Connecting Waterpeople

Julián Suárez: "Se necesita construir un gran pacto político por el agua"

  • Julián Suárez: "Se necesita construir gran pacto político agua"
    Julián Suárez Migliozzi, vicepresidente de Desarrollo Sostenible de CAF.

Sobre la Entidad

CAF
CAF respalda los esfuerzos que realizan los países de la región para asegurar a toda la población el acceso a servicios adecuados de agua potable y saneamiento, y consolidar una visión integral del manejo de los recursos hídricos.

La sexta edición de los Diálogos del Agua América Latina - España, organizado por CAF -banco de desarrollo de América Latina se celebra en formato virtual el miércoles 28 de octubre. Durante el evento se establecerá un diálogo en torno al valor del agua en Iberoamérica, considerando la variabilidad estacional y geográfica que afectan la disponibilidad del recurso, particularmente en tiempos de COVID-19, lo cual agudiza la necesidad estructural de garantizar el acceso universal al lavado de manos, a la seguridad alimentaria, a la preservación de los ecosistemas y a su reconocimiento como patrimonio de los países. 

Así, y con motivo de su celebración del evento, hablamos con Julián Suárez Migliozzi, vicepresidente de Desarrollo Sostenible de CAF, que participará en el bloque de conclusiones y clausura junto a Fernando Jiménez-Ontiveros, director de Cooperación Multilateral, Horizontal y Financiera de AECID y José García Belaunde, representante de la Oficina de Europa de CAF.

Pregunta: En el contexto de crisis por el coronavirus, ¿qué tan importante es valorar, y en consecuencia, proteger los recursos hídricos?

Respuesta: La necesidad de valorar el agua no es un requisito novel de la agenda de sostenibilidad. Hace varios años que quienes trabajamos en favor del agua, atentos a los patrones de provisión y consumo observados, abogamos por la necesidad de valorarla en su justa medida. Ocurre que, pandemia mediante, muchos recuerdan que quienes más sufren, en términos relativos, son quienes tienen enfermedades de base preexistentes, o bien quienes presentan vulnerabilidades propias de la incapacidad para acceder a algunos servicios esenciales, tales como el agua.

En este sentido, el lavado frecuente de manos con agua y jabón es, y seguirá siendo, una de las acciones más efectivas para evitar la propagación de virus respiratorios, incluido el coronavirus que produce la enfermedad COVID-19. Pero en América Latina, por ejemplo, esta acción es prohibitiva para 21 millones de personas que no tienen siquiera acceso básico al agua. Igualmente, dado que el 40% de los establecimientos educativos de la región no disponen de instalaciones sanitarias adecuadas, se dificulta favorecer la continuidad de los aprendizajes educativos en situación de presencialidad.

"La necesidad de valorar el agua no es un requisito novel de la agenda de sostenibilidad"

Esta extraordinaria situación pone de manifiesto, con crudeza, algunos de los enormes desafíos aun presentes en la gestión de los recursos hídricos. Pero además de esta situación actual de tanto apremio, es perentorio seguir resolviendo una agenda estructural de largo plazo, pues el mundo tiene el reto de garantizar la disponibilidad de recursos hídricos futuros, supliendo las crecientes demandas del agua en sus diferentes usos. El consumo de agua se ha multiplicado por seis en los últimos 100 años y, en la actualidad, su uso sigue un patrón de incremento interanual sostenido del 1%. Esta dinámica de consumo no es trivial; en la actualidad, uno de cada tres habitantes del planeta habita en zonas donde el agua es escasa, estimándose que en 2050 las sequías cada vez más prolongadas acentuarán procesos de desertificación que amenazarán los medios de vida de unos 1.000 millones de personas en el mundo. Ello implicaría un incremento significativo del riesgo de caer en situación de pobreza, intensificaría procesos migratorios y provocaría crecientes presiones demográficas.

P.- En la misma línea, ¿qué medidas y acciones son primordiales desde los diversos niveles y actores involucrados?

R.- Estos datos son alarmantes y por consiguiente obligan a un impostergable llamamiento a revalorizar el significado del agua, priorizando su uso sustentable en las agendas de desarrollo humano y económico, en favor de esfuerzos estructurales que garanticen que el agua esté al alcance de todos y, a la vez, sirva para cubrir sus múltiples usos.

Para ello, se necesita construir un gran pacto político por el agua que priorice continuar la agenda de disminución de brechas de acceso -aún significativas en muchas partes del mundo-, pero a la vez incorpore señales claras sobre la necesidad de preservar los recursos hídricos y así garantizar la prestación de los servicios de manera sostenible. Por ejemplo, es inadmisible no levantar la voz cuando en varias regiones del mundo se observan pérdidas de agua en los sistemas de abastecimiento urbano superiores al 40%. Atender esta agenda requiere una combinación de inversiones inteligentes que por un lado atiendan el crecimiento de la demanda, pero por otro actúen en favor de una mayor eficiencia en la gestión de los sistemas actuales, lo cual supone prestar particular atención al desarrollo de capacidades de los operadores y de las instituciones rectoras del sector.

"La temática sobre la que gira los VI Diálogos del Agua va más allá del aporte en esta cruzada global contra la pandemia"

Sumado a lo anterior, y a efectos de fortalecer la gobernanza del sector, cabe apuntalar la participación activa de la sociedad en la gestión de los recursos hídricos, bajo la premisa de que el ciudadano debe ser corresponsable del cuidado del agua, contribuyendo a reducir el desperdicio y a preservar las fuentes.

P.- ¿Por qué cree que es importante debatir sobre el Valor del Agua en un foro como los VI Diálogos del Agua?

R.- La temática sobre la que gira los VI Diálogos del Agua va más allá del aporte en esta cruzada global contra la pandemia. Es un llamado a revalorizar el agua desde el entendimiento de sus múltiples usos y beneficios, su valor para el consumo humano, la salud y la vida, en especial para quienes no cuentan todavía con acceso al agua o la reciben en condiciones inadecuadas. Es asimismo un espacio propicio para ponderar el valor cultural del agua, su valor intrínseco y, a su vez, reconocer su relevancia determinística para el desarrollo económico y social de los pueblos. Pero también será oportuno para reflexionar sobre la necesidad de preservar los acuíferos y ecosistemas, reduciendo la contaminación y abogando por un consumo responsable.

En suma, en esta sexta edición de los Diálogos del Agua, procuramos consolidar una fructífera agenda de cooperación sectorial entre CAF y España, en favor de la Seguridad Hídrica de América Latina, entendiendo que ésta es la base para propender a un desarrollo sostenible.

La redacción recomienda

23/07/2021 · Agro · 68

"La Agenda de Agua de CAF es consciente de un binomio de agroexportación y agricultura familiar"