Podría haber más cierres por el episodio de marea roja en Galicia

90
0
90
  • Episodio de marea roja.
  • Los análisis reflejan que el fenómeno "está incrementándose" por lo que "podría haber" más cierres de bateas y zonas de extracción.

La marea roja es un fenómeno "totalmente natural" que se produce dos o tres veces al año en Galicia. Sin embargo, el episodio que viven estos días las rías gallegas es "extraordinario" por su virulencia y debido a que ha afectado al molusco infaunal -berberecho, almeja, navaja...-, cuando habitualmente el mejillón es el castigado.

La directora del Instituto Tecnolóxico para o Control do Medio Mariño (Intecmar), Covadonga Salgado, ha salido al paso de las noticias de los últimos días para mandar un mensaje tranquilizador. La presencia de toxinas lipofílicas es un fenómeno "totalmente natural" y "controlado" por este organismo, cuyos análisis garantizan la salubridad de cualquier producto adquirido por los cauces legales de comercialización.

Y es que el mercado "no tiene por qué estar desabastecido", según ha explicado Salgado, en declaraciones a los medios en Vilagarcía de Arousa (Pontevedra), donde tiene su sede el instituto. Aunque "hay muchas rías afectadas", seis polígonos de bateas están operativos en la parte interna de la ría de Vigo -en Redondela- y el cierre tampoco afecta a cuatro zonas marisqueras de Arousa -de la 4 a la 7-.

Los moluscos que se cultivan en la zona intermareal suelen ser los menos afectados.

Sí está prohibida la extracción de marisco en la ría de Pontevedra, en todas las áreas, como en Muros y Noia -donde el lunes había arrancado la campaña- y en las zonas 1, 2 y 4 de Vigo.

Dos especies combinadas

Covadonga Salgado ha señalado que los moluscos que se cultivan en la zona intermareal "suelen ser los menos afectados normalmente" y ha atribuido la intensidad de este episodio a la combinación de la presencia en el agua de dos especies fitoplactónicas que son las responsables de este tipo de intoxicación.

"En términos generales, cuando hablamos de un episodio de toxinas lipofílicas estamos hablando de una escala temporal de semanas o meses. En principio no sabemos todavía si el episodio está en su cima y las noticias que tenemos de momento es que el episodio está incrementándose. Por lo tanto, se puede demorar semanas", ha indicado.

Asimismo, sobre si están previstos nuevos cierres, ha admitido que "podría haber" más. Por ahora, el Intecmar mantiene "muchas zonas" cerradas de forma efectiva y otras de manera cautelar, en las que habrá que confirmar la paralización o levantar el veto en los próximos días.

Quejas del sector mejillonero

La responsable del Intecmar ha respondido a las quejas de mejilloneros por la obligación de devolver el bivalvo a las bateas en los últimos días afirmando que el sector "está bastante acostumbrado a estos hechos", puesto que, "por muy ágil" que sea el sistema de control, "que lo es", cuando se produce un cierre por detección de toxinas "siempre hay que devolver atrás el producto que esté camino del mercado".

Los controles se realizan todos los días, tanto en el agua como en los moluscos.

Los cierres, ha reconocido, "evidentemente provocan una cierta distorsión en la cadena de comercialización, porque es preciso parar esa cadena y devolver el producto atrás".

Sin embargo, ha resaltado que los controles se realizan "todos los días", tanto en el agua como en los moluscos, por lo que las notificaciones se hacen "tan pronto" se tiene constancia de la presencia de la toxina. "Nuestro objetivo siempre tiene que ser garantizar al máximo la seguridad del consumidor. Es decir, evitar que lleguen al mercado productos con toxina", ha reivindicado.

Así, ha incidido en que "lo que lógicamente tiene que saber el sector productor es que cuando se hace un cierre todo el producto que está en la cadena de comercialización tiene que paralizarse y analizarse para garantizar" la salubridad al consumidor y, en este punto, Salgado ha aprovechado para pedir que no se adquieran productos de procedencia "dudosa" o directamente a "furtivos".

Ría de Muros-Noia

Unos 16.000 mariscadores tuvieron que dejar de ir a faenar este miércoles debido a la notificación del Intecmar, que se comunicó oficialmente sobre las 15.00 horas.

Unos 16.000 mariscadores tuvieron que dejar de ir a faenar este miércoles. 

Al respecto, la directora del instituto ha felicitado a la cofradía de Noia "porque tomó la precaución de, en tanto en cuanto no tuvieran resultado, no mandar a la gente al mar".

"Más agilidad tanto por parte del sector como por la nuestra pienso que no se puede pedir", ha destacado, al defender que los análisis del viernes en los polígonos bateeiros de esta ría no arrojaron "ningún tipo de toxicidad", que sí apareció el martes, lo que llevó al cierre en las bateas a primera hora de la mañana del miércoles.

"A raíz de que está afectado el molusco en batea pedimos muestras de moluscos infaunales, que llegaron ayer -por el miércoles- al Intecmar sobre las once. Fueron analizadas con total rapidez por dos métodos -el del bioensayo y el de referencia- y ambos dieron resultado positivo, lo que provocó el cierre", ha relatado.

Comentarios