Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
ISMedioambiente
IAPsolutions
KISTERS
RENOLIT ALKORPLAN
FLOVAC
AMPHOS 21
Vector Energy
Fundación Biodiversidad
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Sacyr Agua
Saint Gobain PAM
Amiblu
TEDAGUA
Schneider Electric
Molecor
DATAKORUM
TRANSWATER
Sivortex Sistemes Integrals
Confederación Hidrográfica del Segura
GS Inima Environment
Baseform
Fundación CONAMA
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Minsait
HRS Heat Exchangers
Almar Water Solutions
CAF
IRTA
Filtralite
s::can Iberia Sistemas de Medición
AGS Water Solutions
Cajamar Innova
Innovyze, an Autodesk company
Agencia Vasca del Agua
FENACORE
J. Huesa Water Technology
Grupo Mejoras
Aqualia
Ingeteam
Idrica
ICEX España Exportación e Inversiones
Xylem Water Solutions España
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Asociación de Ciencias Ambientales
Hach
ONGAWA
Kamstrup
Hidroconta
TecnoConverting
ACCIONA
ADASA
Barmatec
Lama Sistemas de Filtrado
Rädlinger primus line GmbH
ESAMUR
Catalan Water Partnership
Red Control
AECID
ADECAGUA
Global Omnium
SCRATS
Fundación Botín
EPG Salinas
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
LACROIX
Likitech

Se encuentra usted aquí

La CE acoge el acuerdo provisional para mejorar la gestión de las aguas residuales urbanas

  • CE acoge acuerdo provisional mejorar gestión aguas residuales urbanas
  • Este acuerdo provisional revisará la Directiva sobre el tratamiento de las aguas residuales urbanas, prometiendo una protección ambiental más robusta.
  • Con enfoque en la eliminación de nutrientes y microcontaminantes, esta revisión amplía su alcance a zonas menores y aplica el principio de "quien contamina paga".
  • Esta medida es un paso esencial hacia ríos, lagos y mares más limpios en Europa, alineándose con el Pacto Verde y la sostenibilidad.

Sobre la Entidad

Comisión Europea
Representa y defiende los intereses del conjunto de la UE, elabora propuestas de nueva legislación europea y gestiona la labor cotidiana de poner en práctica las políticas y hacer uso de los fondos europeos.

La Comisión acoge con satisfacción el acuerdo político provisional alcanzado hoy entre el Parlamento Europeo y el Consejo sobre la propuesta de la Comisión de revisar la Directiva sobre el tratamiento de las aguas residuales urbanas. Esta Directiva revisada reforzará sustancialmente la protección de la salud humana y del medio ambiente frente a los vertidos nocivos de aguas residuales urbanas. También dará lugar a ríos, lagos, aguas subterráneas y mares más limpios en toda Europa.

Con las nuevas medidas en vigor, se eliminarán más nutrientes de las aguas residuales urbanas y se aplicarán nuevas normas a los microcontaminantes. La Directiva se aplicará ahora a un número más amplio de zonas, ya que abarcará también aglomeraciones más pequeñas a partir de 1,000 habitantes

De conformidad con el principio de «quien contamina paga», la nueva ley garantizará que los costes de esta protección sean sufragados parcialmente por la industria responsable, en lugar de por las tarifas del agua o el presupuesto público. Además, impulsará al sector de las aguas residuales hacia la neutralidad energética y climática. También mejorará la gestión de las aguas pluviales, que adquirirán cada vez más importancia ante el aumento de las fuertes precipitaciones debidas al cambio climático.

Por último, garantizará el acceso al saneamiento en los espacios públicos para los dos millones de personas más vulnerables y marginadas de la UE. Esto está en consonancia con los requisitos establecidos en la Directiva sobre el agua potable revisada recientemente adoptada, que exige el acceso al agua para todos.

Reducción de sustancias químicas y contaminantes en el agua limpia

La nueva Directiva exigirá la eliminación de más nutrientes y microcontaminantes de las aguas residuales urbanas, en particular de los procedentes de productos farmacéuticos y cosméticos tóxicos. Introducirá un seguimiento sistemático de los microplásticos en las entradas y salidas de las instalaciones de tratamiento de aguas residuales urbanas, así como en los lodos. Un seguimiento adicional de las sustancias químicas para siempre, como las PFAS, mejorará los conocimientos existentes sobre la difusión de estas sustancias químicas a través de las aguas residuales urbanas.

La nueva Directiva aplicará por primera vez el principio de «quien contamina paga» en el sector del agua de una manera específica: las industrias más contaminantes, los productos farmacéuticos y cosméticos, deberán pagar al menos el [80 %] del coste de eliminación de microcontaminantes (conocido como tratamiento cuaternario). Esto limitará el coste de los nuevos requisitos para los ciudadanos.

Además, los parámetros clave relacionados con la salud serán objeto de un seguimiento periódico en las aguas residuales urbanas, incluida la resistencia a los antimicrobianos o la COVID-19 del SARS en caso de pandemia.

Las nuevas medidas tienen en cuenta las condiciones climáticas cambiantes y establecen obligaciones claras para que los Estados miembros puedan hacer frente mejor a las fuertes precipitaciones. Los recientes acontecimientos en varios Estados miembros, como Alemania, Francia, los Países Bajos y Bélgica, han puesto de manifiesto que el régimen de precipitaciones está cambiando drásticamente no solo durante el verano, sino también en invierno, y que es necesario adoptar medidas urgentes para garantizar la adaptación del sector de las aguas residuales urbanas a esta nueva realidad. En el caso de las grandes ciudades, los Estados miembros tendrán que elaborar sistemáticamente planes integrados de gestión para hacer frente a las aguas de tormenta. En el caso de las ciudades más pequeñas, tendrán que hacerlo cuando las aguas de tormenta presenten un riesgo. En estos planes, deben establecerse medidas concretas de gestión con una priorización de las soluciones basadas en la naturaleza.

La Directiva contribuirá a la economía circular mejorando la calidad de los lodos y las aguas residuales tratadas, permitiendo una mayor reutilización en la agricultura y garantizando que no se pierdan recursos valiosos.

Próximas etapas

El Parlamento Europeo y el Consejo tendrán ahora que adoptar formalmente la nueva Directiva antes de que pueda entrar en vigor. A continuación entrará en vigor 20 días después de su publicación en el Diario Oficial de la UE. A continuación, los Estados miembros tendrán que empezar a trabajar en la aplicación de los requisitos y enviar los primeros programas nacionales de ejecución actualizados en 2026.

Antecedentes

La Comisión adoptó su propuesta de revisión de la Directiva sobre el tratamiento de las aguas residuales urbanas el 26 de octubre de 2022. La Directiva es un elemento clave del Pacto Verde Europeo y del Plan de Acción «Contaminación Cero».

En general, la Directiva de 1991 se ha aplicado correctamente en todos los Estados miembros. Sin embargo, tras más de 30 años de existencia, la Directiva necesitaba una revisión general para tener en cuenta las nuevas fuentes de contaminación urbana, que ahora se han vuelto más dominantes (como las ciudades más pequeñas, las instalaciones descentralizadas o las aguas de tormenta). También han surgido nuevos contaminantes, como los microplásticos o los microcontaminantes (como los productos farmacéuticos o los cosméticos).

Además, el sector de las aguas residuales urbanas debe aprovechar su potencial de neutralidad energética, contribuyendo así a los objetivos generales del Pacto Verde Europeo.

La redacción recomienda