De la minería como daño a la minería como oportunidad

128
0

Sobre la Entidad

Avina
Fundación latinoamericana que identifica oportunidades de acción para un cambio sistémico hacia el desarrollo sostenible, vinculando y fortaleciendo a personas e instituciones en agendas de acción compartidas.
128

Diversos sectores de la sociedad latinoamericana se dieron cita el pasado 10 y 11 de septiembre en el Foro Internacional “De la minería como daño a la minería como oportunidad”, un espacio de encuentro  donde se abordaron temas como las narrativas mineras, se plantearon modelos mineros desde diferentes enfoques (económicos, ambientales, sociales y políticos) y se reflejaron los desafíos que tiene el sector para que la minería responsable se convierta en un motor de desarrollo en el continente.

El evento se llevó a cabo en Bogotá, Colombia bajo el marco del cuarto encuentro del Grupo de Diálogo Latinoamericano. Asistieron representantes de empresas como: Codelco, Cerrejón, Anglo Gold Ashanti, Río Tinto entre otras, también hubo participación del gobierno Nacional entre las cuales estuvo la Agencia Nacional de Minería, la Unidad de Planeación Minero Energética y el Viceministro de Minas Cesar Díaz y por último, hubo diferentes organizaciones de la Sociedad Civil de países como Ecuador, Chile, Perú, Venezuela, Brasil, Canadá y Argentina con algunos representantes de comunidades e indígenas.

Asimismo por parte de Fundación Avina participaron Bernardo Toro y Eduardo Villegas.

Adicionalmente se realizó un trabajo en equipo donde diferentes actores de la sociedad fueron orientados a discutir sobre políticas públicas, ordenamiento y gestión territorial, participación ciudadana e indígena, generación de riqueza y dignidad humana.

Finalmente, se le dio una oportunidad a la minería para que diferentes actores opinen acerca del cómo operar en ella y se refleje una forma de como beneficiarla, llegando a acuerdos sobre toma de decisiones rescatando que en la actividad se use como parámetro los servicios ecosistémicos para sopesar los costos y beneficios, se ve al diálogo como un camino que permite la generación de cambio y transformación, y se deja claro que la participación debe ser justa, equitativa y más amplia, privilegiando la simetría de la información, una legítima representatividad y pertinencia al momento de transmitir los mensajes a los tomadores de decisiones.

Comentarios