En marcha proyecto para reducir vulnerabilidad de las comunidades de la región de la Depresión Momposina frente al cambio climático

0
140
140

(MADS) El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la mano con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) puso en marcha el proyecto para la reducción del riesgo y la vulnerabilidad frente al cambio climático en la región de la Depresión Momposina de Colombia, con una inversión en recursos de cooperación superior a los 8 millones de dólares.

El objeto principal del proyecto, que se implementará principalmente en los municipios de Ayapel, San marcos y San Benito Abad, en los departamentos de Sucre y Córdoba, es reducir la vulnerabilidad de las comunidades y los ecosistemas de la región ante los eventos extremos hidroclimatológicos causados por el cambio climático.

Para reducir el impacto de los efectos generados por el cambio climático en la Región de La Mojana, en el proyecto se contempla una estrategia que incluye acciones de adaptación para ejecutarlas en cinco años. Son cuatro componentes a través de los cuales se busca:

  • El fortalecimiento del actual sistema de información hidroclimatológica para ser utilizado por los actores locales y regionales para mejorar su respuesta ante los impactos del cambio climático.
  • La rehabilitación de los humedales y de su hidrología en el área objetivo, a fin de reducir el riesgo de inundación y sequía asociado con el cambio y la variabilidad climática.
  • La introducción a prácticas agroecológicas resilentes al cambio climático y construcciones de arquitectura adaptativa para reducción de la vulnerabilidad de las comunidades.
  • El fortalecimiento de la institucionalidad y de las estructuras sociales relevantes para incorporar la gestión del riesgo climático y las medidas de adaptación a los procesos de planeación y toma de decisiones en el nivel local, regional y nacional.

El lanzamiento del proyecto se hizo en el municipio de San Marcos (Sucre) por parte del ministro del Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Gabriel Uribe, y de la directora País del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Helen Clark; y contó con la asistencia de los Gobernadores de Sucre y Córdoba y los alcaldes de Ayapel, San Benito Abad y San Marcos.

La dirección del proyecto estará en manos de la Dirección de Cambio Climático del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. De la estructura organizativa hacen parte las corporaciones autónomas Corpomojana y CVS, el Fondo de Adaptación y el Departamento nacional de Planeación (DNP).

Contexto del problema

La Mojana es una eco-región de especial importancia ya que hace parte del complejo de humedales de la Depresión Momposina, la cual es una cuenca hidrográfica sedimentaria de 24.650 km² reguladora de los caudales de los ríos Magdalena, Cauca y San Jorge.

Estos humedales prestan un servicio de regulación hídrica amortiguando inundaciones y previniendo sequías en poblaciones asociadas, al recibir y liberar el agua producida por lluvias en las partes altas de las cuencas de los ríos Magdalena, Cauca y San Jorge. Esto facilita la decantación y acumulación de sedimentos que representa una función de control indispensable para la costa Caribe. Su riqueza ambiental ecosistémica y función de regulación hídrica le otorga una importancia fundamental a nivel regional, nacional y global.

La Mojana está siendo afectada por desequilibrios ambientales generados por el inadecuado uso y ocupación del territorio y por el inapropiado manejo de las cuencas de los ríos que confluyen en el delta hídrico. Ha sufrido un acelerado proceso de deterioro de humedales, bosques y zapales, deforestación, reducción acelerada de la pesca y la fauna, contaminación de fuentes hídricas, desequilibrio del sistema hidrológico y privatización de las tierras comunales.

Los niveles de las inundaciones se han acentuado por efecto de fenómenos de variabilidad climática, manifestándose en ciclos de lluvia superiores a los promedios regulares y periodos amplios de sequías que inciden negativamente en las actividades económicas y aumentan la vulnerabilidad y la exposición de los asentamientos poblacionales a fenómenos naturales.

Con respecto al área inundada durante el periodo 2010-2011, los municipios de Nechí, San Jacinto del Cauca, Ayapel y San Marcos fueron los que más resultaron afectados, registrando entre el 21% y 30% de su territorio anegado.

Magangué, Ayapel y San Marcos son los centros más poblados, concentrando 224.000 habitantes, equivalentes al 57% de la población total de la subregión. El índice de incidencia de la pobreza multidimensional es cercano al 90%, correspondiente a cerca del doble del promedio nacional.

Los recursos hídricos están sometidos a una creciente contaminación proveniente de la explotación minera (mercurio y cianuro principalmente), del uso de plaguicidas, sedimentos, residuos urbanos y del manejo inapropiado de los sistemas de saneamiento básico. 

Comentarios