Connecting Waterpeople
Contenido premium

Xavier Amores: "CWP aporta valor y mejora la competitividad de los miembros de la entidad”

El Catalan Water Partnership (CWP) apuesta por seguir consolidando la aportación de valor a los miembros de la entidad, a la vez que contribuye a mejorar su competitividad con un completo portafolio de servicios.

En esta entrevista con Xavier Amores, director del CWP, hablamos sobre los servicios de valor añadido que la entidad ofrece a sus asociados. Así, la innovación, la digitalización y la internacionalización se unen al desarrollo de negocio o networking y la cooperación con sectores intensivos en uso de agua como la alimentación, el turismo o la industria.

En primer lugar, nos gustaría conocer de primera mano su trayectoria profesional hasta el puesto que ocupa actualmente.

Soy ingeniero industrial y doctor en empresa. Toda mi trayectoria profesional ha estado relacionada con la gestión de la innovación. Primero, desde la consultoría más tecnológica, cuando estuve en Accenture y posteriormente en IDOM, ayudando a mejorar procesos de innovación en empresas. Después, estuve cinco años en la administración pública, primero en ACCIO, que es la agencia de competitividad de Cataluña, participando en distintos instrumentos de innovación, internacionalización, promoviendo clústeres, ayudando a startups; y en el Instituto Catalán de la Energía, en el área de promoción económica e I+D, contribuyendo al diseño e impulso de distintas iniciativas, desde la creación de un centro de investigación, un clúster o un programa para emprendedores en clean tech. Allí empieza mi relación con el sector del medioambiente, y decido emprender con mi propia consultoría hasta hace once años, cuando me incorporé como director del CWP.

En paralelo, siempre he mantenido relación con la universidad: hice el doctorado y una tesis sobre la gestión de la innovación en empresas de servicios tecnológicas y algunas publicaciones. De hecho, me gusta seguir participando en clases sobre innovación en la Universitat de Girona y en la escuela de negocios EADA, donde hace muchos años que soy profesor asociado en distintos másteres y MBA. Desde la consultoría, la administración pública, la universidad o como director del CWP, el nexo común ha sido siempre la innovación.

Como director del CWP, ¿cuál ha sido la evolución de la entidad?

Cuando empecé en el CWP en 2012, éramos apenas dieciocho empresas y una sola persona en la organización. A lo largo de este tiempo, hemos crecido en representatividad, hasta llegar a las casi 120 empresas; en equipo, con diez personas en plantilla, y participamos en unos veinte proyectos anuales con impacto en los asociados. En los últimos años, hemos movilizado proyectos con un presupuesto de más de 44 millones de euros, en gran parte con financiación europea, ya que formamos parte de diez proyectos en distintas líneas muy competitivas de la UE.

Asimismo, hemos ampliado el portafolio de servicios, focalizándonos siempre en como aportar valor al socio: acompañando a nuestras pymes a internacionalizar o a impulsar la transformación digital, coordinando consorcios de I+D, sin olvidar actividades relacionadas con el desarrollo de negocio o networking, así como cooperando con sectores intensivos en uso de agua como la alimentación, el turismo o la industria. Somos una entidad sin ánimo de lucro muy consolidada y con un foco claro: la aportación de valor ayudando a mejorar la competitividad de los miembros de la entidad.

Ha sido nombrado recientemente como uno de los tres finalistas a Clúster Manager del Año 2022 por la Comisión Europea y la Plataforma Europea de Clústeres. ¿Qué implica a nivel personal y para el CWP?

En Europa hay más de 1.300 clústeres de todos los sectores económicos, algunos de ellos con un gran peso en la economía europea. En este sentido, que un clúster de un sector relativamente pequeño a nivel de PIB como el nuestro esté en esa terna creo que ya es un reconocimiento a la tarea de todos los implicados, empezando por el equipo del clúster, la junta directiva y el presidente, e indudablemente todos los socios, que son los que, en definitiva, participan en nuestras actividades.

