Sebastián Piñera: "Parar el desierto es un desafío y una misión de nuestra generación"

74
0

Sobre la Entidad

74
  • Desierto de Atacama (Wikipedia).
  • El presidente Piñera encabezó la ceremonia del Día Mundial contra la Desertificación y la Sequía, señalando que el Gobierno lleva adelante una política de Estado para enfrentar la desertificación del territorio, con medidas de corto, mediano y largo plazo.

El Presidente de la República, Sebastián Piñera, junto a los ministros de Agricultura, Luis Mayol, y del Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, además del presidente del directorio de Codelco, Gerardo Jofré, encabezó hoy en la comuna de Til Til, la ceremonia de conmemoración del Día Mundial contra la Desertificación y la Sequía, que se realizó en un predio perteneciente a Codelco en la zona norte de la capital.

En la ocasión, el Mandatario plantó simbólicamente un algarrobo, que forma parte del plan de Codelco Andina “que hoy día estamos inaugurando y que consiste en la plantación de 1.000 hectáreas con algarrobos, lo cual puede constituirse en una verdadera muralla verde que detenga al desierto, a las puertas de la ciudad de Santiago”, afirmó.

Añadió que este proyecto busca “mejorar las condiciones atmosféricas y del aire en la ciudad de Santiago y va a permitir también contribuir a la infiltración de aguas lluvia a través de las raíces de estas plantas y recuperar esta especie, que actualmente está en peligro de extinción, porque sabemos que el algarrobo tiene un uso comercial y puede servir, incluso, como alimento. Y, por tanto, es una planta que genera múltiples beneficios”.

En este contexto, el Jefe de Estado aseguró que “éste no es solamente un problema de Chile, ya que la desertificación es una de las amenazas más graves al progreso sostenido, al progreso sustentable y a la calidad de vida de millones de personas en el mundo entero”, porque “está produciendo hoy las mayores crisis y catástrofes humanitarias a nivel mundial, en tiempos de paz”.

La desertificación es una de las amenazas más graves al progreso sostenido.

Explicó que “actualmente se estima que casi dos tercios de nuestro territorio, aproximadamente 48 millones de hectáreas, están afectadas en mayor o menor medida por la desertificación”, precisando que “de las 290 comunas rurales que existen en nuestro país, 76 de ellas han sido catalogadas con erosión grave y 108 con erosión moderada. Esto significa que más de uno y medio millones de compatriotas conviven y sufren las consecuencias de esta desertificación”.

A modo de ejemplo, señaló que “el desierto está avanzando a una velocidad de 0,4 kilómetros por año, es decir, un poco más de 1 metro cada día, y de continuar a ese ritmo, hacia el año 2040, el desierto que vemos en el norte va a estar llegando a nuestra capital. Eso es lo que queremos evitar, parar el desierto, en primera instancia, y empezar a hacer retroceder el desierto y recuperar tierras fértiles, aptas para la vida humana, es la gran tarea de nuestra generación”.

Agregó que “junto con tener plena conciencia de la gravedad de este problema, quiero que todas las chilenas y chilenos sepamos que nos estamos haciendo cargo de este problema. Parar el desierto es un desafío y una misión de nuestra generación, una generación no puede eludir un desafío tan grande y noble como evitar que el desierto simplemente termine invadiendo a nuestro país y avanzando, como ha avanzado durante las últimas décadas, porque al fin y al cabo, lo que estamos haciendo no es solamente por nosotros, estamos haciendo algo también por nuestros nietos y los hijos y nietos de nuestros nietos”.

Medidas para enfrentar la deforestación y la sequía

El Presidente Piñera destacó que hay en marcha una política de Estado en contra de la desertificación, que se expresa en medidas inmediatas, de mediano y largo plazo, resaltando que “el Ministerio de Agricultura y el Ministerio de Obras Públicas se han desplegado en plenitud para tratar de aliviar las consecuencias que esta sequía ha traído para muchos de nuestros compatriotas. Por ejemplo, declaramos Zona de Catástrofe a todas las comunas de la región de Coquimbo y también a algunas comunas de la región de Valparaíso, como el caso de la Ligua, Petorca y Cabildo. Esto nos ha permitido ir con ayuda a más de 50.000 pequeños agricultores, implementando un programa de colaboración y ayuda para mejorar y potenciar la capacidad de estas familias para sobrevivir a la sequía y, al mismo tiempo, ayudarlos a mantener su capacidad productiva”.

Añadió que “estamos implementando un exitoso programa de siembra de nubes, que inicialmente se aplicó en Atacama, Coquimbo, Valparaíso, la región Metropolitana y la región de O´Higgins, pero que hoy día se está ampliando a la región del Maule”, resaltando que a través del Ministerio de Agricultura, en los últimos 3 años, hemos invertido más de 130 millones de dólares al año, en forestación y recuperación de suelos degradados, lo que ha permitido recuperar aproximadamente 200.000 hectáreas. Y junto con ello, hemos más que duplicado los recursos de fomento al riego, pasando de 29.000 millones que se invertían en riego el año 2009, a 72.000 millones el año pasado”.

