Semana histórica en la lucha contra el cambio climático

76
0

Sobre la Entidad

CORDIS
CORDIS constituye el principal portal y repositorio público de la Comisión Europea para difundir información sobre todos los proyectos de investigación financiados por la Unión Europea.
  • Barack Obama anunció un histórico plan para reducir las emisiones de CO2
  • El G7 apoyó un acuerdo sobre iniciativas contra el cambio climático para 2015
  • La Comisión Europea albergó una nueva edición de la Semana Verde
  • Barack Obama anunció un histórico plan de su administración para reducir las emisiones de CO2 en un 30 % de ahora al año 2030.

La semana pasada fue muy intensa en cuanto a políticas medioambientales se refiere. En apenas unos días, se celebró el «Día Mundial del Medio Ambiente», el G7 apoyó un acuerdo sobre iniciativas contra el cambio climático para 2015, la Comisión Europea albergó una nueva edición de la Semana Verde y Barack Obama anunció un histórico plan de su administración para reducir las emisiones de CO2 en un 30 % de ahora al año 2030.

Esta última medida supone probablemente el mayor avance en la lucha contra el cambio climático desde la firma del Protocolo de Kioto en 1999. Los dirigentes de Estados Unidos se habían mostrado hasta ahora reacios a adquirir compromisos vinculantes, pero ahora existe el deseo de que el país adopte un papel de liderazgo en relación con el cambio climático, siguiendo de este modo los pasos establecidos por el marco de las políticas sobre clima y energía de Europa para 2030. Los efectos previstos del cambio climático sobre la salud de las personas se expusieron como una importante motivación para los ciudadanos estadounidenses. La administración del Presidente Obama puso especial empeño en recalcar que la disminución de las tasas de contaminación por dióxido de carbono reduciría el número de crisis asmáticas en 100 000 casos y el de infartos de miocardio en 2 100 episodios en tan solo un año.

En una reunión que tuvo lugar esta semana en Bruselas, el G7 celebró la iniciativa y anunció su voluntad de adoptar un nuevo acuerdo global en 2015. Aunque se trata de medidas positivas que contribuyen a impulsar iniciativas similares en los países en vías de desarrollo, lo cierto es que el mundo necesitará de la ciencia para materializar estos objetivos. Algunos de los avances más recientes en la investigación podrían desempeñar un papel fundamental a este respecto.

Comentarios