Los ecologistas califican de 'arcaica e ilegal' la gestión de la pesca en la Comunidad de Madrid

79
0

Diferentes colectivos ecologistas han tachado de "arcaica, ilegal, y muy perjudicial para los peces salvajes" de los ríos la gestión de la pesca en la Comunidad de Madrid, aprovechando que el domingo se abre la veda para la pesca de la trucha en los ríos de la región.

Desde esa fecha los aficionados podrán pescar en una veintena de cotos de pesca que existen en la Comunidad de Madrid. Las asociaciones señalan que los tramos libres de los ríos prácticamente "carecen de ejemplares a los que tentar con los cebos".

Muchas de las truchas que capturarán los aficionados pertenecen a especies, o estirpes, ajenas a los ríos madrileños

Así lo han indicado en una nota de empresa las entidades AEMS-Ríos con Vida, Asociación Ecologista del Jarama 'El Soto', la Asociación Geográfica Ambiental, ARBA (Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono, la Asociación Vida Silvestre Ibérica, Ecologistas en Acción, Grupo de Acción para el Medio Ambiente (GRAMA), Jarama Vivo, Red Ciudadana por una Nueva Cultura del Agua en el Tajo y sus Ríos, SEO/BirdLife, Sociedad Caminera del Real de Manzanares, Red Montañas, Unipesca, Verdes de la Comunidad de Madrid.

"Muchas de las truchas que capturarán los aficionados pertenecen a especies, o estirpes, ajenas a los ríos madrileños, procedentes de piscifactorías comerciales. La ordenación de la pesca y la conservación de los tramos fluviales continua un año más inalterada, a pesar de la difícil situación por la que atraviesan los ríos madrileños y los peces que los habitan", critican.

Además, los ecologistas han señalado que la Consejería de Medio Ambiente "sigue ignorando la lamentable situación de los ríos, y un año más entrega la gestión de muchos de los tramos fluviales mejor conservados a entidades privadas de pescadores mediante convenios opacos".

"La calidad de la pesca, y la conservación del patrimonio fluvial de los madrileños, están gravemente condicionadas por la liberación masiva de peces exóticos que se realiza todos los años, más de 60 toneladas en 2012", han señalado.

Suelta de truchas comerciales

Los colectivos aseguran que la suelta de especies de truchas comerciales y ajenas en los ríos madrileños, tanto de la especie arcoíris (originaria de Norteamérica), como de truchas comunes de procedencia centroeuropea, "provoca graves problemas, entre otros la competencia sobre el territorio y los recursos, hibridación con las especies autóctonas (caso de las truchas comunes), alteraciones en la cadena trófica, riesgos sanitarios, etc".

"Mientras las últimas poblaciones de truchas salvajes de nuestros ríos (trucha fario) se refugian en tramos marginales de algunos arroyos, las poblaciones de ciprínidos siguen el mismo camino. La boga de río ha desaparecido de gran parte de los ríos madrileños, el barbo común está desapareciendo en muchos tramos fluviales, como el río Lozoya, donde las mortandades se suceden año tras año en el río que da de beber a la Comunidad de Madrid", han explicado.

De hecho, según han explicado, se está dando la paradoja de que las poblaciones de peces autóctonos se están relegando a sitios relictos "sin que la Administración regional ponga ningún impedimento normativo para la expansión de los peces invasores".

Por otro ello, las asociaciones firmantes creen "urgente" un cambio en la gestión de los ríos y de la pesca, "donde la prioridad sea la conservación y la recuperación de los recursos autóctonos sobre la actividad comercial, que garantice la pesca sostenible y de calidad frente a la actual pesca extractiva y artificial, que debería limitarse a escenarios aislados del medio natural (lagunas, por ejemplo)".

Comentarios