Connecting Waterpeople
Contenido premium

Julián Suárez (CAF): "Las finanzas del agua y la gobernanza tienen una relación bidireccional"

Julián Suárez Migliozzi, Vicepresidente de Desarrollo Sostenible de CAF

El Consejo Mundial del Agua (CMA), plataforma mundial establecida en 1996, tiene como misión movilizar la acción en temas esenciales del agua en todos los niveles. Periódicamente, se encarga  de llevar a cabo el mayor evento mundial del agua, que es el Foro Mundial del Agua; en esta ocasión, la novena edición tendrá lugar en marzo de 2022 en Dakar, Senegal.

En el marco del proceso preparatorio para el 9º Foro Mundial del Agua, CAF, miembro de la Junta de Gobernadores, organiza la Conferencia de Finanzas y Gobernanza del Agua en América Latina y el Caribe: Hacia Dakar 2022. Por ese motivo, hablamos con D. Julián Suárez Migliozzi, Vicepresidente de Desarrollo Sostenible de CAF, que participará en el evento con una conferencia magisral y nos habla de la importancia de hacer frente a los retos de alcanzar la universalización del acceso a los servicios agua y saneamiento.

El próximo 23 y 24 de noviembre CAF estará realizando la Conferencia de Finanzas y Gobernanza del Agua en América Latina y el Caribe: Hacia Dakar 2022. ¿Puede comentarnos sobre el objeto del evento?

Es un evento de suma relevancia para la región, puesto que es preparatorio para el 9° Foro Mundial del Agua, encuentro que cada tres años organiza el Consejo Mundial del Agua y en el cual se dan cita países de todos los continentes, con la participación de tomadores de decisión de los gobiernos nacionales y subnacionales, instituciones multilaterales, academia, sociedad civil y sector privado. En esta ocasión, el IX Foro Mundial se llevará a cabo en marzo del 2022 en Dakar, Senegal bajo el título "Seguridad hídrica para la paz y el desarrollo", y se estructurará en torno a cuatro prioridades: (i) Seguridad del agua y saneamiento; (ii) Agua para el desarrollo rural; (iii) Cooperación; (iv) Medios y Herramientas.

Cabe destacar que CAF, como miembro de la Junta de Gobernadores del Consejo, lidera el Task-Force de Finanzas, y en esa línea también participa activamente en la co-organización de la prioridad de Medios y Herramientas del Foro Mundial, agenda que incluye temáticas transversales tales como son las finanzas, la gobernanza y tecnología, para promover modelos innovadores en favor de una agenda de seguridad hídrica.

431 millones de personas en la región aún no cuentan con acceso seguro a saneamiento

Una de las expectativas principales de esta conferencia está puesta en recoger los retos regionales en materia de agua, saneamiento, riego y gestión de extremos relativos al agua (sequías e inundaciones), así como los planes y acciones previstos para alcanzar el ODS 6. Los resultados de esta conferencia serán sistematizados para ser presentados en el Foro Mundial, que recojan un mensaje integrado y representativo de la visión de la región.

Sabemos que en LAC existen aún retos importantes por atender a fin de alcanzar la universalización del acceso a los servicios agua y saneamiento. ¿Qué papel juegan las Finanzas en las acciones que se deben llevar a cabo para su atención? ¿Cuáles son las razones por la que es fundamental abordar la problemática basándose en este aspecto?

Efectivamente, los datos oficiales indican que, a pesar de todos los esfuerzos desarrollados en las últimas dos décadas, 161 millones de latinoamericanos y caribeños no cuentan aún con acceso a agua segura, y 17 millones de ellos ni siquiera cuentan con acceso básico a un grifo con agua potable o una fuente mejorada de agua. En lo que respecta al saneamiento, son 431 millones de personas en la región que aún no cuentan con acceso seguro, inclusive 72 millones no alcanzan a un acceso básico -descargan a letrinas o fosas precarias, con el agravante de que 10 millones de personas todavía defecan al aire libre, exponiéndose a problemas de salud y seguridad.

