Connecting Waterpeople

Juan Sánchez: "El confinamiento ha modificado los usos y costumbres del agua de los madrileños"

2
579
  • Juan Sánchez: " confinamiento ha modificado usos y costumbres agua madrileños"
    Juan Sánchez, director de Innovación e Ingeniería de Canal de Isabel II.
  • ¿Cómo han cambiado los hábitos de los madrileños en materia de aguas durante la crisis por el coronavirus? Canal de Isabel II, compañía responsable de la gestión del recurso, responde a esta cuestión y comparte su respuesta ante el nuevo escenario.
Descargar artículo en PDF
Iniciar sesión

Sobre la Entidad

Canal de Isabel II
Canal de Isabel II es la empresa pública responsable de la gestión del ciclo integral del agua en la Comunidad de Madrid. Cuidamos nuestra Comunidad gestionando el agua de todos con transparencia, eficiencia y sostenibilidad.

Publicado en:

Portada iAgua Magazine
· 579
2

El coronavirus ha exigido tomar medidas rápidas para que los ciudadanos puedan seguir contando con el servicio de agua y saneamiento con total normalidad. En la Comunidad de Madrid, la zona más afectada por la pandemia, Canal de Isabel II comenzó a finales de febrero a preparar una estrategia para los cambios que venían.

Para conocer en detalle este plan, así como la evolución en los hábitos de consumo de los ciudadanos que habitan en la región, hablamos con Juan Sánchez, director de Innovación e Ingeniería de Canal de Isabel II.

Juan Sánchez es ingeniero de Caminos, Canales y Puertos por la Universidad Politécnica de Madrid, en la especialidad de Cimientos y Estructuras. Con anterioridad a su ingreso en Canal de Isabel II en 2002, desarrolló su profesión en el sector privado del agua, participando en el diseño, construcción y explotación de estaciones depuradoras de aguas residuales. En Canal de Isabel II ocupa distintos puestos directivos en el ámbito de los proyectos hidráulicos y de saneamiento, así como en la operación y mantenimiento de las instalaciones de depuración. Desempeña el cargo de director de Innovación e Ingeniería desde el año 2014.

Pregunta: ¿Cómo han cambiado los hábitos de consumo de agua de los madrileños desde que comenzó la crisis por el coronavirus?

Respuesta: El análisis semanal que iniciamos tras la declaración del estado de alarma nos está ofreciendo datos relevantes y acordes al confinamiento al que estamos sometidos. Además, contábamos con un panel de trescientos hogares para la medición estable de los consumos que nos ha permitido establecer una serie de conclusiones.

Una de las primeras fue el cambio en las puntas de consumo diario en los hogares madrileños. Así, si la primera semana de marzo, el momento de mayor consumo del día se situaba entre las siete y las ocho de la mañana para luego descender hasta cerca de las ocho de la tarde, a final de mes el momento de mayor consumo se desplazó y alargó a la franja comprendida entre las once de la mañana y las tres de la tarde.

La redistribución en el consumo de agua no solo se hace a nivel horario, sino también en el propio hogar: aumenta un 6% el consumo en cisternas, que ahora se comienzan a usar más tarde y de manera más sostenida a lo largo del día. Además, el momento de menor consumo en cisternas, excluyendo la madrugada, es justo a las ocho de la tarde. Justo el momento del gesto simbólico que ha marcado el confinamiento en nuestra región: el aplauso a nuestros sanitarios.

También ha crecido el consumo en los grifos, hasta un 14%, con especial diferencia entre las dos semanas comparadas a la hora de comer, el momento de mayor consumo durante el confinamiento. Los lavavajillas siguen la misma lógica: el consumo de estos electrodomésticos aumenta un 19% durante el confinamiento, y se nota especialmente una demanda para este uso a la hora de comer, un momento en el que en la primera semana de marzo el consumo no era especialmente significativo.

Baja, por su parte, el consumo de agua de las lavadoras, que reducen su gasto en un 16%, probablemente por la mayor planificación, que permite poner las lavadoras más llenas, y menor uso de ropa por pasar más tiempo en casa. Y también baja el consumo de agua en las duchas, hasta en un 12%. La ducha matutina, en confinamiento, pasa a ser nocturna: el momento de más consumo en las duchas pasa de las siete u ocho de la mañana a las ocho o nueve de la noche. Menos ejercicio, menos movimiento, menos contacto con la contaminación y la suciedad de la calle y, en general, menos dinamismo en un ambiente más limpio pueden ser las causas de que se prefiera el grifo a la ducha.