Es una gran satisfacción sinceramente, y aunque el reconocimiento puede parecer individual, bajo mi punto de vista es colectivo y ayuda a dar más visibilidad en Europa de la importancia de nuestro sector y de nuestra capacidad tecnológica e innovadora.

Es el momento de que grandes empresas, pero también la propia administración pública, avancen con inversiones tan relevantes en digitalización

Como director del CWP, ¿cuáles diría que son los objetivos de la organización a medio y largo plazo?

Ahora mismo tenemos un Plan Estratégico hasta 2024 bien definido, después de unos años de crecimiento en socios y en áreas de la cadena de valor que se han ido incorporando. El punto clave es seguir ofreciendo servicios de valor añadido a los asociados de la entidad en aquello que nos diferencia: innovación, digitalización e internacionalización, con un papel fundamental en acercar las nuevas tecnologías y el I+D más avanzado a nivel global hacia la innovación con impacto en nuestros socios.

El PERTE de Digitalización del Ciclo del Agua jugará un papel fundamental en la transformación del sector. ¿Cómo espera que impacte en dicha transformación?

Quizás lo más obvio sea hablar de ganar control, eficiencia y ahorro en todos los procesos gracias a las soluciones digitales, pero bajo mi punto de vista, impactará aún más en clave de diferenciación; en el momento que grandes empresas, pero también la propia administración pública, avancen con inversiones tan relevantes en digitalización. Marcará un punto de no retorno para aquellos que no vayan haciendo pasos decididos, tanto competidores como proveedores. En innovación, especialmente la más radical, se habla del reto de “cruzar el abismo” cuando una nueva tecnología pasa del I+D, los pilotos, early adopters o de la demanda sofisticada a conseguir superar ese abismo de esos pocos clientes pioneros hasta llegar a la mayoría del mercado, y convertirse en un estándar. En pocos años, veremos como son muchas las entidades que harán grandes avances. Las que no, a medio plazo van a tener un grave problema de competitividad y no todas las tecnologías innovadoras tendrán el mismo recorrido.

¿Cuál es la posición de CWP en este sentido? ¿Qué pediría a las administraciones que tengan en cuenta a la hora de desplegar el PERTE? ¿Cree que los fondos son suficiente para abordar los retos a los que se enfrenta el sector del agua?

España pasó una década con retrocesos en inversión en I+D en relación con el PIB, quedándonos muy lejos de los ambiciosos objetivos que nos habíamos marcado llegar en 2020. Además, el sector del agua, desgraciadamente, no siempre ha sido una prioridad en las inversiones de la administración. En este sentido hemos de celebrar que lleguen inversiones tecnológicas para el sector del agua como el PERTE. Desde CWP tuvimos ocasión de pedir al Ministerio, por ejemplo, que se incluyeran temas de I+D, o que se considerara también la industria usuaria del agua. Como a todos, nos preocupan los plazos y la complejidad administrativa que suele haber y nuestro objetivo es ayudar en lo que podamos para que tenga impacto en el conjunto del sector.

Como reflexión a medio y largo plazo, creo que el problema principal es el día después del PERTE. Las inversiones en tecnología e I+D requieren estabilidad en el tiempo y un apoyo decidido durante años, y es lo que nos va a permitir como país seguir siendo competitivos, crear empleos de calidad y en nuestro caso, hacer frente a un gran reto ambiental que padeceremos desde la primera línea dadas todas las previsiones de estrés hídrico en España y el Mediterráneo. Debemos cambiar las prioridades del país, apoyando al I+D, la innovación tecnológica y la modernización del sector en los presupuestos públicos de manera permanente.

CWP trabaja en proyectos con la fórmula cooperativa pyme-gran empresa-centro investigación. ¿Cómo se articula este modelo con las ayudas que proporciona el PERTE?

Hemos puesto en marcha un catálogo de soluciones digitales, que estamos a punto de publicar, para ayudar a conectar oferta tecnológica y digital de las empresas con las entidades que quieren impulsar proyectos de PERTE y necesitan proveedores tecnológicos. También promovemos espacios de encuentro, de información y asesoramiento.

