Chile pierde un tercio del agua potable que produce

318
0

Sobre la Entidad

SISS
La Superintendencia de Servicios Sanitarios de Chile regula y fiscaliza a las empresas que brindan el servicio de agua potable y recolección y tratamiento de las aguas servidas.
318
  • La Superintendencia de Servicios Sanitarios está pidiendo a las compañías mayor celeridad en renovación de tuberías.

Fallas en la infraestructura de las redes de las empresas sanitarias -como roturas en cañerías- y consumos ilegales o robos, son los dos factores que explican que actualmente en Chile se pierda y no se facture cerca de un tercio del agua potable que se produce.

Este fenómeno fue consignado por el ingeniero civil hidráulico de la Universidad Católica y ex director general de Aguas (1994-2006), Humberto Peña, en el reciente informe "Infraestructura Crítica para el Desarrollo" de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC). "Las pérdidas en los sistemas de conducción son mayores que las registradas en sistemas de países desarrollados y en el estándar adoptado para la empresa modelo (20%) en el proceso tarifario", señala el texto.

El 74% de las mermas totales se explica por problemas físicos de los sistemas y el resto a otras causas. En el primer caso, destacan roturas en cañerías o fisuras, envejecimiento de las redes, fatiga de material, instalaciones deficientes y efectos de fenómenos naturales como sismos.

Además de esos factores, la titular de la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS), Magaly Espinosa, comentó que existen pérdidas comerciales ligadas a consumos ilegales por arranques clandestinos, medidores intervenidos o mal instalados, errores de lecturas de medidores, aperturas de grifos, entre otros. Los hurtos y conexiones clandestinas explican entre 8% y 10% de las pérdidas.

Independiente de las causas, la Superintendencia quiere reducir el actual nivel de pérdidas. Según cifras de la SISS en 1998, las mermas eran de 28,8% a nivel nacional, porcentaje que fue creciendo y no ha bajado de sobre el 30%. Espinosa añadió que a las empresas tampoco les conviene tener niveles de pérdidas superiores al que considera la empresa modelo, ya que el exceso de mermas no se incluye en las tarifas a público.

La SISS está siendo cada año más exigente con las compañías sanitarias en cuanto al porcentaje de renovación de cañerías. Indicó que en Chile existen en promedio 24 roturas por cada 100 kilómetros de tuberías de agua potable. En Europa las rupturas llegan a las 19 por cada 100 Km., en Estados Unidos son 13, mientras que en Portugal suman 163. El promedio en América del Sur es de 228 rompimientos.

Hoy no se sanciona por pérdidas de agua, pero si una rotura de tubería afecta a la calidad del servicio, se aplica un castigo. Según la SISS en 2012 los ingresos de explotación del sector sanitario llegaron a $ 869.608 millones y el consumo de agua potable fue de 1.605 millones de metros cúbicos.

Empresas en campaña

En Aguas Andinas afirmaron que disminuir las pérdidas es prioritario por eficiencia operacional. En los últimos años, ha rebajado las pérdidas desde 30% a 28% "y estamos iniciando un proyecto que tiene por objetivo reducirlas a 20% en un plazo de cinco años", dijeron.

Essbío explicó que las pérdidas de agua tienen relación con el terremoto de 2010, que obligó a reconstruir infraestructura entre las regiones VI y VIII. Espera que a 2020 las mermas de agua no superen el 20% -a marzo de 2014 llegó a 36,5%-, mediante un plan de detección de fugas, control de presiones y renovaciones de tuberías, entre otros.

En Esval y Aguas del Valle las pérdidas llegan en promedio al 36,7%. El gerente de clientes de Esval, Cristián Vergara, comentó que para el período 2014-2018 prevén destinar $ 16.200 millones para disminuir las pérdidas y $ 28.000 millones para renovación de redes.

Comentarios