La Comisión de Aguas informa negativamente del proyecto de márgenes del dragado del Guadalquivir

135
0
135

Las Comisiones de Agua y de Biodiversidad del Consejo de Participación del Espacio Natural de Doñana, reunidas el pasado jueves en Hinojos (Huelva) tras una primera convocatoria que se aplazó hasta contar con el asesoramiento científico que sí han tenido en esta ocasión, se han celebrado este jueves con vistas a valorar el proyecto para la protección de las márgenes del río Guadalquivir elaborado por la Autoridad Portuaria de Sevilla de modo complementario, y según los condicionantes incluidos en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), al dragado de profundización que promueve el propio Puerto sevillano.

En este sentido, fuentes de Ecologistas en Acción y de WWF pertenecientes a dichos organismos han confirmado a Europa Press que se ha aprobado como conclusión principal elevar al Pleno del Consejo una sola propuesta de informe negativo a la iniciativa, una vez que se ha producido la exposición de expertos científicos de la Estación Biológica de Doñana y de los investigadores Miguel Ángel Losada y Javier Ruiz, grandes conocedores del cauce fluvial y responsables de la coordinación del estudio 'Propuesta metodológica para diagnosticar y pronosticar las consecuencias de las actuaciones humanas en el estuario del Guadalquivir'.

Se ha aprobado como conclusión principal elevar al Pleno del Consejo una sola propuesta de informe negativo a la iniciativa

"Si fuera un alumno, habría ido a septiembre", es la ejemplificación gráfica que se ha llegado a exponer para valorar el proyecto, que comprendería una inversión de 4,2 millones para instalar tubos de geotextil, en un margen de unos 22 kilómetros y con hasta dos metros de diámetro, al objeto de dragar el fondo y rellenar con sedimentos, revegetando con especies del lugar, para evitar así los efectos del oleaje y la erosión.

Según ha explicado a Europa Press el coordinador de la Oficina Técnica de WWF en Doñana, Juan José Carmona, el proyecto no ha cumplido la octava condición de la DIA en el sentido de que debe ir aprobado por una comisión técnica, paso que no se ha producido.

Uno de los obstáculos principales es que el 95 por ciento de la erosión del cauce fluvial desde 1955 se registró en los años 1963 -con grandes inundaciones en Sevilla que obligaron a un "superdragado"- y 1985, donde también fue necesaria una actuación de esta naturaleza para posibilitar la navegación de los barcos.

El oleaje, causa mínima de erosión

"El proyecto del Puerto pretende proteger las márgenes del oleaje, una causa de erosión mínima en este caso, mientras que el problema máximo es precisamente lo que quieren poner en marcha", ha especificado Carmona, que añade que el gran volumen del río "no queda protegido".

A todo ello se ha añadido que la intervención no contempla los costes globales, la posible subida del cauce a largo plazo como consecuencia del cambio climático o la ausencia de datos de los últimos años, razón por la que se ha establecido por asentimiento general -solo la Confederación de Empresarios de Sevilla (CES) se habría opuesto, según los ecologistas- una propuesta de informe negativo al proyecto.

Por parte de la Junta de Andalucía, la consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, María Jesús Serrano, defiende que la Junta no autorizará la intervención si no se cumplen "estrictamente" los condicionantes de la DIA.

Esta aseveración implica una negativa tácita a la posibilidad de que la iniciativa se acometa sin terminar con anterioridad el proyecto de modernización del regadío del arroz que promueve la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), y que pasa por que los arroceros lleven a cabo esta labor a través del Canal del Bajo Guadalquivir, lo que supondría que este sector no se viera afectado por el dragado.

Comentarios