"Desde 2008, Canal mantiene permanentemente un proyecto de investigación para estudiar los usos finales del agua en el consumo doméstico"

P.- En este sentido, de cara al futuro más inmediato (2020), ¿cuáles son las previsiones de Canal?

R.- El futuro inmediato es uno de los más inciertos con los que nos hemos podido encontrar en este siglo y en buena parte del pasado. Por ello, hacer previsiones a corto plazo resulta especialmente difícil.

El consumo acumulado desde que se declaró el estado de alarma ha descendido un 8,2%. Hay que tener en cuenta que estos meses han sido lluviosos y se consume menos, hemos estado confinados y la actividad industrial se ha reducido o paralizado. Ahora la climatología cambiará, y con el aumento de las temperaturas, el consumo subirá, pero también desconocemos cómo se comportarán los madrileños en el periodo vacacional y si saldrán fuera.

Teniendo que en cuenta que en los últimos siete años el consumo está estabilizado en 500 hm3, y con mucha incertidumbre, podemos estimar que esa será la cifra que alcancemos al cierre del año.

P.- ¿Qué metodología emplea Canal para conocer la manera de consumir agua en los hogares de los ciudadanos?

R.- El consumo doméstico supone alrededor del 70% del volumen total suministrado en la Comunidad de Madrid, por lo que es de gran importancia conocer los patrones de consumo y su relación con las variables socioeconómicas y del entorno que pueden explicar sus variaciones en el tiempo y su dispersión en los distintos ámbitos geográficos, y poder dar de esta manera el mejor servicio posible a nuestros usuarios.

Desde 2008, Canal mantiene permanentemente un proyecto de investigación para estudiar los usos finales del agua en el consumo doméstico. Estos usos se corresponden con los típicos que cada uno podemos tener en nuestras viviendas: grifos, duchas, cisternas, lavadoras… El estudio se realiza sobre una muestra representativa del conjunto de viviendas de la Comunidad de Madrid, estratificada en cuanto a tipología de viviendas, ocupación, etc., y con una distribución geográfica que cubre, dentro de lo posible, el conjunto de la región con toda su diversidad. Durante estos años, la muestra ha llegado a estar compuesta por más de trescientas viviendas en las que se mide el consumo de cada litro de agua utilizada.

A lo largo de la vida del proyecto se han utilizado distintas técnicas matemáticas para identificar cada uso. Después de un tiempo considerable de entrenamiento y utilizando técnicas avanzadas de inteligencia artificial, como son las redes neuronales artificiales con aprendizaje profundo, podemos asociar cada evento de consumo (medida) a un tipo distinto de uso. De esta manera, hemos podido ver cómo el confinamiento al que hemos sido sometidos por la epidemia de coronavirus ha modificado claramente los usos y costumbres de los madrileños en cuanto al agua se refiere.

P.- En relación a la depuración, ¿cuáles han sido los principales cambios en los volúmenes de caudal que reciben las EDAR madrileñas?

R.- El volumen de agua depurada desde el inicio del estado de alarma y hasta finales de abril ha superado los 65 hm3, frente a los 55,6 hm3 del año pasado, lo que supone un incremento del 15% de agua residual. Todo apunta a que nuestras EDAR han estado sometidas a una mayor presión que el año pasado debido a una alta pluviometría que ha lavado de manera reiterada nuestras ciudades y municipios.

P.- ¿Cómo valoraría el impacto de esta situación en los ingresos y costes de Canal?

R.- A finales de febrero, en Canal de Isabel II constituimos un Comité de Seguimiento para la gestión de los impactos de esta pandemia y la adopción de las medidas que fuesen necesarias en todo momento. En este sentido, Canal de Isabel II como empresa pública comprometida con la sociedad en la que opera, ha lanzado unas bonificaciones extraordinarias en la tarifa del agua para ayudar a los más afectados por esta crisis como pueden ser empresas, comercios, autónomos o personas afectadas por un ERTE.

Canal de Isabel II es una empresa solvente a nivel económico y financiero, por lo que los impactos que puedan generarse estimamos que podrán ser afrontados sin problemas. En cualquier caso, el escenario actual es de gran incertidumbre, y como es lógico habrá que esperar a la evolución de la pandemia y las medidas adoptadas para conocer el impacto final.

"A finales de febrero, en Canal de Isabel II constituimos un Comité de Seguimiento para la gestión de los impactos de esta pandemia"

P.- ¿En qué estado se encuentran los embalses que abastecen a la Comunidad de Madrid, y qué factores han influido en el cambio de esta reserva hidráulica?

