Aqualia
Connecting Waterpeople
Isle Utilities
ABB
EMALSA
Saint Gobain PAM
s::can Iberia Sistemas de Medición
Global Omnium
NOVAGRIC
AGENDA 21500
AECID
Rädlinger primus line GmbH
Elmasa Tecnología del Agua
Bentley Systems
DAM-Aguas
Lama Sistemas de Filtrado
CAF
ICEX España Exportación e Inversiones
Hach
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Insituform
Grundfos
Asociación de Ciencias Ambientales
UNOPS
BACCARA
SCRATS
Baseform
Terranova
Xylem Water Solutions España
AZUD
Sacyr Agua
ADECAGUA
Danfoss
Confederación Hidrográfica del Segura
Hidroconta
TEDAGUA
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
DuPont Water Solutions
Agencia Vasca del Agua
Regaber
Barmatec
Ingeteam
ITC Dosing Pumps
NaanDanJain Ibérica
Red Control
Smagua
Fundación We Are Water
HANNA instruments
Kurita - Fracta
TecnoConverting
Aganova
IAPsolutions
VisualNAcert
Vector Motor Control
STF
biv Innova
Aigües Segarra Garrigues
IIAMA
Redexia network
Fundación Botín
Miya Water
Prefabricados Delta
Cibernos
J. Huesa Water Technology
Consorcio de Aguas de Asturias
ESAMUR
Filtralite
Blue Gold
Ulbios
Likitech
Molecor
Control Techniques
Cajamar Innova
Fundación Biodiversidad
LACROIX
EPG Salinas
Grupo Mejoras
Catalan Water Partnership
ACCIONA
Minsait
Kamstrup
Elliot Cloud
GS Inima Environment
Fundación CONAMA
UPM Water
Gestagua
Schneider Electric
FENACORE
Almar Water Solutions
CALAF GRUP
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Laboratorios Tecnológicos de Levante
BELGICAST by TALIS
Saleplas
Aqualia
Innovyze, an Autodesk company
Idrica
FLOVAC
ISMedioambiente

Cómo lograr cultivos resistentes a la sequía para asegurar el abastecimiento alimentario

  • Cómo lograr cultivos resistentes sequía asegurar abastecimiento alimentario
    Autores de estudio de izquierda a derecha: Ana I. Caño-Delgado, Aditi Gupta y Andrés Rico-Medina.
  • Un artículo publicado en Science por científicos del CRAG revisa las distintas estrategias biotecnológicas en experimentación para lograr hacer frente a la sequía, la mayor amenaza de la agricultura.
  • La clave para satisfacer las necesidades alimentarias de una población en aumento radica en lograr plantas más resistentes a la escasez de agua sin afectar su crecimiento.
  • El trabajo forma parte de un número especial de la revista Science dedicado a la sequía, que reúne expertos internacionales en este campo.

Sobre la Entidad

Centro de Investigación en Agrigenómica
Centro de investigación que reúne investigación básica y aplicada sobre genética y genómica de animales de granja y granja.
ABB

Existen cada vez más evidencias de que la frecuencia y la intensidad de la sequía están aumentando como consecuencia del calentamiento global. Según el último informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en los países en vías de desarrollo, los más poblados, la sequía sola causa más pérdidas en los campos de cultivo que todos los patógenos juntos, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria. En un artículo publicado esta semana en la revista Science, personal investigador del Centro de Investigación en Agrigenómica (CRAG) analiza distintas estrategias biotecnológicas para lograr cultivos resistentes a la sequía, que podrían usarse para paliar los efectos devastadores del cambio climático sobre la producción agrícola.

Cómo se protegen las plantas cuando hay escasez de agua

En un número especial de Science dedicado a la sequía, los autores explican que, en condiciones de estrés hídrico, las plantas se sirven de distintos mecanismos para evitar la pérdida de agua y sobrevivir. Estas estrategias naturales incluyen cambios en el crecimiento y la arquitectura de las raíces, el cierre de los estomas —pequeñas aperturas en las hojas—, y el avance de la fase reproductiva. “Estos mecanismos que utiliza la planta para protegerse de la sequía moderada limitan su crecimiento y, en cultivos, reducen sustancialmente el rendimiento”, explica la autora senior del artículo Ana I. Caño-Delgado, investigadora del CSIC en el CRAG. Las hormonas vegetales ácido abscísico (ABA), auxinas y brasinoesteroides juegan un papel esencial en la regulación de todas estas respuestas fisiológicas de la planta frente a la escasez de agua.

Los autores revisan las distintas estrategias experimentales que la comunidad científica ha utilizado para lograr incrementar la resistencia a la sequía de las plantas modificando la señalización mediante estas hormonas vegetales. Una de estas aproximaciones prometedoras es la que descubrió el grupo liderado por Caño-Delgado en 2018. El equipo demostró que modificando la señalización por hormonas brasinoesteroideas en la planta modelo Arabidopsis thaliana a través de un receptor muy específico, el BRL3, se lograba obtener plantas más resistentes a la sequía sin afectar su crecimiento. Estos estudios del grupo de Caño-Delgado están financiados por el Consejo Europeo de Investigación (ERC, de las siglas en inglés) a través de la ayuda competitiva Consolidator Grant.

Vista al futuro

Con el aumento continuo de la población mundial, llegando a 10.000 millones de personas en 2050, se prevé que la producción de cultivos deberá duplicarse para satisfacer las necesidades básicas de la ciudadanía, mientras el agua dulce será cada vez más escasa. Investigar cómo responden las plantas a la sequía y diseñar nuevas estrategias para el avance de la sanidad vegetal son prioridades esenciales para mejorar la eficiencia del uso del agua y garantizar la seguridad alimentaria futura.

Actualmente, muchos grupos de investigación están llevando a cabo estudios para hacer frente a este reto global. “Algunos trabajos ya han logrado mejorar la resistencia a la sequía en Arabidopsis, tomate y trigo gracias a técnicas de biotecnología muy precisas, como la edición genética mediante CRISPR/Cas9 o la innovadora optogenética”, comenta Caño-Delgado.

Junto con los últimos avances científico-técnicos, todo este conocimiento de la fisiología de las plantas, desde las raíces a los estomas, pasando por las fitohormonas, abre nuevos horizontes para desarrollar cultivos con mayor resistencia a la sequía sin afectar el rendimiento. La bioingeniería y el uso de bio- estimulantes –como los imitadores hormonales–, se presentan como herramientas que ofrecerán nuevas estrategias para combatir la escasez de agua y hacer frente a las necesidades de la agricultura del futuro.

Redacción iAgua