El PERTE tiene una lógica muy definida, y que en mi opinión va más en línea de inversión tecnológica e innovadora, pero inversión, al fin y al cabo, y no I+D. Nuestra formula de cooperación más habitual viene por la experiencia en convocatorias europeas y estatales de investigación e innovación, que las hay más que nunca en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, fuera del PERTE y en las que seguimos trabajando.

Continuando con la mejora competitiva del sector, ¿cómo impulsa CWP la internacionalización de sus asociados?

Este 2022 hemos visitado la feria más importante de agua en Singapur con seis empresas del clúster, hemos vuelto a IFAT en Alemania después de tres años de parón por la COVID-19 con un estand agrupado y hemos promovido una misión a México y Vietnam. Ya tenemos en preparación, antes que acabe el año, misiones a Chile, Sudáfrica y Marruecos. Los eventos presenciales han vuelto, y las oportunidades a nivel global en nuestro sector crecen tanto en mercados en desarrollo como en los más sofisticados. Desde CWP también hemos puesto a disposición de los socios una red de contactos en clústeres y asociaciones del agua con objetivos parecidos al nuestro en muchas partes del mundo, desde EUA a Australia o Sudamérica, sin olvidar la UE.

Nuestra fórmula de cooperación más habitual viene por la experiencia en convocatorias europeas y estatales de investigación e innovación

En materia de I+D, ¿qué tipo de proyectos impulsa la asociación, y cuáles destacaría de los llevados a cabo?

En el clúster podemos distinguir distintos tipos de proyectos de I+D. En primer lugar, proyectos de I+D con financiación europea en temas clave a futuro para el sector del agua, especialmente en economía circular o reutilización, donde nos focalizamos en transferir y diseminar resultados al conjunto del sector, con impacto a medio y largo plazo. 

Los eventos presenciales han vuelto, y las oportunidades en nuestro sector crecen en mercados en desarrollo y en los más sofisticados

En segundo lugar, y probablemente donde hemos trabajado más en los últimos años, proyectos cooperativos entre tres y seis socios, especialmente con presencia destacada de pymes, de la convocatoria de Agrupaciones Empresariales Innovadoras del Ministerio de Industria para promover la digitalización o proyectos de innovación tecnológica de ACCIO o financiación en cascada de la UE a través del clúster, I+D que suelen tener períodos de ejecución cortos, de entre uno y tres años aproximadamente.

Finalmente, estamos en varios proyectos en los cuales acercamos soluciones tecnológicas innovadoras de socios a un mercado determinado o una posible necesidad identificada. Por ejemplo, en el proyecto WATER’SAVE’RESUE, un LIFE+, para promover la reutilización de agua y la eficiencia aplicada al sector turístico, o en proyectos para identificar tecnologías innovadoras en gestión de aguas subterráneas como el AQUIFER, o casos de éxito en reutilización como el proyecto SUGGEREIX.

Por último, ¿cómo describiría la evolución de la digitalización de los procesos de agua en la industria y en empresas de uso sostenible del agua?

La digitalización es uno de los cambios disruptivos más importantes que va a vivir el sector y, por tanto, marcará un punto de inflexión para seguir ganando competitividad y posicionamiento del sector a nivel global. Aparecerán nuevos actores y habrá cambios en la dinámica competitiva establecida. Lo que está claro es que, si hace unos años hablar de gemelos digitales, proyectos de IA-ML o IoT en agua parecía alejado del core del negocio, hoy la digitalización está muy cerca de las prioridades estratégicas y operativas de cualquier empresa del sector. Bajo mi perspectiva, el gran reto será pasar del proyecto digital individual dentro de una empresa a la integración de soluciones digitales en toda la cadena de valor, y como se comunican las distintas propuestas tecnológicas que cada actor implante. Es posible que pasemos de un período donde se multiplicarán las tecnologías y opciones, y que probablemente sea más complejo de lo que pensamos, a una progresiva harmonización y comunicación entre las mismas que permita disponer de herramientas que hoy nos parecen imposibles de implantar de manera masiva.

Proyectos

Proyecto-Ports4all-CWP.