En este contexto, y de seguir la tendencia actual de inversiones, desde CAF estimamos que recién se alcanzarían varias de las metas del ODS 6 entre los años 2045 a 2050, alejadas de la meta al 2030, por lo cual se requiere – entre otras medidas – incrementar significativamente el flujo de inversiones, además de avanzar en una mejor planificación que sea consecuente con la necesidad de optimizar la definición de esas inversiones, asegurándonos de que sean pertinentes.

La decisión de destinar mayores recursos de inversión debe ir acompañada de un conjunto de criterios que permitan hacerlo de manera inteligente y eficiente

La buena noticia es que existe un consenso para dinamizar el ritmo de las inversiones de manera sustancial, y para lo cual es preciso incrementar los flujos de financiamiento tanto públicos como privados a lo largo de todo el ciclo de proyectos de infraestructura del sector. Esto es, desde la conceptualización y los estudios de preinversión, hasta la implementación y posteriores acciones necesarias para garantizar su sostenibilidad.

Pero la decisión de destinar mayores recursos de inversión, los cuales nunca dejan de ser escasos, debe ir acompañada de un conjunto de criterios que permitan hacerlo de manera inteligente y eficiente, focalizando el financiamiento público en aquellos ámbitos que no es posible establecer condiciones atractivas para el privado.

Para ello, es fundamental incorporar instrumentos que faciliten la combinación entre el financiamiento público y el privado, como pueden ser los Contratos Basados en Resultados, que permiten mejorar aspectos específicos en la prestación de los servicios y en paralelo desarrollar capacidades del personal técnico del prestador a través de la transferencia de conocimiento y know-how por parte del privado, sumado a que los costos de implementación de este tipo de contratos se financian a partir de los propios resultados o beneficios obtenidos.

Otra alternativa, si bien más incipiente pero cada vez con mayor presencia, responde a profundizar en blended finance, por ejemplo, utilizando financiamiento de la banca de desarrollo para movilizar recursos de la banca comercial, permitiendo de tal manera amplificar los fondos de los multilaterales para atender las necesidades de financiamiento de un mayor número de proyectos.

El financiamiento requiere de condiciones propicias para su desarrollo

Todas estas consideraciones serán tratadas con mayor profundidad y detalle en el bloque de finanzas de la conferencia, donde tendremos una conferencia magistral y tres paneles de análisis de alto nivel para abordar la temática. 

Si bien disponer de los recursos financieros es fundamental para la concreción de las inversiones para reducir las brechas aún existentes, también lo es la Gobernanza, por lo que ¿cuáles son los desafíos que se presentan y cuál es la visión de CAF en este aspecto?

Es sabido que el financiamiento requiere de condiciones propicias para su desarrollo. La gobernanza del agua, que establece el equilibrio dinámico, a veces sensible, entre las demandas crecientes por el uso del agua y la capacidad de respuesta de los tomadores de decisión, requiere de adecuada institucionalidad de los sistemas de cuenca, incluyendo la gobernanza corporativa en los órganos de decisión, de regulación y de prestación de los servicios, así como de herramientas de gestión efectivas y legítimas, para alcanzar la gestión integrada del recurso hídrico.

En efecto, como anticipábamos en algún documento reciente, las finanzas del agua y la gobernanza sectorial tienen relación bidireccional. El aumento de flujos financieros requiere un ambiente legal favorable y capacidades institucionales fortalecidas en los diferentes espacios territoriales. Por su parte, toda reforma del sector del agua, así como el desarrollo de capacidades, deben incorporar la dimensión financiera.

Desde CAF somos conscientes del reto que implica trabajar en aspectos de gobernanza, puesto que su tratamiento implica atender varios aspectos; empezando por los arreglos institucionales para la adecuada gestión de cuencas que incluyan acciones para proteger y mejorar la calidad de los recursos hídricos, la conservación de la biodiversidad y los ecosistemas, y la capacidad de resiliencia de las comunidades y de la infraestructura; pasando por los servicios de agua y saneamiento, cuya provisión se caracteriza por la existencia de múltiples operadores urbanos y rurales, y que demanda una regulación diferenciada y efectiva.

