Las plantas de purines de Zaidin y Capella contribuirán a la mitigación de gases de efecto invernadero

241
0

Sobre la Entidad

Gobierno de Aragón
Aragón es una comunidad autónoma de España, resultante del reino histórico del mismo nombre y que comprende el tramo central del valle del Ebro, los Pirineos centrales y las Sierras Ibéricas.
  • Han sido dos de los 47 “Proyectos CLIMA” seleccionados y aprobados hoy por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente por su contribución a la mejora medioambiental.
  • Tienen un potencial de reducción de unas 5.900 y 21.500 toneladas de CO2eq/año.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Modesto Lobón, ha asistido en el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, al acto de firma de los 49 nuevos contratos correspondientes a los Proyectos Clima 2013, que permitirán que el Fondo de Carbono FES-CO2 adquiera las reducciones verificadas de emisiones de gases de efecto invernadero por parte de sus empresas promotoras.

Dos de estos proyectos tienen su origen en la Comunidad Autónoma de Aragón. Se trata de dos plantas de tratamiento de purines en Capella y Zaidín, promovidos por el Gobierno de Aragón a través del Instituto Aragonés del Agua. Lobón ha subrayado al respecto que “se trata de dos grandes proyectos que ponen a Aragón en la vanguardia de esta preocupación medioambiental”.

Es la segunda vez que Aragón recibe este premio

Unas plantas que actualmente está construyendo el Gobierno de Aragón, y que tienen un potencial de reducción de unas 5.900 y 21.500 toneladas de CO2eq / año. Las zonas en las que se están construyendo son zonas con un excedente de purines, en las que no es posible encontrar ya tierras para la gestión tradicional, consistente en la aplicación del purín como fertilizante.

Es la segunda vez que Aragón recibe este premio. El año pasado lo recibieron las plantas de tratamiento de purines de Tastavins y Valderrobles, y este año las dos de Zaidin y Capella, que son las cuatro que están en macha. Son plantas muy modernas, que tienen la ventaja de que eliminan contaminación y al mismo tiempo el subproducto es aprovechable como fertilicante para el campo”, ha precisado Modesto Lobón.

El apoyo del Fondo Español de Carbono al funcionamiento de las plantas va a ser muy importante. En estos proyectos hay una mejora ambiental indiscutible. Además de reducir la emisión GEI con respecto a la situación anterior a los proyectos, disminuye significativamente la emisión de amoniaco, se reduce la contaminación del agua por nitrógeno y fósforo, se eliminan olores y agentes patógenos. Además, estas iniciativas generan empleo directo e indirecto en el medio rural, contribuyen a la generación eléctrica renovable y ayudan a superar prácticas individuales que no resultan adecuadas en determinadas zonas saturadas, mejorando la gestión de los retos ambientales en el sector agrario.

Un trabajo complejo y continuado que ha exigido un gran esfuerzo por parte de los servicios técnicos de la Dirección General de Calidad Ambiental, el Departamento de Innovación y Comunicación de la empresa pública SARGA y el Instituto Aragonés del Agua, titular de las mencionadas plantas.

Plantas de tratamiento de purines: una inversión de futuro para la Comunidad Autónoma

Existe una problemática ambiental entorno a algunas zonas aragonesas y que radica en un excedente de purines en las que no existe la posibilidad de encontrar tierras que sirvan la gestión tradicional consistente en la aplicación del purín como fertilizante.

Por ello, y con la finalidad de resolver la elevada presión de nitrógeno, se construyen plantas de tratamiento de estiércol porcino que combinan la biometización con el proceso biológico de nitrificación. Estas plantas tienen como principal objetivo reducir el contenido en nitrógeno, fósforo y otros nutrientes de los purines y, consecuentemente, la contaminación difusa de acuíferos y el suelo del entorno.

La importancia de que los proyectos de las plantas de Zaidín y Capella, radica en que se va a constituir un apoyo muy importante para fomentar la mejora ambiental en Aragón.

La reducción de gases de efecto invernadero, la reducción de emisión de amoniaco o la reducción de contaminación del agua son sólo algunos de los beneficios que se consiguen a través de estas construcciones que, además, general empleo directo e indirecto en el medio rural, contribuyen a la generación eléctrica renovable y ayudan a superar prácticas individuales que no resultan adecuadas en determinadas zonas saturadas mejorando la gestión de los retos ambientales en sector agrario.

Comentarios