Los proyectos han recibido financiación por parte del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo mediante la convocatoria de AEIs (2021a, 2021b y 2022a) y en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Todos ellos se han ejecutado a lo largo de 2020, 2021 y 2022.

PORTS4ALL

PORTS4ALL (AEI-010500-2021b-34) tiene como objetivo mejorar la sostenibilidad de infraestructuras portuarias mediante sistemas de regeneración marina formadas con materiales innovadores y tecnologías digitales. Se ha monitorizado su efecto mediante sistemas autónomos de control remoto, y con los datos recogidos en un entorno digital se han creado sensores virtuales de biodiversidad y se han investigado sistemas avanzados de inteligencia artificial y machine learning para predecir vertidos de la red de alcantarillado. El proyecto ha realizado las investigaciones en el Puerto Deportivo Marina de Palamós.

Colaboración entre: Adasa Sistemas, Eurecat, GPA Seabots y Seastainable Ventures.

SALWATERTWIN

SALWATERTWIN (AEI-010500-2022-60) es una iniciativa de investigación industrial que pretende diseñar y validar a escala laboratorio una planta pequeña semiautónoma que opere a bajo consumo mediante energía solar y de manera descentralizada para tratar la salinidad en aguas subterráneas. Esta planta incorporará un gemelo digital que permita una gestión inteligente, lo más eficiente posible y que pueda considerar todos los parámetros que se pueden llegar a dar en un entorno real.

Colaboración entre: Keiken Engineering, Eurecat, Protecmed y SPIN.

HYDROLEAKS2.0

HYDROLEAKS 2.0 (AEI-010500-2021b-152) es un proyecto colaborativo de desarrollo experimental, para dar respuesta a la problemática del agua no contabilizada en redes. El planteamiento era generar un clon digital de una red de abastecimiento y emplear nuevas soluciones de IA para detectar las fugas a partir de modelos de alta resolución temporal y espacial. Los resultados se gestionan a través de una plataforma digital, que supondrá una mejora operativa y económica para las empresas de explotación del ciclo del agua, y una reducción del impacto ambiental.

Colaboración entre: Neurite, Createch Solutions, B’Geo Open Gis, Aigües de Manresa, Aigües de Vic y ACLIMA.

DIGICAL

El objetivo del proyecto DIGICAL (AEI-010500-2021b-24) ha sido el desarrollo de un sistema de alerta temprana para inundaciones basado en el tratamiento masivo de datos en tiempo real integrados en una plataforma digital en la nube. Este sistema agiliza los procesos en la gestión del riesgo de inundaciones y la toma de decisiones ante una alerta y, en el caso de estudio, en la comarca de Osona, ha sido aplicado con resultados prometedores a explotaciones del ciclo del agua, mejorando así la garantía de la captación de agua potable.

Colaboración entre: ABM, HYDS, Prodaisa, Aigües de Vic y Depuradores d’Osona.

FADICLUR

FADICLUR (AEI-010500-2021-141) es un proyecto colaborativo de desarrollo experimental. Su objetivo ha sido utilizar la impresión en 3D para construir un demostrador de depósito de premezcla de hipoclorito sódico. Este demostrativo ha permitido estabilizar la concentración de cloro en depósitos asociados a redes de agua potable, siendo resistente a la presión, la corrosión química y apto para uso alimentario. Su implementación en red permite evitar problemáticas asociadas a la concentración de cloro y la generación de subproductos perjudiciales. 

Colaboración entre: Leitat, Catalana de Perforacions y Aigües de Manresa.

AGUALEARN

En el marco del proyecto AguAlearn (AEI-010500-2021-86) se ha desarrollado una plataforma innovadora de alerta temprana de la calidad del agua subterránea de la zona del delta del Llobregat que integra algoritmos elaborados mediante técnicas de machine learning. Estas técnicas de machine learning tienen la capacidad de predecir la presencia de contaminantes específicos a partir de los resultados de analíticas rutinarias de bajo coste y de identificar el caudal de explotación más idóneo en cada momento para minimizar la entrada de contaminantes.

Colaboración entre: Amphos 21, HYDS y Aigües del Prat.