufera de "sólo 167 HM3", AE-Agró considera que, en función de los datos del 'Estudio para el desarrollo sostenible de la Albufera', la cifra debería de ser de 254 anuales como mínimo, de los que 121 deberían de llegar "directamente" del río Júcar, por las acequias del norte y de el oeste del parque. "El resto serían aportaciones superficiales y subterráneas de la lluvia y caudales urbanos e industriales, tratados siempre previamente en estaciones depuradoras y con una concentración de fósforo inferior a los 0,05 mg/l", indica.

A su juicio, la propuesta que realiza la CHJ "es tan poco ambiciosa que supone volver a cifras de 1994 (periodo de máxima sequía) e implica que el lago sólo podrá renovar anualmente siete veces sus aguas" cuando "realmente necesita un mínimo de renovaciones que ronda la quincena".

Comentarios