R.- La situación hidrológica de nuestra región es óptima. Nuestros embalses se encuentran en torno al 86% de su capacidad máxima. A cierre del mes de abril, el volumen almacenado se situaba más de ocho puntos por encima de la media histórica.

Este porcentaje es fruto de las precipitaciones registradas en abril, ya que en nuestras presas ha llovido un 25% más que la media registrada en nuestra serie histórica, y además veníamos de un mes de marzo lluvioso, con lo que las aportaciones a los embalses han superado un 30% a nuestro registro histórico para estas fechas.

Finamente, el consumo ha bajado un 6% en abril. El consumo en estos primeros cuatro meses ha sido un 3% inferior al de 2019 y si tomamos como referencia el año hidrológico, este porcentaje sería del 1,6.

P.- A pesar de estos datos, Canal continúa impulsando el ahorro de agua. ¿Por qué cree que es importante insistir en ello?

R.- Siempre hemos defendido que el cuidado del recurso tanto por nuestra parte como empresa responsable de su gestión como del ciudadano debe ser permanente. Nunca sabemos si mañana puede ser el primer día de la próxima sequía. Por este motivo, decidimos que la primera línea de nuestra Plan Estratégico fuese precisamente la garantía del abastecimiento e incluimos en ella todas las actuaciones y proyectos para, de un lado aumentar la disponibilidad del recurso como la extensión del suministro de agua regenerada y, de otro, las vinculadas a la gestión de la eficiencia y la demanda, como los planes de renovación de red, el control sistemático de fugas o las campañas de concienciación y divulgación.

Creemos firmemente que el consumo responsable del agua es un reto de todos y, por ello, de forma permanente insistimos en las recomendaciones básicas para un buen uso de ella.

P.- ¿Qué medidas ha tomado la compañía para garantizar el servicio y proteger a los trabajadores desde el comienzo de la crisis por el coronavirus?

R.- Como comentábamos, desde finales de febrero nuestra empresa comenzó a prepararse para poder gestionar las posibles consecuencias del coronavirus en la gestión del servicio de abastecimiento y saneamiento de agua en la Comunidad de Madrid, todo ello con un objetivo primordial como fue proteger la salud de nuestros empleados y seguir prestando el servicio a la población.

Para ello, la mayoría de las instalaciones siguieron funcionando con un equipo reducido de trabajadores, lo que permitió que el resto quedasen aislados en sus casas en lo que hemos llamado reserva domiciliaria. Estos trabajadores en reserva podían ir sustituyendo a sus compañeros en caso de contagio para garantizar en todo momento el servicio. Actualmente, cerca de mil trabajadores trabajan en el terreno y el resto están en modalidad de teletrabajo. Por otra parte, se han reforzado las compras para disponer de todos los equipos de protección individuales, se han reforzado las limpiezas en nuestras oficinas y se siguen adoptando todas las medidas necesarias para cuidar la salud de la plantilla y también ofrecerles medidas de conciliación en la situación actual.

Quiero destacar que el compromiso y profesionalidad de los empleados de Canal de Isabel II nos ha permitido seguir prestando con absoluta normalidad un servicio esencial para la ciudadanía.

"Canal de Isabel II ha lanzado unas bonificaciones extraordinarias en la tarifa del agua para ayudar a los más afectados por esta crisis"

P.- ¿Qué papel ha jugado la digitalización a la hora de mantener el servicio en cantidad y calidad suficientes?

R.- Uno de los planes estratégicos de Canal es el de la transformación digital. Entre las acciones que engloba, están la implantación de tecnologías avanzadas de automatización y soluciones robóticas que permitan evolucionar a los procesos operativos hacia la industria 4.0. En este plan ya se identifican a las tecnologías de la información y comunicaciones (TIC) como las verdaderas palancas para la optimización de procesos y nuevos servicios.

Las condiciones impuestas por la crisis del coronavirus han hecho que las TIC no se vean solo como importantes, sino que se vean elevadas al rango de prioritarias. Gracias a las redes de comunicaciones de las que disponemos, así como al rápido y eficaz despliegue de recursos informáticos, en apenas dos días más de 1.500 empleados pudieron realizar su trabajo a distancia desde sus domicilios manteniendo el nivel de productividad y atención al usuario necesarios para garantizar la cantidad, la calidad y la continuidad de nuestro servicio.

La redacción recomienda

03/06/2020 · Gestión del Agua · 257 1

Consumo de agua durante el Estado de Alarma en la Comunidad de Madrid