El Jefe de Estado detalló, además, que “pusimos en marcha un agresivo plan de construcción de mini embalses de aguas lluvia y hemos logrado impermeabilizar 690 km de canales, que es la distancia entre Santiago y Temuco. Incorporamos 60 mil nuevas hectáreas al riego tecnificado, que es mucho más eficiente en el uso del agua, y hemos contribuido a regularizar más de 10.000 títulos agrícolas, lo cual significa que sus nuevos propietarios también se incorporan a esta tarea de mantener a un país con tierras fértiles”.

De igual modo, planteó que “hemos aumentado en un 30% el presupuesto para la prevención de incendios forestales e incrementamos de 82 a 130 las brigadas anti incendios y de 1.100 a más de 1.600 los brigadistas que combaten los incendios. Y, por supuesto, endurecimos drásticamente las sanciones para aquellos que resulten responsables de estos incendios”.

Entre las medidas de mediano plazo, destacó “el ambicioso plan de recargar nuestros acuíferos naturales, a través de obras de infiltración, de forma tal que el agua que de otra forma se perdería en el mar, pueda reinfiltrarse para poder aprovecharla en los periodos de escasez. Ya tenemos más de 15 áreas de infiltración de acuíferos naturales entre la región de Atacama y la región del Maule, para aumentar la recarga de estos verdaderos embalses naturales subterráneos”.

El desierto está avanzando a una velocidad de 0,4 kilómetros por año.

Agregó que “presentamos al Congreso un Proyecto de Ley de Fomento de Riego, que ya está avanzando en su trámite parlamentario y que va a permitir incrementar de 30.000 a 250.000 UF el monto de las obras de riego que realicen nuestros agricultores. También presentamos el Proyecto de Ley que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Silvestres Protegidas, que cuando sea aprobado va a permitir poner a Chile a la vanguardia en materia de protección de nuestra biodiversidad. Y propusimos modificaciones al Decreto Ley 701, para que podamos aumentar la inversión que nos permite recuperar los terrenos degradados, de forma tal de que podamos forestarlos con todas las ventajas que ello significa”.

Resaltó que gracias al trabajo mancomunado del Gobierno y diversos actores Chile ha sido reconocido por la FAO “como uno de los tres países en el mundo que han logrado aumentar su superficie de bosques en las últimas décadas, alcanzando lo que se llama un nivel de deforestación cero, es decir, que somos capaces, plantando bosques, de compensar los fenómenos de la naturaleza que van destruyendo nuestros bosques”.

Entre las medidas de largo plazo, el Mandatario señaló que “en materia de construcción de grandes embalses, en los últimos 50 años no cumplimos con nuestra tarea ni con nuestro deber. De hecho, entre el año 2000 y el año 2011, prácticamente no se inauguró ningún embalse nuevo en nuestro país”, subrayando que “si lográramos aprovechar la mitad de esa agua que se pierde hacia el mar, podríamos regar 5 millones de hectáreas adicionales”.

Sostuvo que para provechar mejor nuestra agua “desarrollamos una estrategia nacional de recursos hídricos, que está priorizando la construcción de 16 nuevos embalses durante esta década, algunos de ellos ya están inaugurados, otros en pleno proceso de construcción y otros en etapas de planificación, que nos van a permitir incrementar en un 30% nuestra capacidad de embalse”.

Precisó que “de esos nuevos embalses, ya inauguramos el Embalse de Ancoa, en la región del Maule, también inauguramos los canales matrices del Embalse El Bato, en la región de Coquimbo, este año entrará en operaciones el Embalse Chacrillas, en la región de Valparaíso, que es el primer embalse en la región de Valparaíso en más de 100 años, y hemos reanudado las obras del Embalse Convento Viejo, en la región de O’Higgins, que habían sido suspendidas, y vamos a iniciar la construcción de los embalses de Chironta, en Arica y Parinacota, de Punilla, en el Biobío, y de Valle Hermoso, en la región de Coquimbo, además del entubamiento de los canales en el Valle de Azapa”.

Finalmente, el Presidente Piñera formuló un llamado a todos los chilenos a comprometerse en el cuidado de un árbol, a través del Programa de Arborización: Un Chileno, Un Árbol. “Nosotros nos comprometemos a entregar la planta, los abonos y los instrumentos necesarios para que podamos tener en nuestro país 17 millones de árboles adicionales, lo cual nos va a permitir superar el estándar de áreas verdes por persona que recomiendan las organizaciones especializadas en la materia”, concluyó.

Comentarios