El Niño causa altos déficits de precipitaciones en las regiones Andina y Caribe

16
0

Sobre la Entidad

MinAmbiente
Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Colombia. 
16

El impacto de El Niño en Colombia, fenómeno de variabilidad climática cuya presencia fue confirmada el pasado 10 de abril, ha ocasionado una marcada ausencia y disminución de las lluvias en las regiones Andina y Caribe, así como un aumento de las temperaturas, esto en la plenitud de la primera temporada de lluvias del primer semestre del año.

En Huila y en sectores de Tolima, Cundinamarca y Norte de Santander, se han registrado, por ejemplo, déficits de precipitaciones entre el 40% y el 70% con respecto a los promedios históricos. Tampoco ha llovido, como se esperaba según parámetros históricos, en Atlántico, Magdalena, Cesar y La Guajira. En esta última región hay sectores donde la caída en las lluvias ha llegado al 70%.

Todo esto como resultado de un fenómeno El Niño, cuya presencia se confirma cuando se analiza el comportamiento de la cuenca del océano Pacifico Ecuatorial; que en abril se caracterizó por un sostenido incremento en su temperatura, en algunos casos con valores de anomalía de 1°C por encima de los promedios normales, a lo que se ha sumado un debilitamiento de los vientos Alisios. Una mezcla de dos anomalías que según el índice Oceánico ONI– NOAA, se han  mantenido inalterables durante los últimos seis meses y revalidan la existencia de un fenómeno débil.

De acuerdo con los análisis del IDEAM, se espera que este fenómeno natural  pudiera extenderse hasta junio; sin embargo, modelos emitidos por centros internacionales de predicción climática como la NOAA y el Instituto Internacional de Investigación para el Clima y la Sociedad (IRI), de Estados Unidos, sugieren que iría hasta el segundo semestre del 2015.

Para lo que resta de mayo, cuando en condiciones normales se da inicio a la temporada de lluvias en la región Caribe, se espera que allí llueva menos de lo presupuestado. Sucederá lo mismo para la región Andina, que  mantendrá condiciones de disminución en las precipitaciones.

De acuerdo con lo anterior, el IDEAM recomienda estar atentos a la reducción del recurso hídrico, pues a mediados de junio se inicia la temporada semiseca de mitad de año, que se extenderá hasta mediados de septiembre.

El Sistema Nacional Ambiental, así como la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, las autoridades nacionales, regionales y locales, y los sectores productivos, no podrán bajar la guardia frente al ahorro de agua. Deben estar atentos a las alertas del IDEAM y fortalecer las acciones preventivas para enfrentar un posible desabastecimiento del líquido en las regiones más vulnerables.

Comentarios