El cambio climático promueve la propagación de enfermedades infecciosas en todo el mundo

448
0
448
  • Modelar la forma en la que las enfermedades responden a variables climáticas podría ayudar a los funcionarios de salud pública y gestores ambientales a predecir y mitigar la propagación de enfermedades mortales

El cambio climático está afectando a la propagación de enfermedades infecciosas en todo el mundo, según un equipo internacional de investigadores, con graves consecuencias para la salud humana y la conservación de la biodiversidad. En un artículo en la revista 'Science', proponen que modelar la forma en la que las enfermedades responden a variables climáticas podría ayudar a los funcionarios de salud pública y gestores ambientales a predecir y mitigar la propagación de enfermedades mortales.

La cuestión del cambio climático y las enfermedades ha provocado un intenso debate en la última década

La cuestión del cambio climático y las enfermedades ha provocado un intenso debate en la última década, en particular en el caso de patologías que afectan a los seres humanos, según la experta de la Universidad de Georgia, en Estados Unidos, Sonia Altizer, autora principal del estudio. "En una gran cantidad de enfermedades humanas, las respuestas al cambio climático dependen de la riqueza de las naciones, la infraestructura de salud y la capacidad de tomar medidas de mitigación contra la enfermedad", dijo Altizer, profesora asociada en la Escuela UGA Odum de Ecología.

"La señal climática, en muchos casos, es difícil de separar de otros factores como el control de vectores y vacunas y la disponibilidad de medicamentos", agrega esta experta, quien señala que el calentamiento global ya está causando cambios en las enfermedades que afectan a los ecosistemas silvestres y agrícolas. "En muchos casos, estamos viendo un aumento en la enfermedad y el parasitismo. Pero el impacto del cambio climático en las enfermedades depende de la fisiología de los organismos involucrados, la ubicación en el planeta y la estructura de las comunidades ecológicas".

A nivel de organismo, el cambio climático puede alterar la fisiología de ambos, anfitriones y parásitos. Algunos de los ejemplos más claros se encuentran en el Ártico, donde las temperaturas están aumentando rápidamente, dando lugar a que los parásitos se desarollen más rápido. Un gusano pulmonar que afecta a los mamíferos del Ártico 'Ovibos moschatus', por ejemplo, puede ahora ser transmitido durante un período más largo cada verano, por lo que es un grave problema para las poblacionesa las que infecta.

"El Ártico es como un canario en una mina de carbón mundial", dijo la coautora Susan Kutz, de la Universidad de Calgary, en Alberta (Canadá) y del Centro de Salud de la Fauna de la Cooperativa Canadiense. "El calentamiento climático en el Ártico se está produciendo más rápidamente que en otras partes, amenazando la salud y la sostenibilidad de las plantas y los animales del Ártico, que se adaptan a un entorno hostil y altamente estacional y son vulnerables a invasiones de especies del sur".

El cambio climático también está afectando a todas las plantas y las comunidades animales, algo particularmente evidente en los ambientes marinos tropicales, como los ecosistemas de arrecifes de coral del mundo. En lugares como el Caribe, las temperaturas más cálidas del agua han hecho hincapié en los corales y las infecciones facilitadas por hongos patógenos y bacterias. Cuando las construcciones de corales se ven afectadas, la gran cantidad de especies que dependen de ellos también están en riesgo.

La pérdida de biodiversidad es una consecuencia bien establecida del cambio climático

"La pérdida de biodiversidad es una consecuencia bien establecida del cambio climático", sentenció el coautor Richard Ostfeld, del Instituto Cary de Estudios de Ecosistemas, en Millbrook, Nueva York (Estados Unidos). "En una serie de sistemas de enfermedades infecciosas, como la enfermedad de Lyme y el virus del Nilo Occidental, la pérdida de biodiversidad está vinculada a una mayor transmisión de patógenos y un aumento de riesgo en humanos. En el futuro, necesitamos modelos que sean sensibles a los efectos directos e indirectos del cambio climático en la enfermedad infecciosa".

En cuanto a la salud humana, no sólo existe el riesgo directo de patógenos como el dengue, la malaria y el cólera, todos ellos vinculados a las temperaturas más calientes, sino que también existen riesgos indirectos de las amenazas a los sistemas agrícolas y especies cruciales para las actividades de subsistencia y culturales.

"El cambio climático de la Tierra y la propagación mundial de las enfermedades infecciosas están amenazando la salud humana, la agricultura y la vida silvestre. Resolver estos problemas requiere un enfoque integral que reúna a científicos expertos en biología, ciencias de la tierra y ciencias sociales", advierte Sam Scheiner, director del programa de Emfermedades Infecciosas conjunto de la Fundación Nacional de Ciencias y el Instituto Nacional de Ecología de la Salud y la Evolución.

Comentarios