La Confederación Hidrográfica del Cantábrico activa en fase de prealerta el Plan Especial de Sequía en las cuencas de Lugo, Asturias y Cantabria

30
0
30

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico ha activado en las cuencas que el Organismo gestiona en Lugo, Asturias y Cantabria, el Plan Especial de Actuación en situaciones de Alerta y Eventual Sequía. La CHC trasladará de inmediato una comunicación al respecto a las administraciones implicadas (Ayuntamientos, CCAA y organismos gestores de abastecimiento de agua).

Por el momento, la activación del Plan Especial se produce en el nivel de “PREALERTA”. Entre las medidas a adoptar, se encuentra la de informar a las administraciones competentes y a todos los responsables de los sistemas de abastecimiento de más de 5.000 habitantes, sobre la necesidad de moderar el consumo de agua ante la bajada de los caudales circulantes en los ríos y a pesar de que éstos sean todavía capaces de suministrar a estos sistemas. El objetivo principal es garantizar la calidad en el agua de consumo y al tiempo respetar en los ríos un caudal suficiente para el mantenimiento de los ecosistemas. 

En su comunicación con las distintas administraciones, la CHC aconseja que se reduzca el uso del agua para riego de jardines, baldeo de calles y resto de usos no prioritarios, así como aquellas otras medidas que se estime puedan contribuir al ahorro. En paralelo, se advierte de la necesidad de reforzar los controles de calidad que utilizan en los sistemas de potabilización, dado que el agua que se capte podría ver mermada su calidad. 

La Oficina Técnica de Sequía de la Confederación vigilará estrechamente cualquier variación en la situación actual mediante la información facilitada por la Oficina de Planificación Hidrológica y las diversas redes de control de ríos que dependen de la CHC, como la Red de Aforos y la Red Saica. 

La situación actual se deriva del retraso que este año está teniendo la denominada rotura del estiaje. Habitualmente esta rotura o finalización del estiaje del verano se produce entre septiembre y octubre. Pero este año estamos asistiendo a un otoño extremadamente seco y ello tiene su consecuencia directa en la situación de los caudales. En cualquier caso, la evolución de las precipitaciones condicionará las medidas a adoptar en los próximos días.

Por otra parte, las reservas de la cuenca están en estos momentos en un nivel que no hace temer por su capacidad para garantizar el abastecimiento en los principales sistemas urbanos de las áreas centrales de Asturias y Cantabria. 

En todo caso, sobre todo en los pequeños sistemas de abastecimiento, puede surgir la necesidad de que una localidad concreta precise un bombeo o una captación de emergencia para cubrir la falta de agua que circula por sus sistemas habituales. La Confederación Hidrográfica recuerda a los responsables de estos sistemas de abastecimiento que deben solicitar permiso al organismo para hacer uso de ellos con carácter extraordinario. Por su parte, la CHC adecuará la tramitación de estos permisos a la urgencia de esta situación. 

El Plan de Sequías

EL Consejo del Agua de la Confederación Hidrográfica del Norte aprobó en marzo de 2007 el Plan Especial de Actuación en Situación de Alerta y Eventual Sequía, un documento consensuado con administraciones y usuarios del agua y que cumple con los principios de la legislación vigente en la materia. 

El Plan abarca diversos aspectos clave para la gestión de estas situaciones. El primero de ellos es la caracterización de las sequías en las cuencas del Norte, que difiere a la de otras regiones. Esta definición se hace teniendo en cuenta desde documentos históricos hasta indicadores hidrológicos y análisis de los principales sistemas de abastecimiento.

Posteriormente, el plan afronta los indicadores que predicen o manifiestan la existencia de una situación de sequía y los umbrales de sequía que se obtienen con la aparición de estos indicadores. Por último, cada umbral desarrolla una serie de medidas asociadas, en las que se distinguen las que son responsabilidad directa de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico y las que son competencia de otros organismos o administraciones. En este último caso, la CHC desarrollaría una función de información, apoyo, asesoramiento y autorizaciones administrativas. 

Comentarios