Esta semana se celebra el curso "Agua y Economía Verde" organizado por CODIA, Conagua y PNUMA

73
0
73

(Conagua) Las relaciones con los países iberoamericanos han permitido intercambiar experiencias y enriquecer las estrategias en materia hídrica en México para cumplir compromisos sociales, como lograr que 10 millones de habitantes, por primera vez, tengan agua potable entubada y, con ello, un mejor nivel de vida, aseveró José Luis Luege Tamargo, Director General de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Refirió que la Conagua ha estrechado relaciones con diversos países, mediante organizaciones como la Conferencia de Directores Iberoamericanos del Agua, con quienes México no sólo comparte historia y cultura, sino también estrategias que ayudan a mejorar las condiciones de la población en materia hídrica. 

Durante el curso “Agua y Economía Verde” —organizado por la Conagua, la Conferencia de Directores Iberoamericanos del Agua y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente—, José Luis Luege hizo énfasis en que por primera vez se imparte un curso específico sobre el agua y su papel en la economía verde, y es una oportunidad fundamental para que los asistentes —provenientes de Venezuela, Perú, Ecuador, Uruguay, Argentina, Colombia, Chile, Guatemala y México— abunden sobre temas como los bienes y servicios que proporcionan los ecosistemas acuáticos.

Los expertos trataron temas como la valoración de los servicios de los ecosistemas, el derecho al agua y al saneamiento, y el pago por servicios ambientales asociados al agua.

Algunas de las propuestas del curso están relacionadas con la necesidad de que se reconozca el carácter estratégico que tiene el agua dentro del sistema económico y la urgencia de que se incentive el uso de tecnología que fomente el crecimiento sustentable, pues con ello llevará a la generación de empleos y la conservación de los recursos naturales.

La mayoría de los países comparten el reto de reducir el consumo del agua en el sector agrícola sin comprometer la producción alimentaria, con lo que se ayudará a evitar que en 2030 la mitad de la población viva en estrés hídrico severo, como lo advierte el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente. 

Comentarios