Batalla al alga invasora Didymo, que ocupa lagos y ríos en Tierra del Fuego y Última Esperanza

190
0

Sobre la Entidad

DiCYT
Agencia de Noticias para la divulgación de la Ciencia y Tecnología del Instituto ECYT de la Universidad de Salamanca.
  • La actividad está inserta en el programa ‘Transferencia técnica para generar medidas de prevención y evitar el ingreso de la plaga ‘Didymosphenia geminata’ en la región de Magallanes y Antártica chilena’

Dos equipos de investigadores dirigidos por el director Científico del Cequa, doctor Máximo Frangópulos, realizarán recolección de muestras durante una semana en Tierra del Fuego y provincia de Última Esperanza.

Esta actividad del CEQUA (Centro Regional financiado por CONICYT a través de su Programa Regional), forma parte del plan de trabajo del programa, adjudicado al centro científico, comenzó en noviembre. Las primeras salidas fueron a Tierra del Fuego y a la provincia de Magallanes y están comenzando con los muestreos a la provincia de Última Esperanza.

Uno de los equipos, compuesto por Marco Pinto, Sebastián Ruiz y Guillermo Alvarado, realizará un muestreo que está considerado como anual dentro del programa, que incluye ríos y lagos de los circuitos de trekking del Paine, en el sector de los circuitos “V” y “W”, que no son de fácil acceso. Considera los cuerpos de agua de los sectores de valle El Francés, lago Nordenskjold, Los perros, el paso John Gardner, por atrás de los Cuernos y aunque éstos no son lugares de pesca, pero sí de trekking, se monitorea porque eventualmente las personas que practican este deporte, podrían ser un vector de propagación del Didymo.

El segundo equipo está compuesto por Máximo Frangópulos, Oscar Mancilla, Manuel Sánchez y el alumno en práctica de la Universidad de Magallanes, Juan Carlos Unión, quienes estarán monitoreando en Última Esperanza, en los sectores de Llanuras de Diana, lago Balmaceda, lago Aníbal Pinto, laguna Sofía, lago Maravilla, lago Porteño, lago Toro y todos los cuerpos de agua de Torres del Paine.

Máximo Frangópulos explica que existe una relación permanente con los clubes de pesca y que gracias a eso saben que no se ha visto nada sospechoso en Torres del Paine. “Tenemos un dato de lago Sarmiento e iremos a investigar, pero nada más que por precaución, porque sabemos que el alga que hay en ese sector, se parece, pero no es Didymo. De todas maneras sacaremos muestras de ahí, como lo hacemos normalmente”, agregó.

La presencia del alga en la región de Magallanes está circunscrita a dos cuerpos de agua de la provincia de Tierra del Fuego, que son el río Grande y el río Blanco y los investigadores esperan que la situación continúe así. “Afortunadamente el alga no ha ingresado al continente –dice Máximo Frangópulos- y agregó: “esperamos ahora realizar un monitoreo bastante completo. Son cincuenta estaciones en Última Esperanza las que están programadas, y ojalá no tengamos problemas en acceder a todos estos sitios para hacer crecer la base de datos de ríos monitoreados con Didymo aquí en la Región”.

El muestreo finaliza aproximadamente en una semana, siendo la siguiente etapa la campaña de continuación de las estaciones de Magallanes y luego, la provincia de Cabo de Hornos. “Esperamos que ojalá los ríos mantengan condiciones similares a cuando los dejamos y que todos los sistemas de prevención que se han generado a partir de este proyecto y de las iniciativas de los organismos estatales como Sernapesca y Subpesca, estén generando resultados y de esa manera estemos evitando que el alga se siga propagando por la región. Tenemos confianza en que sea así”, expresó Frangópulos.

Sin lugar a dudas en esta campaña, la colaboración de las personas quienes utilizan los cuerpos de agua de la Región, como pescadores deportivos y ciudadanía en general, es fundamental y el equipo de investigación aspira seguir generando ese cambio cultural necesario en la gente en cuanto al uso de estos sistemas de aguas continentales.

Un tema que llama a la reflexión y de inmediato a la acción, porque lamentablemente, el Didymo ya está presente en la Región, por lo que cada vez que las personas planifiquen ir a pescar o realizar alguna actividad en el agua, deberían tener en cuenta siempre las tres medidas universalmente conocidas que son: remover, lavar y secar, procedimiento sencillo que permite mantener controlada la expansión del Didymo.

Comentarios