El Ayuntamiento de Madrid impulsa un tratamiento suplementario de oxidación para eliminar contaminantes emergentes

151
0
151
  • Río Manzanares
  • Un estudio, publicado en la revista 'Chemosphere', apuntaba a que los ríos madrileños Manzanares y Jarama llevan niveles más altos de cocaína, anfetaminas, ansiolíticos y opiáceos que ríos similares europeos.

El Ayuntamiento de Madrid impulsa un tratamiento suplementario de oxidación para eliminar "en la práctica totalidad" restos de componentes farmacológicos o estupefacientes de las aguas del río Manzanares.

Así lo explicó el director general del Agua, Pedro Catalinas, en la última comisión de Medio Ambiente y Movilidad después de hacerse público un estudio, publicado en la revista 'Chemosphere', en el que se apuntaba a que los ríos madrileños Manzanares y Jarama llevan niveles más altos de cocaína, anfetaminas, ansiolíticos y opiáceos que ríos similares europeos.

La relativamente alta incidencia de metanfetaminas y su principal metabolito EDDP en las aguas superficiales madrileñas puede deberse al amplio uso de un fármaco terapéutico en España, lo que podría explicar que la concentración detectada en días de la semana es muy similar a la que se encuentra en el fin de semana. En las muestras no se detectaron ni LSD ni heroína.

Catalinas, por su parte, defendió que las depuradoras madrileñas "cumplen todas las exigencias" y "eliminan entre el 20 y el cien por cien de (restos) de fármacos y drogas". A eso se le une el tratamiento suplementario de oxidación, por el que el Ayuntamiento es pionero, con el que "se elimina en la práctica totalidad dichos componentes emergentes".

Comentarios