Chile restaurará la calidad del agua agrícola de Calama mediante los bonos de la Ley de Riego

68
0

Sobre la Entidad

CNR
CNR
La Comisión Nacional de Riego de Chile es una persona jurídica de derecho público, creada en septiembre de 1975, con el objeto de asegurar el incremento y mejoramiento de la superficie regada del país.
68

Con el objetivo de apoyar a la agricultura de Calama, a través del fomento de la construcción de obras que permitan restaurar la calidad del agua destinada para el riego, la Comisión Nacional de Riego (CNR) del Ministerio de Agricultura realizó la entrega de $70 millones (130.000 dólares) en bonificaciones correspondientes al concurso 12-2013 “Calidad de Aguas, Nacional” de la Ley Nº 18.450 de Fomento a la Inversión Privada en Obras de Riego y Drenaje.

Durante la ceremonia, que se enmarcó en la reunión mensual que realiza la “Mesa Oasis” de agricultores en Calama, además se lanzó el estudio “Diagnóstico de la situación legal de los derechos de agua en la cuenca del Río Loa”, cuyo objetivo principal es contribuir a la gestión eficiente de los recursos hídricos a través del diagnóstico legal de los derechos de aprovechamiento de aguas de los comuneros del río Loa.

El Secretario Ejecutivo de la CNR, Felipe Martin, destacó la entrega de bonificaciones, explicando que “este es un hecho muy importante, ya que es una zona que históricamente no había recibido recursos a través de la Ley de Riego. Estas bonificaciones permitirán el crecimiento agrícola del sector, ya que los regantes beneficiados podrán contar con más agua y de mejor calidad para realizar sus labores. Estamos muy contentos con los resultados de este concurso, ya que demuestran la importancia que ha dado este Gobierno por llegar a todos los sectores de nuestro país”.

En tanto, el Seremi de Agricultura de la región de Antofagasta, Gerardo Castro, explicó que “la inversión total que se generará gracias a las dos bonificaciones entregadas alcanza los $89 millones y permitirá la instalación de tecnología de punta para la extracción de sales y boro. Queremos destacar que esta bonificación se realiza, además, gracias a los aportes que realizaron también los regantes ya que esto es el resultado de la suma de esfuerzos entre el sector público y el privado”.

A su vez, el Coordinador de la Macrozona Norte de la CNR, Alberto Manzanares, añadió que “las obras que se realizarán a través de estas dos bonificaciones contemplan, además de los equipos de extracción de boro, la construcción de un estanque y la instalación de un sistema de riego por goteo, obras que permitirán resguardar el uso del agua, permitiendo el desarrollo de la actividad agrícola en el desierto. Queremos mejorar la calidad del agua para poder pasar de los cultivos tradicionales de la zona, que son de baja rentabilidad a, por ejemplo, los frutales y hortalizas, que permitirían aumentar el ingreso económico de las familias agricultoras”.

Una de las beneficiarias de la entrega de bonos, la agricultora Agustina Morales, explicó que “gracias a esta bonificación seremos parte de un gran proceso de innovación. Podremos aprovechar toda nuestra agua en riego a través de esta planta de tratamiento de agua que nos permitirá quitar el boro y arsénico dándonos la opción de ampliar nuestra variedad de cultivos. Nuestra meta familiar ahora será a cultivar tomates en el desierto más árido del mundo”.

Estudio

Uno de los objetivos impulsados por la CNR en el extremo norte y el país es “fortalecer a las Organizaciones de Usuarios de Aguas”, así lo precisó el Secretario Ejecutivo de la CNR, Felipe Martin, agregando que “queremos mejorar la gestión administrativa de los regantes, entregándoles información sobre una correcta distribución del recurso y mayores herramientas para contribuir al desarrollo sustentable de la agricultura en la región de Antofagasta”.

A su vez, el Coordinador de la Macrozona Norte de la CNR, Alberto Manzanares, explicó que “el estudio tiene una duración de seis meses y su objetivo principal es contribuir a la gestión eficiente del recurso hídrico mediante el diagnóstico legal de los Derechos de Aprovechamiento de Aguas de los comuneros del río Loa, lo cual les permitirá acreditar el uso de sus aguas abriéndoles la posibilidad de optar a herramientas de apoyo estatal, como la Ley de Fomento al Riego”.

El estudio básico tiene un costo de $46 millones y buscará actualizar los registros de comuneros de las Comunidades de Aguas del río Loa; diagnosticar la situación legal de los derechos de aprovechamiento de aguas; tramitar posesiones efectivas y enmendar errores en los títulos; además de entregar recomendaciones respecto de la viabilidad de formar una Junta de Vigilancia que permita regular la administración del río desde su naciente hasta su desembocadura, haciendo que la cuenca del Loa tenga un manejo integral de sus recursos; entre otros. 

Comentarios