Hay vida en el lugar más seco de la Tierra, en condiciones similares a Marte

141
0
141

Investigadores han identificado un nuevo lugar más seco de la Tierra en el desierto de Atacama, una región en Chile ya reconocida como la más árida del mundo. También han encontrado evidencia de vida en el lugar, un descubrimiento que podría tener consecuencias de gran alcance para la búsqueda de vida en Marte.

Durante más de una década, la región de Yungay se había considerado como la zona más seca del hiperárido desierto de Atacama, con condiciones cercanas al llamado "límite seco" para la vida en la Tierra.

Varios trabajos académicos se han publicado sobre las características extraordinarias de este lugar y su relevancia para los astrobiólogos como un análogo de las condiciones en Marte. Sin embargo, tras una búsqueda más sistemática en este desierto, un equipo de investigación chileno ha encontrado ahora un nuevo sitio, María Elena Sur (MES), que describe como "mucho más seco" de Yungay.

"Encontramos una serie de especies de bacterias viables en el perfil del suelo en el MES"

El autor principal, Armando Azua-Bustos, un biólogo y científico de investigación del medio ambiente en el Blue Marble Institute de Ciencia Espacial en Seattle, dice que el equipo descubrió que MES tiene una humedad relativa atmosférica media (RH) del 17,3 por ciento y un RH en suelo con una constante 14 por ciento a una profundidad de un metro. Este valor coincide con el suelo con mediciones RH más bajas tomadas por el rover Curiosity en el cráter Gale de Marte, estableciendo el hecho de que las condiciones en el lugar son tan secas como los encontrados recientemente en la superficie marciana.

"Sorprendentemente, encontramos una serie de especies de bacterias viables en el perfil del suelo en el MES utilizando una combinación de métodos moleculares dependientes e independientes, revelando la presencia de vida en el lugar más seco en el desierto de Atacama reportado hasta la fecha", dice Azua-Bustos en un comunicado publicado por astrobio.net.

El equipo utilizó microsensores, incluyendo registros de  temperatura atmosférica y de humedad relativa, para tomar mediciones detalladas de las condiciones microambientales en el emplazamiento MES. También caracterizó la composición geoquímica de los suelos en el lugar para dar a conocer la presencia y tipo de especies microbianas capaces de sobrevivir en estas condiciones. Los resultados se presentan en la revista Environmental Microbiology Reports.

Para Azua-Bustos, el hecho de que las condiciones del sitio MES, en cuanto a sequedad, sean las más cercanos posibles a las de Marte significa que es uno de los mejores modelos analógos en la Tierra para entender e investigar la posible existencia de vida microbiana en el subsuelo marciano.

"Esto también implica que si quieres probar la próxima generación de robots, instrumentos y otras técnicas de detección y tecnologías en un entorno como el de Marte, este es uno de los mejores que puedes encontrar, ya que posee muchas de las características clave que se quieren encontrar en el planeta rojo ", dice.

Comentarios