Connecting Waterpeople

Colombia: El valor de la planificación territorial en la mitigación de desastres naturales

2
800
  • Colombia: valor planificación territorial mitigación desastres naturales

Sobre la Entidad

Grupo INCLAM
Grupo internacional, dentro del Mercado Alternativo Bursátil, que se dedica al sector de la ingeniería del agua y el cambio climático. Gracias a su expansión dispone de delegaciones en Latinoamérica y Caribe, España, África Subsahariana y Asia.
· 800
2

Lamentablemente el fenómeno el Niño va a ser recordado por todos los países que en mayor o menor medida, están sufriendo sus consecuencias. Estas semanas pasadas nos llegaban imágenes impactantes de su paso por Perú (todavía activo) y ahora es Colombia quien cobra un triste protagonismo con una cifra de pérdidas humanas que ya supera las 280 víctimas, muchos de ellos menores de edad.

La avalancha  de agua, lodo, piedras y árboles que se producía en la noche del sábado en Mocoa, ciudad situada al sur del país de 45.000 habitantes, se llevó por delante todo lo que encontró a su paso en 17 barrios. En sólo tres horas cayó la tercera parte del agua que cae en un mes en esta zona, provocando un rápido crecimiento de los ríos Mocoa y sus afluentes Mulato y Sangoyaco. Pero este no fue el único factor que originó la tragedia, Christian Euscátegui, jefe de Pronósticos y Alertas del Ideam, apuntaba también a los “problemas asociados a sedimentación, es decir que los ríos tienden a tener más residuos provenientes de la erosión de las montañas”.

Otro de los factores críticos que se relacionan con la catástrofe es el social. La pobreza que se vive en algunas de estas zonas ha llevado a sus habitantes a levantar sus casas por desconocimiento, en zonas especialmente vulnerables a los efectos extremos. “Las invasiones en las rondas de los ríos, la discontinuidad en los jarillones y la construcción de diques ilegales para secar humedales son algunos de los motores que agravan la vulnerabilidad de las poblaciones ante las amenazas de crecientes súbitas o desbordamientos frecuentes de los ríos y lagunas”, expresa Euscátegui.

La pobreza que se vive en algunas de estas zonas ha llevado a sus habitantes a levantar sus casas por desconocimiento, en zonas especialmente vulnerables a los efectos extremos

La planificación del territorio teniendo en consideración los peligros de origen natural y los posibles daños que estos pueden llegar ocasionar en los elementos vulnerables, se demuestra una vez más como una labor esencial y el instrumento de prevención más efectivo a medio y largo plazo. El riesgo con el que conviven bienes y personas, debe ser conocido por los diferentes niveles de gobierno, entidades que tienen competencias ambientales, hídricas y sobretodo urbanísticas, por la propia población. Deben establecerse,  a través del pacto consensuado que representa la planificación hidrológica, aquellos riesgos que son asumibles y gestionables mediante medidas “soft”, aquellos con los que se puede convivir siempre y cuando nos protejamos a través de actuaciones “hard” y las zonas de exclusión donde el riesgo es inasumible en cualquier caso y hay que evitar la exposición parcial o total de bienes y personas.

Colombia, a partir de los eventos negativos acaecidos por tragedias naturales años anteriores, ha invertido recursos económicos importantes en diseñar estrategias eficientes de mitigación de dichos eventos a partir de la ordenación de su territorio desde el punto de vista urbanístico (Planes de Ordenamiento Territorial liderados por los municipios o POTs), ambiental e hídricos (Planes de Ordenamiento y Manejo de Cuencas o POMCAS liderados por las Corporaciones Ambientales). Mucho se está invirtiendo y desarrollando en estas temáticas, si bien no todas las cuencas están hechas ni todos los POTs actualizados, es una costosa tarea en tiempo y recursos económicos.

INCLAM, desde su sede en Bogotá, entre el año 2014 y 2016, ha elaborado el análisis de la gestión del riesgo en 8 municipalidades pertenecientes al Departamento de Cundinamarca ​

INCLAM, desde su sede en Bogotá, entre el año 2014 y 2016, ha elaborado el análisis de la gestión del riesgo en 8 municipalidades pertenecientes al Departamento de Cundinamarca y en la actualidad, en consorcio con la Universidad de Medellín, está trabajando en la planeación y ordenación de 5 POMCAS en el oriente antioqueño con el apoyo de CORNARE. Nuestra organización ha apostado desde el inicio por trasladar la experiencia adquirida en Europa y América Latina relacionada con la gestión del riesgo a la realidad colombiana, fusionando el conocimiento que reside en las personas de ambas regiones y aportar toda la tecnología que en esta materia se ha desarrollado a lo largo de los 30 años de la historia de INCLAM.

La Procuraduría hacía estos días un llamado al Ministerio de Ambiente, a los concejos municipales y a las Corporaciones Autónomas Regionales para que adopten medidas urgentes que puedan prevenir tragedias como la sucedida el viernes pasado en Mocoa, Putumayo. La Procuraduría Delegada para Asuntos Ambientales pidió orientar el ordenamiento territorial, teniendo en cuenta amenazas y riesgos naturales, “en armonía con el medio ambiente y las tradiciones históricas y culturales”. La entidad señaló que es indispensable que los distintos municipios del país actualicen y revisen sus Planes y Esquemas de Ordenamiento Territorial, en los cuales deberán incorporar la variable ambiental.

Ahora más si cabe, es fundamental que Colombia siga con su plan potenciando, los estudios de zonas urbanas y rurales, el desarrollo de metodologías y aplicación de tecnologías de última generación basadas en sistemas de delimitación de zonas inundables, de Alerta Temprana (SAT) y de Ayuda a la Decisión (SAD). 

La redacción recomienda

03/07/2018 · Vídeos · 98 1

EPC, una historia de éxito del Grupo INCLAM

10/05/2018 · Tecno · 186 1
Descifrando Enigma