Esto retos se complejizan bajo un contexto de la crisis sanitaria y la climática, puesto que América Latina y el Caribe ha sido una de las regiones más afectadas con la pandemia y es altamente vulnerable a los eventos extremos, exacerbados por el cambio climático.

Ha traído a colación el cambio climático, problemática muy presente en estos días por la realización de la COP26 en Glasgow y donde CAF ha participado activamente ¿Qué consideraciones adicionales se debe tener en cuenta en las temáticas de las finanzas y la gobernanza del agua?

Si bien el cambio climático afecta de manera transversal, y a todo nivel, el impacto en el sector agua es indiscutible, y se refleja en la modificación de los patrones hidrometeorológicos, alterando la intensidad y frecuencia de las precipitaciones, variando la disponibilidad del agua, ocasionando que la previsión de recursos para nuevas infraestructuras se torne obsoleta, y la necesidad de incluir nuevas variables en la toma de decisión y priorización de proyectos.

Toda reforma del sector del agua, así como el desarrollo de capacidades, deben incorporar la dimensión financiera

Este nuevo contexto plantea el reto de llevar la gestión integrada del recurso hídrico hacia una necesaria agenda de resiliencia climática regional, obligándonos a cambiar algunos paradigmas en la preparación de los proyectos, siendo fundamental la incorporación del componente verde de las inversiones desde sus etapas iniciales – desde la misma planificación -, y donde incluir medidas de adaptación y mitigación al cambio climático, además de contribuir a la sostenibilidad, pasan a ser esenciales para su viabilidad.

Sumado a esto, el desafío de encontrar una solución a la problemática de las finanzas y gobernanza del agua se torna más complejo, puesto que se requieren mayores recursos a los existentes, siendo estos ya escasos, y las debilidades institucionales se ven incrementadas por la aparición de nuevas variables a tener en cuenta en la toma de decisiones, cuyo conocimiento es nulo o, en el mejor de los casos, incompleto.

Desde CAF somos conscientes del reto que implica trabajar en aspectos de gobernanza, puesto que su tratamiento implica atender varios aspectos

Por ello CAF, con la firme convicción de convertirse en el “banco verde” de la región y convencidos de que es necesario que todos los actores realicen un esfuerzo adicional al que se viene realizando, ha refrendado en el marco de la COP26 su compromiso de destinar el 40% de su financiamiento al medioambiente y clima en 2026, apuntando a que sea el 50% en 2030. Ello implica que, en el transcurso de los próximos cinco años, pondrá a disposición USD 25.000 millones de financiamiento directo en favor de metas globales de biodiversidad y de mitigación y adaptación al cambio climático, a la vez que también fortaleceremos significativamente nuestra plataforma de movilización de fondos de terceros, particularmente de aquellos concesionales que contribuyen al financiamiento de las agendas de sostenibilidad.

A todo esto, se sumarán facilidades medioambientales y climáticas con recursos de financiamiento no reembolsables, fortaleciendo su capacidad de gestión de asuntos climáticos y desarrollo de agenda de medio plazo, consecuente con el Acuerdo de París.

Por último, le cedemos este espacio para que invite a asistir a todos los lectores de iAgua a la Conferencia de Finanzas y Gobernanza del Agua: Hacia Dakar 2022.

Muchas gracias. Quisiera invitarlos a que nos acompañen los días 23 y 24 de noviembre en este importante espacio, donde tendremos la oportunidad de escuchar mensajes significativos y exposiciones sobre finanzas y gobernanza del agua, en manos de destacados especialistas, dada su especial relevancia para la región de Latinoamérica y el Caribe, con los desafíos por delante y donde es fundamental el esfuerzo de todos los que estamos comprometidos con el desarrollo sostenible.