El Ayuntamiento de Hiendelaencina quiere que Sanidad le diga "por escrito" que el pueblo puede beber el agua

67
0
67

El Ayuntamiento de Hiendelaencina ha exigido a la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales una confirmación "explícita y por escrito" de que el agua de toda la red municipal es apta para consumo humano y puede ser utilizada por los vecinos.

Pese a que el Servicio de Salud Pública lo ha confirmado a través una nota de prensa, el Ayuntamiento tan solo ha recibido los resultados de los análisis efectuados el pasado día 8 de octubre en varios puntos de la localidad, según informa el Consistorio en un comunicado.

"La coordinadora de los servicios periféricos de Sanidad se ha limitado a decirnos que las muestras tomadas en unos lugares concretos y en un momento concreto no están contaminadas, pero de ahí no se puede deducir que toda la red esté limpia", ha subrayado el alcalde, Mariano Escribano en este comunicado.

Para el regidor de Hiendelaencina lo que "es evidente" es que la información que han recibido hasta ahora por parte de la Consejería de Sanidad "no es clara ni suficiente como para que el Ayuntamiento diga a los vecinos que ya pueden beber agua del grifo con tranquilidad".

"Si lo tiene tan claro como para anunciarlo a través de la prensa, queremos que nos lo diga también a nosotros por escrito y de manera oficial en los mismos términos. La diferencia es muy importante", ha señalado en la nota de prensa el regidor de este pequeño municipio, donde desde hace ya once días sus vecinos tienen que ser abastecidos con cisternas al haberse contaminado el agua de la red general con gasóil.

"¿Qué pasa si autorizamos ahora el consumo y los resultados de estas nuevas muestras muestran alguna contaminación?", se ha preguntado Escribano, ya que este mismo jueves se han tomado más muestras del agua.

El primer edil ha lamentado la "desatención" de la Consejería de Sanidad al considerar que "no ha proporcionado al Ayuntamiento el asesoramiento adecuado para hacer frente la contaminación de la red de agua".

Según Escribano, "la normativa dice claramente que las decisiones sobre el control de la calidad del agua de consumo humano, así como la adopción de medidas correctoras, se ejecutarán en el nivel local siguiendo, en su caso, las indicaciones de la administración sanitaria autonómica competente y contando con su asesoramiento".

El alcalde cree que corresponde a "la autoridad sanitaria" estimar las repercusiones sobre la población, evaluar los riesgos y declarar la "situación de alerta" si lo considera necesario. 

Comentarios