Connecting Waterpeople

José Luis del Campo: "El reto de las Comunidades es conseguir cada vez mas garantía de riego"

1
136
  • José Luis Campo: " reto Comunidades es conseguir cada vez mas garantía riego"
    José Luis del Campo Benito, presidente de la Comunidad de Regantes de la Margen Izquierda del Bembézar.

Sobre la Entidad

Comunidad de Regantes de la Margen Izquierda del Bembézar
La Comunidad de Regantes del Canal Margen Izquierda del Río Bembézar provee servicio a más de 160 regantes. En sus más de 4.000 hectáreas podemos encontrar cultivos de naranjos, maíz, olivos, ajos, sandías...
Web
Bentley Systems

Con el objetivo de poner en primera plana la situación del regadío en España, continuamos el ciclo de entrevistas llamado "El regadío en España" (#RegadíoiAgua). El sector del regadío es el principal usuario del agua en nuestro país y un papel importante hacia la sostenibilidad en este sector lo tienen las Comunidades de Regantes. En esta ocasión hablamos con José Luis del Campo Benito, presidente de la Comunidad de Regantes de la Margen Izquierda del Bembézar.

Pregunta: En primer lugar, nos gustaría conocer su trayectoria profesional hasta el puesto que ocupa actualmente.

Respuesta: Soy Jose Luis del Campo Benito, actualmente presidente de la Comunidad denominada brevemente “De la Margen Izquierda del Bembézar”, de profesión Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos por la Universidad Politécnica de Madrid, promoción 1974. Desde 1975 ejercí la profesión creando una Oficina técnica de Proyectos que posteriormente y con su crecimiento se convirtió en TECAG SLP donde fui Administrador Único hasta 2013 en el que por algún problema de salud decido jubilarme de la profesión de Ingeniero y pasar a dedicadme a mi segunda profesión que es a dirigir una explotación agrícola que poseo en propiedad dentro de la Comunidad de Regantes antes nombrada, donde profesionalmente lleve a cabo la Modernización de dicha zona Regable y hoy presido su Junta de Gobierno así como su Junta General. Me faltó decir que nací en el año 1948 en Córdoba y mi carrera profesional siempre la desarrollé desde Córdoba.

P.- ¿Qué filosofía y objetivos maneja la Comunidad de Regantes?

R.- La filosofía es de distribuir agua a la demanda a los agricultores durante todo el año, ya que hay cultivos durante todo el año, y distribuirla con presión y filtrada de forma que el agricultor reciba un agua de calidad para ser utilizada en su sistema de riego sin tener que hacerle ningún tratamiento. El objetivo es regar cada vez con dotaciones más ajustadas a las necesidades de los cultivos porque el agricultor cada vez pide más garantías de suministro para hacer rentable sus elevadas inversiones y tener esta Comunidad de Regantes un único punto de suministro como es el Embalse del Pantano del Bembézar.

P.- ¿Con qué número de comuneros cuenta?

R.- Somos 180 Comuneros. Aunque algunos tenemos varias parcelas de riego separadas unas de otras.

P.- ¿Cuántas hectáreas de superficie agrícola engloba? Y, ¿cuáles son los cultivos principales que trabajan?

R.- Tenemos en la actualidad 4.020 hectáreas, de las cuales el 60 % están plantadas de arboleda donde predomina con alto porcentaje el naranjo, aunque también hay varias plantaciones de olivar, almendros y nogales. El otro 40 % corresponde principalmente a maíz, ajos, cebollas, sandías, melones y demás cultivos de huerta.

P.- ¿De dónde proviene el agua que abastece a la Comunidad?

R.- El agua procede en su totalidad del Embalse del Bembézar sito en la Sierra de Hornachuelos que tiene una capacidad de 378 Hm3 y que abastece además de a esta Comunidad a la Comunidad de la Margen Derecha del Bembézar, de unas 12.000 Has. Y de agua potable a unos 50 pueblos del Plan Écija.

P.- ¿Cuáles son los principales problemas a los que se enfrenta esta Comunidad de Regantes?

R.- El principal problema especifico, además de los de todos los de la agricultura en España, es la disponibilidad de agua en los tiempos de sequía. Las inversiones de los agricultores en plantaciones de arboleda de todo tipo están siendo muy elevadas, debido a la poca rentabilidad de los cultivos tradicionales, y la preocupación por la disponibilidad de agua en el embalse es el principal punto de preocupación, pues un año sin riego sería catastrófico, aunque en realidad es que desde que se modernizó en 2006 nunca tuvimos escasez de agua.

El segundo gran problema de la Comunidad, como de todo el regadío, es la enorme subida de la tarifa eléctrica para el bombeo del agua.

P.- En materia de I+D, ¿cómo ha ayudado ésta a solventar los problemas actuales de los regantes?

R.- En materia I+D se ha avanzado mucho en programas informáticos de gestión y administración de Comunidades de Regantes donde la gestión de facturas de consumo de agua y demás se han facilitado enormemente.

También enormes avances en telemando y telecontrol en las instalaciones donde el funcionamiento de estaciones de bombeo automáticamente a la demanda en cada momento y la medición de caudales consumidos por cada agricultor, y en los diferentes periodos de facturación de energía eléctrica, de forma telemática es ya una realidad que ha facilitado la recogida de datos de consumo y permitido la facturación por periodos de consumo.

P.- ¿Cuál es su opinión sobre el Plan Nacional de Regadíos actual?

R.- Conozco el Plan Hidrológico de la cuenca del Guadalquivir, pero no tengo un conocimiento profundo del Plan Nacional de Regadíos como para expresarme aquí.

P.- En estos momentos, ¿cuál es la realidad del agua de regadío en nuestro país?

R.- La realidad del agua en nuestro país es que al ser el regadío el que consume el 80 % del agua, y tener lógicamente preferencia de consumo y garantía el abastecimiento, el regadío depende de nuestra pluviometría y reserva en los embalses, y todo ello en un país de tendencia seca y con mayor incidencia en Andalucía. 

P.- Por último, ¿cuáles son los principales retos a los que deben hacer frente las comunidades de regantes en España?

El reto de las Comunidades es conseguir cada vez mas garantía de riego, para lo cual el tener sistemas de riego que tengan el mayor aprovechamiento del agua y eviten consumos excesivos que disminuyan las reservas para años venideros de posible sequía. En el Guadalquivir concretamente, la modernización de la zona arrocera parece absolutamente necesaria para evitar el derroche de agua que se necesita para el tapón salino.